Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El análisis del Albacete-Sporting: Los de Gallego se acostumbran a ganar, incluso en los partidos malos

Sacar adelante estos encuentros es lo que hace a un equipo acabar la temporada arriba

Javi Fuego despeja de cabeza anticipándose a Ortuño, marcado por Gragera.

Javi Fuego despeja de cabeza anticipándose a Ortuño, marcado por Gragera. LOF

El Sporting de David Gallego se ha acostumbrado a ganar. Lo hace ya casi por rutina. A veces, como ayer, quizá con escaso merecimiento. Pero lo hace. Este equipo ha aprendido a sacar adelante todos los partidos, incluso los malos, en los que peor juega o menos propone. Pero esos también los gana. Y esa capacidad de competir siempre y ganar casi siempre es lo que hace a un equipo estar arriba a final de temporada. Los rojiblancos se han hecho expertos en pescar en partidos en los que no pasa nada, que en Segunda División son muchos. Esas victorias pírricas, escasas de ocasiones y merecimiento, son las que permiten a los de Gallego mirar por encima del hombro a casi todos en la categoría de plata del fútbol español, sin bajarse de los puestos de play-off desde que arrancase el curso, y ya van 26 jornadas. Ayer lo hizo gracias a un solitario gol de Babin a balón parado, un arma al que en una categoría tan igualada como la Segunda del fútbol patrio es imprescindible saber sacar partido. Pero el equipo también tuvo carencias. Por delante en el marcador y toda la segunda parte con un jugador más no supo sentenciar. Y tampoco no sufrir. No supo matar el partido con un segundo gol ni haciéndose con el dominio del balón. Y a punto estuvo de pasarle factura. Pero no fue así, y el Sporting volvió a sumar de tres, alcanzado ya los 46 puntos. Impensable en verano.

El Sporting gana al Albacete gracias al balón parado

El Sporting supo ayer pagar al Albacete con su misma moneda: el balón parado. De esta forma llegó el único tanto del encuentro, obra de Babin, y que a la postre supuso los tres puntos para los visitantes. Se da la circunstancia de que precisamente esta suerte es uno de los mayores peligros del Albacete, como ya había advertido David Gallego en la previa del encuentro y como pudieron comprobar los rojiblancos, puesto que las mejores ocasiones de los locales vinieron a raíz de las faltas y los córners botados por el exsportinguista Álvaro Jiménez. Este es el segundo gol que anota el Sporting a balón parado este curso liguero, tras el logrado por Gragera frente al Cartagena en la primera vuelta. A ellos se suman los logrados en Copa del Rey por Cristian Salvador y Borja López.

Babin, décimo goleador de la temporada, vendaje y seis puntos de sutura

El Sporting sumó ayer un nuevo goleador a la escasa lista de anotadores de esta temporada, comandada y casi monopolizada por Djuka. Babin logró su primer tanto del año, dando los tres puntos a los rojiblancos y alzándose como el décimo goleador en lo que vamos de curso –ocho en Liga, más Borja López y Cristian Salvador en Copa del Rey–. Pero el central de Martinica no pudo celebrar el tanto. En la jugada del gol, al ir a rematar, sufrió un violento choque con Boyomo, quedando tirado en el césped, sangrando por el cabezazo recibido, por encima del ojo, teniendo que recibir seis puntos de sutura. Así, el defensor rojiblanco tuvo que jugar el último cuarto de hora de la primera parte con un aparatoso vendaje en la cabeza, que en la segunda mitad mudó en un apósito. Una circunstancia que no evitó que el central volviera a firmar una gran actuación, solvente en todas las acciones defensivas.

Mariño, 150 partidos con el Sporting y cuarto consecutivo sin encajar

El partido de ayer en el Carlos Belmonte fue especial para Diego Mariño, que cumplió 150 encuentros con el Sporting. Una efeméride que estuvo además acompañada de una gran actuación del portero vigués, que realizó una gran parada a Zozulia en el primer tiempo, con el 0-0 en el marcador. Desde su vuelta a los terrenos de juego tras superar el coronavirus, el gallego suma cuatro partidos consecutivos sin encajar gol, una de las claves de la buena racha de resultados que viene firmando el Sporting y que se ve reflejada en un dato: suma cuatro partidos consecutivos sin perder, con tres victorias seguidas –por tercer vez en el curso, el récord está en cuatro– y encadenando dos triunfos a domicilio –por segunda vez, nunca sumó un tercero–. Además, volvió a ganar en Albacete 13 años después, cuando acabó ascendiendo con Preciado.

El club gijonés, líder histórico de la Segunda División

Con la victoria de ayer, el Sporting es ya el líder histórico absoluto de la Segunda División española, tras superar al Murcia en un punto. Los gijoneses llegaron, tras añadir los tres de ayer, a los 2.029 puntos, sumando todos los que ha conseguido en la categoría de plata. Ya había adelantado este curso a los murcianos –que suman seis temporadas más en la competición que los rojiblancos– en lo referente a la suma de puntuaciones de la liga regular, pero ahora ya lo hace en la cuenta absoluta, en la que también se contabilizan los puntos conseguidos en las fases de ascenso.

Compartir el artículo

stats