Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP acusa a Sánchez de ocultar muertes y pide "conocer la verdad con toda crudeza"

Madrid registra 3.348 fallecimientos que no figuran en las estadísticas de la pandemia l Illa: "Vamos a ser serios y a no jugar con los muertos"

El PP acusa a Sánchez de ocultar muertes y pide "conocer la verdad con toda crudeza"

El PP acusa a Sánchez de ocultar muertes y pide "conocer la verdad con toda crudeza"

El PP acusó ayer abiertamente al Gobierno de estar ocultando cifras de muertos provocados por la pandemia de COVID-19. Un desfase detectado el lunes por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha entre las estadísticas oficiales, el número de licencias de enterramiento concedidas en el mes de marzo y la media de óbitos de ese mes en años anteriores desató la polémica, que ayer se reforzó con un nuevo desfase, de 3.348 muertos, en la Comunidad de Madrid. El Gobierno asegura que las diferencias se deben a criterios técnicos. Mientras, el cauce habilitado por el Ministerio de Justicia para contabilizar las licencias de enterramiento concedidas en toda España se ha colapsado.

Comparecencia agitada. La portavoz de Sanidad del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, aprovechó la comparecencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, para acusar al Gobierno de "desinformar" a los españoles sobre el número de víctimas mortales. Gamarra basó su acusación en que solo se contabilizan como víctimas del SARS-CoV-2 los pacientes que habían dado positivo en el test. La portavoz popular pidió que se corrija el sistema para que se pueda incluir en las estadísticas a quienes, no habiendo sido diagnosticados, se estime que han fallecido infectados por el virus. El portavoz de Vox, Juan Luis Steegman, aventuró que, en algunas comunidades, las cifras pueden ser hasta un 75% más elevadas. El de UPN, Sergio Sayas, afirmó que en Navarra el desfase puede ser del 143%.

Feijóo: "Con toda crudeza". El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, evitó arremeter contra el Gobierno, ya que, aseguró, carece de datos para afirmar si alguna comunidad está "ocultando" datos. No obstante, sostuvo que ha habido "algún desajuste entre los registros sanitarios y el Registro Civil". Feijóo resaltó la necesidad de "casar los datos para que cuadren" y para conocer "la verdad, con toda la crudeza".

Illa: "Vamos a ser serios". En su respuesta a los grupos, Illa les advirtió contra la tentación de "jugar" con las cifras de muertos. El Ministro explicó que el modelo de recuento seguido en España se ajusta a los protocolos europeos y a las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS): la persona que da un diagnóstico positivo de COVID-19 y fallece es computada como víctima por coronavirus. "Eso es lo que hace el Gobierno de España y en este tema vamos a ser todos muy serios, por favor", exigió el responsable de Sanidad.

Valencia matiza. La consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, la socialista Ana Barceló, aportó una explicación complementaria sobre los desfases, al revelar que las personas que han fallecido en sus casas sin que se les haya practicado el test no pueden engrosar la estadística, ya que el Registro Civil no informa a su Consejería hasta tres meses después del óbito.

Las cifras de Madrid. La alarma desatada por el Superior de Justicia de Castilla-La Mancha se vio engrosada ayer por una información del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha detectado un desfase de más de 3.300 fallecimientos en la Comunidad de Madrid en la segunda quincena de marzo. Según el INE, en ese periodo los jueces concedieron en Madrid 9.007 licencias de enterramiento. Teniendo en cuenta que en marzo de 2019 fallecieron en esa comunidad 4.125 personas y restando los fallecidos oficiales por coronavirus, el INE estima en 3.348 el número de personas que desbordan el cómputo habitual y no están recogidas en las estadísticas de la pandemia.

Justicia contraataca. En un intento de remediar los desfases que ahora se están detectando, el Ministerio de Justicia dio una orden el pasado sábado para que los registros civiles y los jueces de paz de toda España informen de las defunciones registradas y las licencias de enterramiento concedidas, precisando la causa de la muerte y si esta sobrevino en un hospital, en un geriátrico o en una vivienda particular. La orden iba dirigida a 436 registros civiles y 7.667 juzgados de paz.

Colapso del sistema. Para cumplir la orden de Justicia, son ocho mil los correos electrónicos que deben ser enviados a diario a una sola dirección. El resultado ha sido el colapso del sistema, por lo que en el momento presente, y a la espera de que se organice uno alternativo, no se están recibiendo datos por este cauce, lo que hace temer que en las próximas horas y días las denuncias sobre desfases en los datos se multipliquen. Máxime si se tiene en cuenta que, hasta ayer, tan solo habían facilitado la información requerida tres comunidades autónomas: Castilla-La Mancha, Madrid y Murcia.

Compartir el artículo

stats