27 de enero de 2017
27.01.2017

El escudo antiaéreo

Rubi, que recupera a Sergio tras cumplir su sanción, ensaya cómo frenar el juego directo del Athletic

27.01.2017 | 01:53

El Athletic es uno de esos equipo con un sello futbolístico propio. Hay una forma de jugar que es muy del conjunto bilbaino. Todo viene condicionado por la presencia poderosa de dos hombres como Aduriz y Raúl García, final último de cada balón. El conjunto de Valverde tiene muchas variantes para que la pelota llegue a sus dos hombres de referencia: el juego directo, los pases filtrados por Beñat o la velocidad de sus bandas. Distintos camino para a llegar a la cabeza de Aduriz.

Rubi ensayó ayer en Mareo la manera de desactivar el poderío vasco. Fue una jornada intensa, que arrancó con una charla técnica a los futbolistas. El equipo saltó al césped número 2 de Mareo a las once y veinte de la mañana. A pesar de que se había anunciado una sesión a puerta cerrada, el Sporting se entrenó a la vista de cualquier aficionado presente en Mareo.

Tras hacer algunos ejercicios previos, Rubi dispuso a sus futbolistas en dos equipos: uno con el sistema que va a usar el Sporting (4-1-4-1) y el otro con la variante táctica habitual en el Athletic (4-2-3-1). El técnico dedicó muchas indicaciones a sus futbolistas sobre la forma más adecuada de contrarrestar las múltiples virtudes de los leones. Sobre lo que no dio pistas Rubi fue sobre la alineación inicial que formará el domingo en San Mamés. Los equipos de ayer fueron Mariño; Lillo, Juan Rodríguez, Amorebieta, Isma López; Carmona, Xavi Torres; Afif, Borja Viguera, Víctor Rodríguez y Carlos Castro. Por la otra parte, jugaron Cuéllar; Lora, Babin, Sergio, Canella; Rachid; Dani Ndi, Moi Gómez, Nacho Cases, Burgui y Cop. Los aspectos más llamativos fueron la presencia de Sergio, que vuelve a estar disponible tras cumplir su sanción, como central, Carmona volvió a hacer de pivote y Dani Ndi jugó por la derecha a pierna cambiada.

Quienes no aparecieron por el campo de entrenamiento fueron Douglas y Jorge Meré, los dos futbolistas que ya están descartados para el desplazamiento a Bilbao. Ambos trabajaron con el readaptador César Castaño.

Un aspecto llamativo de la mañana fue la larga conversación que Rubi mantuvo con Cop al término del entrenamiento. Ambos recorrieron juntos el camino hasta el vestuario, parándose a charlar y gesticulando abiertamente en lo parecía una explicación táctica o de movimientos. Cop tendrá una duda batalla en San Mamés con la poderosa defensa bilbaína.

Multa por una lata

Por otro lado, la Comisión Antiviolencia ha propuesto al Sporting para recibir una sanción de 3.500 euros por no impedir que un aficionado rojiblanco accediese a El Molinón con una lata de cerveza en el encuentro ante de Liga ante el Eibar. Las Palmas recibe una sanción idéntica por el mismo motivo.

Al mismo tiempo, este organismo sancionador propone una multa de 3.001 euros y prohibición de acceso a recintos deportivos durante seis meses al aficionado que fue sorprendido consumiendo una lata de cerveza en El Molinón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook