Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo afronta un mes clave, con rivales asequibles, para definir sus objetivos en el campeonato

Borja Valle considera positivo que la plantilla piense en play-offs y no en descensos

Borja Valle, ayer, en El Requexón. | Luisma Murias

Borja Valle, ayer, en El Requexón. | Luisma Murias

Llega la hora de la verdad para el Oviedo y para Borja Valle. El único refuerzo azul en el mercado de invierno admite que ya está cerca de alcanzar su mejor tono físico y advierte de que el próximo mes de competición va a resultar clave para decidir los objetivos por los que va a luchar el equipo en el tramo decisivo de la liga. Para el atacante berciano, el mensaje ambicioso que sale de la caseta es positivo para encaramarse cuanto antes a los puestos que dan acceso a la promoción de ascenso. “Es bueno que en el vestuario se tenga el pensamiento de alcanzar el play-off y no en el descenso, que sería contraproducente. Hay que ganar el próximo partido y luego ya veremos lo que sucede”, afirmó Valle minutos antes de la sesión preparatoria de ayer en El Requexón.

El calendario más inmediato de los azules, que Borja Valle considera decisivo para confirmar las aspiraciones del Oviedo esta campaña, parece bastante asequible a priori. Se abre el sábado a las cuatro de la tarde en el Tartiere contra un Albacete que sigue en puestos de descenso, pero que de la mano del asturiano Alejandro Menéndez ha sumado diez de los doce últimos puntos en juego. Los azules se enfrentarán a continuación a un Cartagena que marcha en la penúltima posición de la tabla y que este domingo juega en El Molinón.

El próximo visitante del Carlos Tartiere será el Lugo, que en estos momentos aventaja a los azules en tres puntos. Tras ese partido, el equipo viajará a Madrid para enfrentarse a un Fuenlabrada que está cuajando una temporada prácticamente calcada a la del Oviedo. Los de Sandoval no solo tienen los mismos puntos que los de Ziganda, sino que también igualan en partidos ganados, perdidos y empatados. Esta ronda de encuentros se cerrará en el Tartiere ante un Zaragoza que también figura ahora en puestos de descenso.

Sobre su situación personal, Borja Valle reconoce que se encuentra bien después del parón que supuso su salida del Dinamo de Bucarest. “Estoy al 90 por ciento”, asegura el delantero tras unas semanas de entrenamiento a las órdenes de Ziganda que califica de “intensas y buenas”. Sobre si se ve preparado para engrosar el once inicial, advierte de que ha vuelto al Oviedo para “aportar mi granito de arena, en el banquillo o de titular”. A su juicio, que haya competencia es bueno para el equipo, al que quiere ver “fiel a una idea, con intensidad, criterio y acertado de cara al gol”. A este respecto, sostiene que el estado del Carlos Tartiere no puede ser una excusa y que hay que adaptarse: “Con el Mallorca remontamos, mostramos garra y entrega. El campo da igual, tenemos que sacar puntos”.

En el entrenamiento de ayer en El Requexón estuvieron presentes Rafa Mujica y Cedric Teguía, los dos futbolistas que más posibilidades tienen de abandonar la nave oviedista en el mercado de invierno que se cierra el lunes. Fuentes conocedoras de la negociación aseguraron ayer a este diario que el acuerdo para que el atacante canario se enrole en la U D Las Palmas podría cerrarse a última hora de la noche o esta misma mañana. La salida de Cedric está más complicada. El camerunés, cedido por el Atlético de Madrid, ha recibido propuestas, pero ninguna le satisface plenamente, por lo que no descarta quedarse en el club azul para tratar de convencer a Ziganda. Sin embargo, la llegada de Borja Valle reduce las posibilidades de que entre con mayor asiduidad en los planes del técnico.

Ziganda no entrenó por “motivos personales”

La ausencia de José Ángel Ziganda por unos “motivos personales” que el club no especificó fue lo más llamativo del entrenamiento que los azules completaron ayer por la mañana en El Requexón para preparar el choque del sábado ante el Albacete. En todo caso, desde el entorno del entrenador navarro se asegura que el asunto no reviste gravedad. A falta de Ziganda, fueron su segundo, Bingen Aróstegui, y el preparador físico, Alberto Martínez, quienes dirigieron una sesión con el balón de protagonista. Los futbolistas realizaron ejercicios de posesión y de finalización, para concluir con un partidillo. Aunque no se ejercitó con sus compañeros, Alejandro Arribas, lesionado en Las Gaunas, también estuvo ayer en El Requexón. A falta del parte médico definitivo, podría estar de baja cerca de un mes.

Compartir el artículo

stats