DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las quejas van por barrios: el Espanyol también protesta por el VAR ante el Sporting

34

Sporting - Espanyol, en imágenes

Los ecos de la actuación arbitral en el Sporting-Espanyol siguieron sonando ayer, sobre todo procedentes del Barcelona. Los dirigentes del club catalán fueron un paso más allá y enviaron una queja formal a la Federación Española de Fútbol por la actuación de Milla Alvendiz y, sobre todo, por lo que consideran inhibición del responsable de la sala VOR, Varón Aceitón. Como telón de fondo, la pugna por el ascenso entre el Mallorca y el Espanyol, que ha levantado suspicacias en algunos sectores del club periquito, que no consideran conveniente la designación para sus partidos de un árbitro balear, como es el caso de Aceitón.

Ni siquiera la intervención del VAR en el gol anulado a Gaspar Campos, por mano previa al remate que hubiese significado el 2-1, ha conformado a los blanquiazules. Las quejas se centran en dos jugadas. En el minuto 33 consideran que hubo penalti por una entrada de Gaspar Campos a Óscar Gil. El árbitro de campo hizo gestos evidentes de que no había motivo para sanción y desde el VAR no le desmintieron. Gaspar pidió tarjeta para Óscar Gil, que no protestó la acción.

La otra acción que solivianta al espanyolismo llegó en el minuto 51, cuando Javi Fuego derribó a Melendo en el centro del campo. Aquí sí que varios jugadores visitantes presionaron al árbitro, que había amonestado al sierense en el minuto 7. Milla Alvendiz señaló la falta, pero dejó claro con sus gestos que no era suficiente para mostrar la segunda amarilla.

Al margen de las quejas del club, la Asociación de Accionistas del Espanyol emitió ayer un comunicado en el que vincula el arbitraje con la pugna por el ascenso al recordar la procedencia de Varón Aceitón: “Partiendo de los colegiados se adhieren a un colegio profesional para evitar arbitrar a equipos de su comunidad autónoma, no se entiende como este criterio no se cumple para el VAR. En particular cuando en varios partidos se han tomado decisiones que claramente el VAR debería haber fallado a nuestro favor: el claro penalti en el partido disputado contra el Real Sporting, o decisiones clave en el partido contra el Girona en el RCDE Stadium o la famosa polémica contra la UD Las Palmas”.

La de ayer es la segunda queja oficial del Espanyol, ya que en los días previos al partido de El Molinón se dirigió a los responsables del estamento arbitral para revocar la designación de Varón Aceitón para la sala VAR. El club blanquiazul considera que el balear debió de advertir a Milla Alvendiz de la posibilidad de que hubiese penalti en la jugada entre Gaspar Campos y Óscar Gil.

En el repaso de agravios, el sportinguismo también tuvo algo que decir. Admitida la mano de Gaspar Campos en la jugada del posible 2-1 (en ataque se pitan todas), se alude a dos jugadas susceptibles de interpretación. En primer lugar, la posición de Dimata en el momento del remate de Embarba que supuso el 0-1, muy próximo a Mariño. Y, sobre todo, en una acción entre Cabrera y Djuka en el minuto 29, resuelta con tarjeta amarilla por Milla Alvendiz. En un análisis más detallado de las imágenes se aprecia como el defensa del Espanyol impacta con la pierna del serbio a la altura del gemelo.

En unas circunstancias muy parecidas, Carmona vio la tarjeta roja en el Sporting-Rayo Vallecano. El árbitro le mostró en principio la tarjeta amarilla, pero reclamado por el VAR decidió la expulsión del jugador balear.

Compartir el artículo

stats