Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jedis y templarios

Hoy se celebra el día de “Star Wars”, saga que se inspiró en la Orden del Temple para crear a los seguidores del lado luminoso de la Fuerza

Mark Hamill, el jedi Luke Skywalker.

Mark Hamill, el jedi Luke Skywalker.

“Que la fuerza te acompañe” es una de las frases más populares del cine moderno. La dicen constantemente en las películas de “La guerra de las galaxias”. En la versión original inglesa la expresión es “May the force be with you” y, por ello, cada 4 de mayo se celebra el día de “Star Wars”. La excusa es aprovechar el juego de palabras porque suena de manera similar a “May the 4th”. La cosa empezó medio en broma, pero hace una década que en Canadá, por primera vez, se organizó un evento y desde entonces no ha parado de crecer. Por un lado gracias a las redes sociales y por otro por el impulso que ha dado Disney a aquel universo desde que lo compró a su creador, George Lucas, en 2013. Los nuevos propietarios no han parado de expandir aquella galaxia que será muy, muy lejana pero que nos la encontramos hasta en la sopa.

Una de las cosas interesantes de aquel mundo de ciencia ficción es la cantidad de referentes históricos que esconde. Lucas lo ha admitido muchas veces y en 2012 supervisó la publicación del libro “Star Wars & History”, impulsado por las profesoras Janice Liedl y Nancy Reagin, en el que se analizan las fuentes de inspiración procedentes de épocas pretéritas.

Ya que hoy es del “Día de la Fuerza”, detengámonos en los que la dominan: los jedis. Tal y como reconoció su creador, se inspiró en diferentes colectivos muy concretos para darles vida, como los samuráis y los templarios.

La Orden del Temple se fundó a principios del siglo XII, después de la victoria cristiana en la primera cruzada. Su objetivo era proteger a los fieles que peregrinan a Tierra Santa, después de haber conquistado esa zona a los musulmanes. Aunque la orden llegó a ser muy poderosa como institución, a nivel individual los monjes debían hacer votos de pobreza, castidad y obediencia. Además, para identificarse, vestían ropas blancas como señal de pureza. Quien recuerde los jedis de las películas se dará cuenta de que esta descripción encaja bastante con lo que hemos visto en la gran pantalla. También el hecho de estar comandados por un miembro de avanzada edad caracterizado por su sabiduría y grandes conocimientos a quien se llamaba “Gran maestro”.

El final templario inspiró a Lucas la trama de “La venganza de los Sith”

decoration

Los templarios fueron ganando prestigio y poder a lo largo de los años y eso les permitió expandirse por toda la Europa occidental, desde Hungría hasta Portugal, pasando por la Corona de Aragón. No solo hacían funciones bélicas sino también económicas, y desarrollaron algunas técnicas que más adelante serían aplicadas por los bancos, como los depósitos de dinero y los préstamos. Precisamente esto fue lo que acabó con ellos.

El hecho de ser una orden hermética y estricta dio pie a todo tipo de rumores sobre el comportamiento de sus integrantes. Esto, sumado a algunas derrotas militares en Jerusalén en 1291, lo desprestigió. Entonces, el rey de Francia Felipe IV aprovechó la situación para organizar una conspiración en su contra y destruirlos. Encarceló y torturó a decenas de templarios que confesaron todo tipo de herejías. Muchos fueron quemados en la hoguera mientras el monarca se erigía como defensor de la fe. En realidad lo que quería era eliminarlos para desembarazarse de la enorme deuda económica que tenía con ellos.

En parte este final de los templarios sirvió de inspiración a Lucas para la trama del episodio III “La venganza de los Sith”, donde los jedis son perseguidos y acusados de conspirar contra la República. Pero una cosa es Hollywood y la otra la historia real. En 1312 la Orden del Temple fue disuelta y sus propiedades repartidas entre otras órdenes monásticas.

Desde entonces el esoterismo y la seudohistoria han vampirizado los hechos. Se han construido relatos fantasiosos para explicar cosas como la supuesta pervivencia de los templarios entre nosotros formando sociedades secretas que han llegado a nuestros días. Pero si los jedis tienen “La Fuerza”, los historiadores tienen los archivos y los documentos. El resto son tentaciones del lado oscuro para alejarnos del verdadero conocimiento. Que la Historia os acompañe.


Peregrinaje de verano hacia Tierra Santa


Entre las actividades que realizaban los miembros de la Orden del Temple de la Corona de Aragón estaba la de organizar el viaje a Tierra Santa para los peregrinos que querían visitar Jerusalén. Con este fin, cada verano los templarios fletaban un barco, protegido con equipamiento militar, hacia Palestina cargado de devotos que querían pisar la tierra donde había vivido Jesús.

Compartir el artículo

stats