Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Celia Toyos Doctorando de Química Analítica

Celia Toyos, doctorando de Química Analítica: "Tengo muchas ganas de saber cómo se investiga en Óxford"

"Espero que los relevos generacionales vayan frenando la breca de género en la ciencia; las instituciones están muy envejecidas y aún están muy masculinizadas""

Celia Toyos

Celia Toyos (Gijón, 1995) es una muestra del talento joven asturiano, en este caso en el campo de la ciencia. La gijonesa, nacida en 1995, se encuentra en su tercer año del Doctorado en Química Analítica y durante este curso ha participado en la plataforma internacional de talento IMFAHE (International Mentoring Foundation for the Advancement of Higher Education), que le ha traído numerosas alegrías por sus éxitos cosechados.

Graduada en Biotecnología por la Universidad de Oviedo y con un máster en Biotecnología del Medio Ambiente y de la Salud, ha recibido la beca "Imfahe's Women", que le va a permitir hacer una estancia doctoral en el extranjero, y también ganó una competición por equipos con un premio de 3.000 dólares.

-¿En qué consiste la plataforma IMFAHE y qué le llevó a participar en ella?

-Es una fundación creada por investigadores españoles en el extranjero, que pretende promover las vocaciones científicas y el emprendimiento en los jóvenes de diferentes universidades españolas, entre las que se encuentra la Universidad de Oviedo. El programa principal por el que yo me apunté es el mentoring, que consiste en juntar a investigadores o estudiantes de la universidad con investigadores senior de otras instituciones y de otros países. Mi mentor era de Portugal y durante este año me fue asesorando en lo que necesitaba para construir mi carrera. Me parece muy interesante esa alianza para ir conociendo lo que me venía después de esta etapa. La plataforma también proporciona cursos de formación, enfocados sobre todo al emprendimiento.

-Y le ha ido muy bien, ya que ha sido la ganadora de la beca para mujeres que organiza IMFAHE.

-Fue una gran noticia, solo hay una para todas las mujeres que participamos en el programa y presenté mi candidatura pero no esperaba resultar ganadora porque el nivel de todas las chicas participantes es muy alto. Gracias a ella voy a poder hacer una estancia doctoral en el extranjero. Este mes me voy a la Universidad de Oxford, en la que estaré seis meses.

-¿Qué opina del papel de la mujer en la ciencia?

-Por desgracia sigue habiendo diferencias. Espero que con los relevos generacionales se vaya frenando esa brecha, todavía seguimos arrastrando el pasado. Las instituciones de investigación están envejecidas y las personas que ostentan los cargos más altos por lo general siguen siendo hombres. Tiene que cambiar esa estructura piramidal en favor de los hombres, que el esfuerzo de las nuevas generaciones se vea reflejado. Están muy bien este tipo de plataformas con becas para mujeres porque es necesario todo el apoyo que se pueda dar.

-Y también ha resultado vencedora de una competición por equipos.

-Sí, el "Shark Tank". Es una competición de emprendimiento en la que los participantes de este programa tenemos que juntarnos en equipos y proponer una idea de negocio. Yo formaba equipo con otros tres investigadores del Miño (Portugal), la Politécnica de Valencia, y La Laguna. Diseñamos un sensor para detectar contaminantes en agua, con la idea de poder reutilizar aguas residuales de una forma más sencilla. Obtuvimos el primer premio, de 3.000 dólares, y empezaremos a hacer pruebas para la viabilidad de la idea, al resultar ganadores nuestra idea es seguir trabajando en ello y ver si puede ser algo comercial que favorezca la reutilización de recursos del agua.

-Entonces el balance que hace de esta experiencia no puede ser más positivo.

-Muchísimo. Entré por el mentoring, que por sí solo ya me parece tremendamente útil e inspirador, pero luego descubres que hay mucho más detrás de ello, no solo las becas sino también el programa de formación y toda la gente que conoces entre medias. Recibes tantas cosas positivas que tu carrera científica y personal cambia enormemente. Es una experiencia única y animo a todos los universitarios e investigadores que participen. Agradezco mucho que instituciones como ésta se fijen en quienes estamos iniciando nuestra carrera, y que hagan el esfuerzo de formarnos de forma altruista y proporcionarnos recursos para que la ciencia y los investigadores sigamos creciendo. 

-¿Y en qué consiste su trabajo actual en la Universidad de Oviedo?

-Desarrollamos sensores electroquímicos basados en nanomateriales, para detectar diferentes patologías. Por ejemplo, ahora mismo estamos trabajando en la detección de infecciones en heridas crónicas mediante este sistema. 

-¿Qué opina del presupuesto destinado para la ciencia en España?

-Es bajo, es bastante poco en comparación con otros países. Los científicos hacemos maravillas con el poco presupuesto que tenemos, cuando sales fuera y ves como trabaja la gente con presupuestos superiores pones en valor todo lo que hacemos aquí con los pocos recursos que tenemos. Lo que se hace ahora mismo a nivel científico en España dice más de los profesionales que del propio sistema. 

-Y de cara a su futuro, ¿se plantea quedarse aquí o desarrollar su carrera fuera?

-Todavía no lo sé. De momento tengo muchas ganas de vivir la experiencia en Oxford, tengo ganas de trabajar fuera y conocer cómo se investiga en el extranjero, en una institución de ese nivel y con mayor presupuesto. Después mi objetivo es volver, acabar la tesis doctoral y explorar las diferentes opciones de investigación que se me presenten.

Compartir el artículo

stats