Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escritora y periodista burgalesa presenta "Una pasión escrita" mañana (19.00 horas) de forma telemática en la Librería Cervantes

María Montesinos, escritora: “La tecnología no puede convertirse en aliada de la desinformación”

“Las mujeres periodistas son tan profesionales como los hombres, pero no ocupan tantos puestos de relevancia”

María Montesinos, escritora

María Montesinos, escritora

Si es fan de la serie de Netflix "Los Bridgerton", hay cientos de ejemplos de mujeres periodistas silenciadas por la historia. Victoria es una de ellas. Quiere ser periodista en 1880, cuando los periódicos eran cosa de hombres y, haciendo honor a su nombre, lo consigue. Por el camino deja un reguero de historias y enseñanzas que María Montesinos (Burgos, 1968) narra en su segunda novela de época “Una pasión escrita”. Es un relato sobre la lucha de las mujeres para superar su histórica discriminación.

Periodismo en 1880, ¿a qué panorama se enfrentaba una mujer?

"Las mujeres con una cierta educación debían restringir su actividad a los espacios privados, el hogar o los salones particulares si no querían someterse a las críticas sociales"

decoration

En los primeros años de la década de 1880 la prensa en España deja de estar vinculada a los partidos políticos y empieza a dar los primeros pasos en el periodismo de masas y profesional. Los periódicos cuentan con plantillas de redactores, publican información de interés general, insertan publicidad en sus páginas… pero las redacciones estaban formadas por hombres. Las mujeres con una cierta educación debían restringir su actividad a los espacios privados, el hogar o los salones particulares si no querían someterse a las críticas sociales y se miraba con recelo a aquellas que osaban expresar su opinión o alzar la voz.

¿Qué personajes reales inspiran a los protagonistas de la novela?

En el caso de Victoria y su tía Clotilde, me he inspirado en mujeres como Matilde Cherner, que además de colaboradora en varios diarios, escribía novelas con un fuerte compromiso social; Concepción Gimeno de Flaquer, editora de su propia revista y autora de “La mujer española”; Carolina Coronado, poeta con simpatías liberales; Faustina Sáez de Melgar; y por supuesto, la inefable y excepcional Emilia Pardo Bazán, entre otras. El personaje de Diego Lebrija está inspirado en la figura de Miguel Moya Ojanguren.

¿Cómo ve el papel de las mujeres en los medios hoy?

Con un moderado optimismo. Durante muchos años, el porcentaje de mujeres que han estudiado en las facultades de comunicación y que trabajan en las redacciones de los medios es mayor que el de hombres. Son mujeres que ejercen su profesión con la igual vocación, pasión y profesionalidad con que lo haría un hombre y, sin embargo, el porcentaje de las que llegan a ocupar puestos de relevancia o de responsabilidad en los medios no se corresponde con la proporción de hombres y mujeres en los medios.

¿Cómo ve el periodismo hoy, en la era de internet?

El periodismo es un pilar de nuestras sociedades modernas y democráticas; sigue siéndolo, pese a quien le pese. La revolución que han supuesto las nuevas tecnologías para la comunicación en las dos últimas décadas ha provocado muchos avances en numerosos aspectos, pero también riesgos por la forma en que las personas, organizaciones o poderes hacen uso de ellas. Debemos estar muy alerta, todos —ciudadanía, profesionales, instituciones, empresas— porque la tecnología no puede convertirse en un aliado de la desinformación o la falta de profesionalidad.

En el próximo libro, ¿una mujer científica, matemática o programadora?

"El feminismo defiende la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, ni más ni menos"

decoration

Es posible, no lo sé. Lo que sí sé es que en mis novelas, intento acercar una enorme lupa a la sociedad de una época para descubrir las pequeñas historias que pasan desapercibidas en los textos de Historia. Y allí están las mujeres, siempre en un segundo plano, cada una con sus inquietudes y afanes. Esas mujeres existieron de verdad, no nos las inventamos para justificar una cierta visión feminista.

¿Se considera feminista?

Por supuesto que sí. El feminismo defiende la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, ni más ni menos. En mi casa me educaron para realizarme como persona en igualdad de condiciones que cualquier hombre y eso es lo que he intentado toda mi vida. 

Presenta su libro de forma telemática, ¿cómo está viviendo la pandemia?

He pasado por diversas fases. En estos momentos la estoy viviendo en un estado de cierto cansancio ansioso. Respecto a la presentación del libro, echo de menos el contacto directo con los lectores.

Compartir el artículo

stats