Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

La ausencia de tests y rastreos oculta los contagios en las ambulancias

Las contratas del transporte sanitario recogen a enfermos y ancianos sin hacer PCR periódicas a los técnicos, sin que les alerten a tiempo de casos covid a bordo y sin distancia de seguridad entre pacientes

Un técnico sanitario de una ambulancia de Madrid, al término de un servicio a la puerta del Hospital 12 de Octubre.

Un técnico sanitario de una ambulancia de Madrid, al término de un servicio a la puerta del Hospital 12 de Octubre. José Luis Roca

Para unas empresas es "demasiada inversión"; para otras, es responsabilidad de la sanidad pública y no de ellas. La mayoría de operarios de un eslabón crucial del sistema sanitario trabajan sin que les hagan PCR: nadie sabe a ciencia cierta cuántos técnicos de ambulancia llevan el virus encima.

La ausencia de pruebas diagnósticas es el principal peligro del que advierten los técnicos de emergencias sanitarias (TES) consultados en Cataluña, Madrid, Aragón, Extremadura, Galicia y La Rioja. Hoy se hacen PCR a los médicos y a los enfermeros, e incluso a TES de ambulancias públicas, pero no a los de las contratas privadas, la inmensa mayoría.

"Se olvidan de que un acto médico comienza antes de llegar al hospital, cuando un un herido o un crónico es recogido para transportarle", argumenta J. F., técnico con 12 años de experiencia en las ambulancias de Aragón. Viene de trasladar a una abuela con la cadera rota. La mujer vive con su esposo, también mayor, y, tras caer, él se veía incapaz de levantarla.

J. F. se pregunta cuánta gente puede haber enfermado en su vehículo, y cuándo se contagiará él, si no lo ha hecho ya: "Sin control preventivo no lo sé. Lo mismo he sido asintomático y he contagiado a personas. Hay pocos contactos más estrechos que recoger a un anciano del suelo y meterlo en la ambulancia, aunque lleves mascarilla y guantes", explica.

Antígenos

Conoce bien ese riesgo José de la Rubia, técnico sanitario y delegado del sindicato USO en la contrata de ambulancias que Ferrovial tiene con el Servicio de Urgencias Médicas de Madrid (SUMMA). José ha sufrido tres meses el covid. El virus le provocó un brote de artritis que le dejó baldado. Su caso se pierde en la marea de contagios registrados en España, como uno más, no diferenciardo como contagio de personal sanitario.

En la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), su vocal Javier Abella certifica que no existe un recuento nacional de técnicos de ambulancias contagiados, "básicamente porque en la mayoría de las comunidades todos los TES pertenecen a empresas privadas como subcontrata".

En Cataluña, advierte el técnico de unidad de soporte vital Walter Álvarez, delegado de Transporte Sanitario de USOC: "Ya no solo es que nos llevemos el bicho a casa y contagiemos a nuestras familias, es que podemos contagiar a los propios pacientes".

Denuncia su colega De la Rubia que en Madrid no se ha hecho ninguna PCR a los sanitarios de las ambulancias de Ferrovial "desde el inicio de la pandemia". En la empresa aseguran que en marzo "se hicieron 96 pruebas en Madrid", entre los más de 400 TES que emplea la firma. Y ya no hubo más.

Sobre la situación en Aragón, fuentes de Acciona aseguran que en abril la constructora compró tests rápidos de anticuerpos "y se comenzó una campaña de cribado masivo, poniendo a disposición de los trabajadores dichos tests, más de 1.000 de abril hasta la actualidad". Fuentes de la plantilla de la contrata lo corroboran: la firma hace un test rápido de antígenos al personal del que se tiene noticia que ha estado en contacto estrecho con un positivo, pero no se hacen cribados preventivos.

HTG (Health Transportation Group), que gestiona numerosos viajes de ambulancias en Barcelona, no comenta el caso. Tampoco Ambulancias Tenorio, que tiene la contrata extremeña y varias en Andalucía. Todas las empresas que han respondido a este diario sobre la ausencia de PCR a sus técnicos entienden que esas pruebas ha de hacerlas la sanidad pública y no ellas.

