INFECCIOSAS

Flemas: Qué son, qué tipos hay, qué significan según su color y cómo se pueden combatir

Si tenemos exceso de mocos, debemos aumentar la ingesta de líquidos para favorecer la expectoración, ya sea aguam zumos, caldos infusiones...

La miel es lo que más eficacia parece haber demostrado, y se puede añadir a una infusión caliente como, por ejemplo, de limón

Adiós a la mucosidad: qué comer y beber cuando tenemos muchos mocos por gripe

Adiós a la mucosidad: qué comer y beber cuando tenemos muchos mocos por gripe / Freepik

Rafa Sardiña

Rafa Sardiña

La congestión nasal y la mucosidad son unos de los síntomas comunes de la gripe y el resfriado, junto a la tos y dolor de garganta, el dolor de cabeza y el malestar general. Desde la Navidad, los servicios de urgencias están al borde del colapso por la explosión de casos de gripe A y, en menor medida, del aumento de contagios por COVID-19.

Todos tenemos a nuestro alrededor una o varias personas que está sufriendo los estragos de las enfermedades respiratorias. De ahí, que las autoridades sanitarias hayan impuesto la mascarilla obligatoria en centros de salud y hospitales (y los dentistas también recomiendan su uso en las clínicas), para evitar la propagación de casos.

Aunque ante un caso de gripe o resfriado común a todos se nos viene a la cabeza recurrir a los conocidos como fármacos antigripales.

La ‘tripledemia’ sigue avanzando en España: ¿Cómo saber si tengo gripe, resfriado común o COVID-19?

La ‘tripledemia’ sigue avanzando en España: ¿Cómo saber si tengo gripe, resfriado común o COVID-19? / Eduardo Parra - Europa Press

Estos medicamentos alivian los síntomas más molestos de los virus respiratorios, pero no está de más cuidar nuestra alimentación para estar completamente recuperados no lo antes posible (que nunca será antes de una semana).

¿Qué son las flemas y por qué se producen?

Las flemas son un tipo de mucosidad que se produce en los pulmones y las vías respiratorias

Vuelta a las mascarillas en centros sanitarios por la epidemia de la gripe

Vuelta a las mascarillas en centros sanitarios por la epidemia de la gripe / RODRIGO JIMÉNEZ

Aunque son muy incómodas en los procesos gripales o catarrales, las flemas tienen una función protectora, como nos explica el doctor Mario Bárcena Caamaño, miembro del Grupo de Patología Respiratoria de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia

El moco también contiene sustancias protectoras como las inmunoglobulinas A, y enzimas como la lisozima (proteína que protege frente a bacterias e infecciones) que favorecen la destrucción de las bacterias”.

  • “Algo similar ocurre en las vías respiratorias superiores (fosas nasales, senos paranasales) y, habitualmente, a su producción en exceso llamamos mocos, y a la que tiene origen en los pulmones flemas”.

La tos productiva es la forma que tiene nuestro organismo de expulsar ese exceso de mucosidad y que, como hemos comentado, ocurre en infecciones respiratorias como catarros, gripes o bronquitis. Aunque también se puede producir de forma crónica en personas fumadoras, alergias, asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Tipos de flemas

  • Flemas transparentes. Es el color habitual “y con una textura similar a la de clara de huevo”. En el caso de resfriados o alergias pueden tomar un color blanquecino.
  • Flemas amarillas, marrones o verdes. Es una señal casi inequívoca de que hay infección. “Este cambio de color y cantidad del moco se observa en las infecciones tanto víricas como bacterianas, por lo tanto, el que las flemas sean verdes no conlleva la necesidad de utilizar antibióticos”, explica el doctor Bárcena Caamaño. Si además de las flemas verdes se presenta fiebre, malestar o dolor en un costado, es importante consultar inmediatamente con un médico.
  • Flemas rojas. Puede deberse a la presencia de sangre en el esputo por la propia irritación de la faringe. Sin embargo, es un síntoma habitual de enfermedades como la neumonía, tuberculosis o cáncer de pulmón.
  • Flemas negras. Son habituales en episodios de elevada contaminación atmosférica.

Lo que debes hacer si tienes exceso de flemas

El especialista aclara que “no se requiere una alimentación especial”, pero como es de sobra conocido, se aconseja una alimentación sana y equilibrada

No obstante, es muy importante aumentar la ingesta de líquidos para que “las flemas sean menos densas y se expulsen mejor”.

No solo de agua, también se puede hacer con fruta, zumos, caldos e infusiones, como las de tomillo, jengibre, regaliz o menta. Aunque, especifica el doctor, “no hay evidencia de su eficacia”.

  • “Sin embargo, la miel sí que parece haber demostrado una cierta eficacia y se puede añadir a una infusión caliente como, por ejemplo, de limón”.

Los alimentos y bebidas que deben evitarse

No hay ningún alimento que se desaconseje expresamente para los procesos catarrales o gripales. Deben evitarse las comidas copiosas, con abundantes grasas y aquellas bebidas con gas.

La gripe A tensiona las urgencias hospitalarias.

La gripe A tensiona las urgencias hospitalarias. / EFE

Aunque siempre se ha escuchado que tomar leche puede aumentar la producción de mocos, el doctor Bárcena Caamaño lo desmiente. “En la población sana no existe ninguna evidencia para aconsejar evitar los lácteos en procesos agudos que cursen con aumento de flemas”.

Otros consejos para acabar con los mocos

  • Ambiente húmedo en casa para favorecer la expectoración.
  • Evitar hábitos tóxicos: no fumar.
  • No utilizar antibióticos, ya que no son eficaces para los virus respiratorios.
  • Ventilar correctamente.
  • Toser de manera eficaz: inspiración profunda, una pequeña pausa, y toser dos o tres veces con fuerza.
  • Utilizar un humidificador o baños de vapor.