Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Presidente de la Junta, a examen: alumnos del Escultor Juan Villanueva trasladan sus preguntas a Marcelino Marcos Líndez

¿Cuál es el sueldo de un parlamentario?¿Se solucionará el problema de la precariedad juvenil?, preguntan los estudiantes

Marcelino Marcos Líndez, en el instituto I. G.

¿Cuál es el sueldo de un parlamentario?¿Se solucionará el problema de la precariedad juvenil?¿Dará tiempo a reformar el estatuto antes de que se acabe la legislatura? Y, ¿se podrá controlar la población del lobo? A todas esas preguntas fue sometido Marcelino Marcos Líndez, el presidente de la Junta General del Principado de Asturias, ayer por la mañana, en la visita que hizo al Instituto Escultor Juan Villanueva, en la Pola por los más de 200 alumnos de 3º y 4º de la ESO y Formación Profesional; a examen.

Todo surgió por la iniciativa de la jefa de departamento de Geografía e Historia del centro, Concepción Villar, con el fin de acercar las instituciones al alumnado. Como la organización administrativa de Asturias forma parte del temario de 3º de la ESO, le pareció que la forma más fácil de estudiarlo sería con un representante regional. Empezó a moverlo. Al principio, iba a ser un parlamentario, pero la petición se fue trasladando de instancia a instancia, hasta llegar al presidente de la Junta. Y terminó visitando el instituto, acompañado de la vicepresidenta primera, Celia Fernández y sometido a todas las cuestiones de la juventud.

Empezó como una charla informal sobre el parlamento asturiano: se habló de órganos administrativos, de legislación y de los cuarenta años del Estatuto de Autonomía. Les habló de la comisión sobre Alcoa que se celebrará hoy y hasta de cómo fue la aprobación de los presupuestos. Se realizó en un aula, y se retransmitió por la plataforma “Teams” al resto del alumnado del centro. Y, cuando terminó de hablar, los jóvenes estudiantes se soltaron a preguntar.

Al principio, casi nadie se atrevía. Hasta que una cuestión sobre si el asturiano se haría oficial próximamente abrió la veda. Entonces, el alumnado del instituto escultor Juan Villanueva se decidió a descubrir todos los entresijos de la vida parlamentaria: qué había que estudiar para ser político, si había algún proyecto para erradicar la tauromaquia en Asturias, si conocía a algún político famoso, qué pensaba de las macrogranjas, cual era su horario laboral, o, para cerrar la ronda, qué le gustaría cambiar de Asturias. El presidente de la Junta se explayó en sus respuestas; no tuvo reparos en decir su sueldo, o, que, si hubiera recursos, ya habría construido la Autovía de Suroccidente porque a él le tira mucho su tierra, Tineo, en la que también fue Alcalde.

Pero conocer los horarios, el salario y hasta si era divertido o estresante ser parlamentario no pareció convencer del todo a Aitor Pereira para hacerse político, a pesar de que su compañero, Alejandro Nosti, le veía claramente con vocación. “Yo seguro que no lo soy, pero a alguno de la clase sí que lo veo”, contaba el joven Nosti después de la charla, que le sirvió para ”tener más claro” el funcionamiento del parlamento.

Compartir el artículo

stats