En Madrid, Ferrovial asegura que "en cuanto un empleado presenta sintomatología se le remite al servicio de urgencias para recibir un diagnóstico precoz". La misma empresa, sobre los técnicos de su contrata en La Rioja, informa: "Son atendidos por el sistema público". Las pruebas que la compañía se atribuye como realizadas se han hecho, "por supuesto, contando con los recursos del Sistema Nacional de Salud".

En La Rioja, los técnicos de ambulancias de Ferrovial han sido sometidos a dos PCR en toda la pandemia, una en junio y otra en septiembre. No las hizo la empresa, sino la Consejería de Salud.

A José Juan Aguilar, profesor de Virología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba, que no se hagan PCR a los técnicos de las ambulancias le parece "fatal, desde un punto de vista virológico. Y más tratándose de un virus que se contagia con tanta facilidad. Ese personal tiene mucha probabilidad de contagiarse, y hay que hacerle un control exahustivo. No se puede tener a la gente de la Sanidad luchando con tirachinas contra dinosaurios".

Cuénteme su PCR

En una reunión de salud laboral de la contrata de Ambulancias Tenorio en Extremadura, en julio pasado, los técnicos pidieron que, al menos, se incluyera una PCR en el examen anual de salud a la plantilla. La firma contestó "taxativamente no", recuerda Víctor Arnelas, responsable de transporte sanitario en USO-Extremadura, que ha sido despedido por Tenorio tras denunciar irregularidades del sector. La firma, relata, les dijo que tiene un millar de empleados en Extremadura, "y es mucha inversión". Esa respuesta fue solo oral.

Aquella negativa a realizar tests a sus sanitarios de ambulancias no es óbice para que la empresa les pida las PCR si se las hacen en los centros de salud. El pasado 7 de mayo, a las siete de la tarde, Tenorio dio a su plantilla una orden a través de su app interna Gam, a la que ha tenido acceso El Periódico de Catalunya: "Los trabajadores a los que el SES (Servicio Extremeño de Salud) les ha realizado pruebas de covid (sic) deberán comunicarlo por correo de incidencias indicando tipo de test y resultado".

Para Javier Abella "se necesitan tests al menos cada 15 días, el periodo de incubación y manifestación del covid. Las consejerías de salud hacen tests y cribados a sus sanitarios de hospitales y la atención primaria, los que consideran 'sus' profesionales. A los del transporte sanitario no, pese a que somos el nexo de unión entre unos y otra. Cada año se hacen 4,3 millones de viajes urgentes en ambulancia, y más del doble en transporte sanitario no urgente. No dejamos de ser un vector de transmisión de un lado a otro".

La ausencia de rastreo específico impide conocer cuántas personas han podido contagiarse en ambulancias en la fase más dura de la pandemia, ni cuántos ancianos de los que en los geriátricos sufrieron su golpe más atroz. Tampoco cuántos se contagian hoy, pues bajo las sirenas de los furgones a menudo circulan sanitarios sin saber si han llevado un caso covid.

Sin alerta de covid

Si una ambulancia privada lleva al hospital público a un enfermo por una fractura, un dolor abdominal o cualquier otro mal común, y si en el hospital a ese enfermo se le diagnostica "covid positivo", los técnicos de la ambulancia tardarán de cuatro horas a cuatro días en saberlo. Y entre tanto seguirán llevando gente sin haber sometido su vehículo a una desinfección anti covid.

Ocurre en un país próximo a cumplir 300 días de guerra contra el coronavirus, y pese a las lecciones dolorosamente aprendidas. En Madrid, "llevas a un paciente del que no sabes si tiene covid. Cuando el hospital lo constata, avisa al SUMMA: 'Es positivo'. Y uno u otro pueden tardar días en informar a tu empresa", denuncia José de la Rubia. No hay red de alerta formal, ni de seguimiento. "El rastro de los que después han entrado en esa ambulancia se pierde", añade.

En Barcelona "no te enteras a tiempo, salvo si tienes a alguien amable en el hospital que te lo cuente", corrobora Walter Álvarez. Su colega Vicente Mancebo, con 13 años de experiencia en las ambulancias del Alt Penedès, lo corrobora parcialmente: en la zona en la que él trabaja "se puede demorar un día o dos la información. El Servicio de Emergencias recibe aviso del hospital, y a su vez avisa a tu empresa, y esta a ti".

