Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Habrá empleados que no querrán ir a Navia”, advierte la plantilla de La Polesa

Ángel García lamenta el cierre de la histórica empresa, que, de momento, mantendrá las instalaciones de Granda como almacén

Las instalaciones de La Polesa en Granda. | A. I. Andrés Illescas

El cierre de La Polesa (Reny Picot) en Granda (Siero), desvelado este jueves por LA NUEVA ESPAÑA, preocupa en el concejo y, muy especialmente, a los trabajadores de la empresa, inmersos en una negociación sobre su futuro. Aunque Industrias Lácteas Asturianas (Ilas) ha ofrecido a la treintena de empleados incorporarse a la planta que tiene en Anleo (Navia), donde se elaborarán productos nuevos y no leche líquida, los representantes sindicales de la plantilla advierten de que no todos querrán asumir ese traslado. “Estamos hablando con la empresa, unos querrán y otros no”, resume el delegado de Comisiones Obreras (CC OO), Antonio Galán. Según explica, hace tiempo les informaron de un plan de viabilidad para la firma que pasaba por la elaboración de un nuevo producto en Granda. “Los costes se les disparaban mucho, según nos dijeron, y se optó por hacerlo en Anleo”, añade Galán.

Aunque el presidente de la compañía, Francisco Rodríguez, ofreció a los trabajadores mantener las mismas condiciones laborales trasladándose a la planta naviega, no todos lo ven claro. “Los mayores igual sí que prefieren tirar allí hasta la jubilación, pero los más jóvenes no están tan seguros. Depende mucho de las circunstancias familiares de cada uno”, resume el representante de CC OO.

El presidente de Ilas aseguró que la planta de Granda no quedará definitivamente sin actividad. Sin embargo, a la plantilla, tal y como explica Galán, no se le ha comunicado que haya ideas de futuro. “No nos han dicho nada de reabrir”, afirma. Por su lado, el alcalde de Siero, Ángel García, lamentó ayer la noticia y apuntó que la dirección le ha comunicado que, de momento, la nave servirá como almacén.

Producción

El Alcalde ya había sido informado de la voluntad de La Polesa de cambiar la línea de producción. “Querían dejar el envasado en botella”, explicó. Esa idea inicial no cuajó y, ahora, el cierre es inminente. “Siempre es una mala noticia que pase esto con una empresa. Por suerte, no es un cierre total, porque van a mantener actividad. Lo importante es que a los trabajadores les ofrecen el traslado”, resume García.

De cara al futuro, el regidor sierense espera que las instalaciones de La Polesa en Granda se mantengan “para otras cuestiones” y apuesta por “reforzar el compromiso municipal con la generación de empleo”. Eso pasa, según sus planteamientos, por “esforzarnos más aún y atraer inversiones que generen trabajo”.

Compartir el artículo

stats