Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javi Cueto y el examen del gol: "Este año tiene que marcar más de 30 goles"

“Aporta más que tantos, pero esta temporada tiene que dar un paso adelante”, dice Cañedo, que entrenó en juveniles y en el filial al delantero del Vetusta, autor el domingo de cuatro dianas

Javi Cueto, celebrando el gol al Izarra

Javi Cueto, celebrando el gol al Izarra R. O.

Para Javi Cueto, la temporada es un poco paradójica. Los que le conocen no se cansan de alabar sus virtudes más allá de los fríos datos goleadoras. “Es más que un anotador”, repiten. Pero esta temporada, como líder del Vetusta y compitiendo en Tercera, el examen se resolverá ante los porteros rivales. Cueto, el delantero que va más allá de las cifras se enfrenta esta campaña a un juicio numérico. “Aporta mucho más que goles, pero este año tiene que romper a marcar. Tiene que hacer más de 30 goles, tiene que dar un paso al frente”, señala Emilio Cañedo, uno de los que ha seguido de cerca su evolución en los últimos años. El asunto parece haber acelerado este domingo, en el 6-1 del Vetusta al Langreo B: Cueto anotó cuatro dianas.

Cañedo le entrenó en el juvenil del Oviedo y en el filial. Ha visto como un proyecto de delantero se convertía en realidad. Y con unas condiciones no tan sencillas de ver en un terreno de juego. “Tiene una capacidad muy interesante de darle continuidad al juego. Le das balones y sabe qué hacer con ellos. Interpreta bien lo que requiere el partido”, le define Cañedo.

Javi Cueto, con el Vetusta

En cuanto a su apartado goleador, Cañedo coincide en que es el asunto pendiente. En Segunda B, a Cueto le costó inflar sus cifras en las últimas campañas. En el curso 2018/19, siendo aún juvenil, el ariete participó en 10 partidos en el Vetusta de Rozada, solo dos como titular: anotó dos tantos. Uno cada 136 minutos, buena marca para un juvenil.

Menos suerte tuvo en al 2019/20, la campaña que se cortó por la pandemia. El canterano hizo un gol en 989 minutos. El año pasado ya dio un paso adelante, con 8 dianas en 1.992 minutos fue el máximo anotador de un filial que perdió la categoría.

Cañedo elige la mejor virtud del delantero: “Su trabajo. Es muy fuerte, muy difícil de marcar. No es que sea especialmente rápido o rematador pero aúna fuerza y potencia y con espacios te mata”. A Cañedo se le pide un área a mejorar de Cueto. Y vuelve a salir el tema de los goles: “La definición. Es donde le veo más margen de mejora”. Su exentrenador apuesta por el aprendizaje: “Tiene la virtud de que es muy autocrítico, que se exige mucho y siempre trata de mejorar. Por eso confío en él”.

Con Cueto, el club tuvo algunas dudas el pasado verano. Su potencial hacía que hubiera dudas sobre seguir creciendo en Tercera. Se valoró la posibilidad de una cesión, pero se decidió que mejor crecería en El Requexón, con frecuentes entrenamientos con el primer equipo. Es el capitán del Vetusta, el líder sobre el verde, y tiene por delante un reto con el filial, pelear el ascenso, y un premio goloso: el primer equipo solo cuenta con tres delanteros puros y el 4-4-2 parece darle más opciones.

Compartir el artículo

stats