"Te enteras demasiado tarde y siempre por medio no oficial. La comunicación oficial llega tarde. Si quieres saber pronto qué has llevado en la ambulancia, mejor tener un amiguete en el hospital", lamenta en Logroño Adrián Zaldívar, con 18 años a bordo de ambulancias, presidente por UGT del comité de empresa en la contrata que Ferrovial tiene con la sanidad riojana.

Desde Ferrol (A Coruña) comenta Javier Abella, que además de vocal de la SEMES es técnico de una unidad de soporte vital con 21 años de experiencia: "Hay un desfase, no hay una comunicación muy directa entre el servicio hospitalario y el dispositivo móvil, quizá porque la mayor parte del transporte sanitario está subcontratado".

"Algo falla en el sistema", opina el experto en Salud Pública Rafael Bengoa, exconsejero vasco de Salud y exasesor del gobierno de Barak Obama. "La vía de la solución pasa por que haya una conexión rápida entre la red de rastreo autonómica y las ambulancias, para asegurar que el sistema de transporte no se convierta en un agente infeccioso".

"Son ambulancias que pueden estar trasladando pacientes de Covid y luego a pacientes libres de Covid, y sin desinfección entre medias. Y esto pasa a diario, centenares de veces", lamenta en Badajoz Víctor Arnelas.

En Aragón, J.F., que no tiene militancia sindical, relata pidiendo el anonimato: "El tiempo que puede pasar hasta que nos enteramos de que hemos llevado un positivo de covid varía: de no llegarnos a enterar a minutos, horas, días. En ese tiempo se habrán podido transportar desde un paciente más hasta cientos, miles€"

Este es otro más de los vectores de contagio ocultos. A algunos usuarios de las ambulancias, especialmente los ancianos, se les hace más visible el de los viajes al hospital agolpados en el furgón.

Hacinados

Delante, una mujer con muletas; a su izquierda dos ancianos; detrás, otros dos; y en otra fila trasera uno aún más viejo, al que le tiembla el móvil en las manos, y una mujer tumbada en una camilla del Servicio Extremeño de Salud. Siete personas inmunodeprimidas, con mascarilla pero juntas en cuatro metros cuadrados, protagonizan un vídeo grabado este septiembre en una ruta pacense de ambulancia colectiva.

Tras un trayecto de dos horas, cuando llegan al hospital esas personas serán rigurosamente separadas para evitar contagios... y cuando vuelvan a subir a la ambulancia viajarán de nuevo codo con codo.

El pasado 25 de marzo, Sanidad emitió unas 'Recomendaciones para el Manejo, Prevención y Control de Covid-19 en Unidades de Diálisis', indicando a las ambulancias: "Se deberá limitar el número de pacientes que accedan al mismo tiempo hasta un máximo de cuatro".

Hoy se hacinan pacientes en furgones en diversos puntos del país. En Extremadura, Víctor Arnelas asegura que es "la falta de inspección lo que lo favorece". En Baleares, el sindicato FES-TES denunció el 21 de agosto que se trasladan hasta seis pacientes juntos. Desde Logroño, Adrián Zaldívar refiere que se han visto en La Rioja "hasta nueve en una ambulancia. Eso en estos tiempos es insostenible, una temeridad. Por más que lleven mascarilla, están muy pegados", comenta.

"Llevar hoy a los pacientes juntos durante horas no es ético ni normal -opina Javier Abella desde la SEMES-. La instrucción de Sanidad lo limita a cuatro personas, pero no hay supervisión por los entes públicos de que las empresas lo cumplan".

El pasado 4 de octubre, La Gaceta de Salamanca relató el contagio de un paciente de diálisis que iba en una ambulancia "atestada" con otro hombre que resultó hospitalizado. El primero ya había puesto cinco reclamaciones por hacinamiento.

Pero puede que el primer aviso del peligro de estos viajes se diera en Cáceres. Raúl García, director del geriátrico La Hacienda, denunció cómo le habían llegado en la misma ambulancia un residente sano y otro con covid diagnosticado. Fue el pasado 8 de mayo; por entonces la gran mortandad de ancianos solo empezaba a remitir.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats