Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volver a empezar en la butaca

El público del FICX aplaude el regreso a las salas: “La sensación es única, como descubrir por primera vez el festival”

Asistentes, ayer, a una de las proyecciones. | Marcos León

Sonia Alonso y César Rato son de Llanera. Llevan cerca de tres lustros acudiendo a su cita puntual con el FICX. Solo la pandemia impidió que el festival estuviese en las salas el año pasado. Lo siguieron de todos modos por la plataforma “Filmin”. Pero no es lo mismo. “La sensación es única, casi como volver a descubrir por primera vez el festival”, destacan, instantes antes de acceder a una sala en la tarde de ayer en los Yelmo Cines de Gijón.

Había ganas de volver a disfrutar del cine en directo. Los amantes del séptimo arte lo confirman. “Ese toque cercano es algo único. Y el FICX tiene también los encuentros y presentaciones que te permiten comentar y conocer mucho más a fondo todas las proyecciones”, explica Sonia Alonso. En su caso, junto a César Rato, han aprovechado para ver unas diez películas en la última semana. E incluso han aprovechado para recuperar quedadas con amigos. “El cine es una forma de socializar. Tenemos algunos amigos de fuera de aquí que se vinieron el fin de semana pasado, se han quedado, y han aprovechado lo máximo la cartelera”, subraya.

José Luis Busto y Teresa Ferreiro, vecinos de Oviedo: “Somos unos frikis, vemos cuatro películas al día, casi cuarenta en total”

Los Yelmos Cines, el teatro Jovellanos, la Escuela de Comercio y el teatro de La Laboral son los escenarios en los que se ofrecen los 136 títulos, con 214 proyecciones, que han puesto 3.000 butacas disponibles a la venta. A falta de que se conocen las cifras oficiales de espectadores, sí que desde la organización transmiten un mensaje de satisfacción, con la sensación de que se han manifestado las ganas del público de volver a las salas, con llenos en varios pases de algunos espacios como el Jovellanos o la Escuela de Comercio.

“Lo de la plataforma digital fue una experiencia interesante, pero no es lo mismo”, relata el ovetense José Luis Busto, un habitual junto a Teresa Ferreiro del FICX. “Somos unos frikis, vemos cuatro películas al día, un total de casi cuarenta durante todo el festival”, reconoce Ferreiro. “Ahora estamos jubilados y tenemos todo el tiempo del mundo para disfrutarlo”, añade.

José Luis Soto, vecino de Mieres: “Me presta que haya una parte significativa del festival en llingua asturiana”

La Calzada es uno de los puntos de más reunión de fans del cine, donde hay cuatro salas con proyecciones. Hay ese encuentro en los pasillos, de tertulia entre proyección y proyección. Pero aún así los visitantes echan en falta el aroma de antes. “Añoramos ese encanto de los Cines Centro, de estar todo reunido en un mismo espacio”, indica César Rato. “Estaría bien que los nuevos cines de Los Fresnos sean sede el año que viene”, relata Teresa Ferreiro.

Desde Mieres se acercó José Luis Soto con un grupo de amigos para disfrutar de la proyección de “Pajares”, de Antonio Corral. “Lo que más me presta es la orientación que está tomando el festival, ahora que se está debatiendo tanto la oficialidad. Que haya una parte significativa en llingua asturiana me presta sobremanera”, relata este espectador del FICX.

Sonia Alonso y César Rato, vecinos de Llanera: “Añoramos ese encanto de los Cines Centro, de estar todo reunido en un mismo espacio”

¿Y qué le parece el nivel de este año al público? “La sección oficial es muy buena, con ciclos muy interesantes”, afirma José Luis Busto. “Y es importante toda la parte dedicada a las mujeres”, añade a su lado Ferreiro.

El FICX afronta hoy su penúltima jornada. Lo hace con las salas y pasillos poblados de espectadores, que han recuperado sensaciones especiales como los nervios y la espera ante una proyección. “Todo esto es un estímulo, una muestra más de que ya hemos vuelto a la normalidad. Y que siga así siempre”, concluye José Luis Soto.

Compartir el artículo

stats