Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El jugador del filial Javi Cueto es una opción para la delantera del Real Oviedo

Ziganda llama al canterano azul, que suele jugar de atacante en el Vetusta, para que se entrene con el primer equipo

Artabe, jugador del Covadonga, en primer término, con Javi Cueto detrás en un partido del Vetusta. |

Artabe, jugador del Covadonga, en primer término, con Javi Cueto detrás en un partido del Vetusta. | Julián Rus

Uno de los problemas que está teniendo el Oviedo esta temporada es la ausencia de un delantero que haga la función de goleador del equipo. El papel de ariete de referencia parecía reservado a jugadores importantes en la plantilla, como Rodri o Blanco Leschuk. La principal opción para desbancarlos siempre había sido Obeng, un delantero diferente, más rápido, al que Ziganda suele reservar para momentos determinados de algunos partidos.

El caso es que ninguno de los tres está teniendo esta temporada demasiada fortuna de cara a portería: Blanco Leschuk, el que más veces ha formado de titular, lleva cinco tantos, y Rodri y Obeng, por su parte, dos cada uno. Unos números muy bajos que se han compensado con la aportación, sobre todo, de los jugadores que ocupan la línea que está por detrás del delantero. Igualados con Blanco Leschuk a cinco goles están Sangalli y Nahuel, mientras que Borja Sánchez suma otros tres tantos. Los dos pivotes, Tejera y Edgar, han marcado otros tres cada uno.

Ziganda busca alguna solución para que la delantera del Oviedo sea una amenaza algo mayor y ayer sorprendió la presencia de una de las perlas de la cantera, Javi Cueto, en el entrenamiento azul en El Requexón. El jugador ya disputó un partido esta temporada con el primer equipo: once minutos en el encuentro que los azules empataron a uno con el Mirandés. Pero eso fue en septiembre y hacía ya bastante tiempo que Ziganda no pedía la presencia de Cueto en un entrenamiento del primer equipo. Que lo hiciera ayer sorprende y puede ser un toque de atención para unos delanteros que no están cumpliendo con lo esperado, sobre todo en cuanto a goles.

La temporada de Cueto, de 20 años, ha estado centrada en el filial, con el que ha disputado diecisiete partidos, todos ellos de titular, para marcar un total de seis goles. El equipo entrenado por Emilio Cañedo está ahora inmerso en la pelea por evitar el descenso del equipo a Tercera División y por lograr una plaza en la Segunda RFEF que se pondrá en marcha la próxima temporada.

El Vetusta está ahora en el grupo de abajo, formado por ocho equipos, de los que cinco descienden a Tercera División. Tras comenzar ganando por 0-2 al Guijuelo, el filial azul se colocó en segunda posición, por lo que estaría ahora mismo salvado. Precisamente, en ese partido, el primer gol fue de Javi Cueto, que encarriló la victoria azul cuando tan solo habían transcurrido 17 minutos de juego.

La apuesta por Cueto no es nada descabellada, puesto que daría un aire diferente al ataque azul, un jugador con buen físico, pero más rápido y móvil que Blanco Leschuk, al que se le vio marrar una ocasión muy clara frente al Castellón precisamente por entretenerse demasiado y permitir que le taparan una ocasión que parecía clara. Una opción que, además, podría guardarse en el banquillo por si las cosas se complican durante el duelo ante Las Palmas del próximo sábado (16 horas).

Ziganda tiene todavía tres entrenamientos por delante para tomar una decisión entre dar una nueva oportunidad a los habituales para que intenten acabar con la sequía por la que atraviesan o bien introducir un cambio radical y darle la alternativa a un delantero que viene pisando fuerte en el filial y que está llamado a dar el salto al primer equipo más pronto que tarde.

Compartir el artículo

stats