DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gallego: “Dudas, cero; estamos convencidísimos de que estamos cerca”

“Mariño es un portero de mucho nivel, el equipo tiene confianza en él”, asegura el entrenador del Sporting

David Gallego, pensativo, sentado sobre un balón en el entrenamiento de ayer en Mareo.

David Gallego, pensativo, sentado sobre un balón en el entrenamiento de ayer en Mareo. Juan Plaza

“Dudas, cero”. Así de tajante se mostró ayer David Gallego en Mareo. Muy expresivo con sus palabras y gestos, el entrenador del Sporting quiso remarcar su confianza en lograr el objetivo que el equipo tiene marcado: meterse en el play-off y lograr ascender. Un camino del que no les desvía ni siquiera la racha de tres derrotas consecutivas, la última en el derbi ante el Oviedo. “Hubo cierto pesimismo y desánimo por perder un partido en el que estábamos ilusionados y queríamos dar ese regalo a la afición. Pero nada más. Este equipo cree y está convencidísimo de que estamos cerca de conseguir algo y vamos a luchar por ello a muerte”, enfatizó el preparador rojiblanco antes del encuentro de hoy frente al Zaragoza.

“La confianza es máxima. El equipo está muy confiado, porque hemos competido todos los partidos. Ahora está saliendo cruz, pero el equipo no tiene ninguna duda y no va a perder su forma de jugar, su estilo y su juego”, incidió Gallego, “el equipo está convencido, ilusionado, ha cogido un camino y no lo va a dejar hasta final de temporada, gane o pierda”. Por eso, aseguró el entrenador del Sporting, el objetivo del encuentro de hoy “no es resetear, sino volver a competir”, remarcando que “estamos ilusionados en romper esa dinámica y conseguir tres puntos, tenemos al Zaragoza entre ceja y ceja”.

Sobre todo, tras una semana como la actual, en la que el equipo viene de caer derrotado en el derbi frente al Oviedo. “Teníamos una ilusión tremenda en el derbi sabiendo que es un partido especial, por poder brindar una victoria a la afición y los primeros días tras la derrota fueron muy duros”, con lo que el cuerpo técnico tuvo que hacer un trabajo más intenso con sus jugadores. “Tuvimos que animarlos y hacerles ver que esto no para. Nos queda algo por lo que luchar muy bonito. Estamos cerca y queremos luchar por conseguirlo. Tenemos capacidad de sobreponernos a palos como los del otro día”, explicó para añadir: “Un equipo que quiere competir cada semana tiene que saber hacer borrón y cuenta nueva, por muy duras que hayan sido las derrotas anteriores. Tenemos un bloque de jugadores jóvenes y las derrotas les generan cierto desánimo. Pero el equipo llega bien y estamos preparadísimos para volver a competir”.

Así, Gallego puso un objetivo a corto plazo. “Estamos a dos puntos del cuarto clasificado y nuestro objetivo es ganar al Zaragoza y ponernos cuartos”, aseguró el preparador sportinguista, “quedan siete partidos y estamos metidos en promoción y con un colchón de cuatro puntos. Me acojo a esto, y más viendo cómo compite el equipo, porque no hicimos menos méritos que ningún rival”.

De hecho, de cara al partido de hoy Gallego insistió en que los últimos resultados no tienen relevancia. “Lo que ha pasado antes no vale para absolutamente nada. Tenemos que estar muy metidos a nivel emocional, con nuestra idea de juego, e intentar competir, pensando en qué nos puede hacer el Zaragoza y reducir su potencial y hacerle daño”, analizó.

Del equipo maño resaltó que “está haciendo unos números espectaculares con el nuevo entrenador” y, además, “a nivel de juego ofensivo, talento y juego asociativo tienen un nivel muy muy bueno”. Gallego alabó que “está pensado para atacar y me quito el sombrero, porque no es muy común en esta categoría”, con lo que “tenemos que estar defensivamente al detalle porque tienen mucha artillería, gol y uno contra uno. Son muy talentosos y verticales, así que tenemos que estar concentrados y hacerles un partido muy incómodo”.

Un estilo de partido como son la mayoría en la categoría de plata. De hecho, resaltó Gallego, en la última jornada “de los equipos de arriba solo venció el Girona, para que veamos la dificultad de conseguir un punto”. Además, el entrenador rojiblanco asumió que “cuando el marcador no nos es favorable, con menos espacios, tenemos más dificultad para generar juego”. Por ello pone el valor las diferentes opciones que tiene en los puestos de banda, con jugadores más específicos y otros más asociativos. “Tenemos varios perfiles, esa es la riqueza de este equipo”, resaltó. Por último, quiso defender a Diego Mariño tras sus últimos errores. “Es un portero de mucho nivel, que transmite mucha seguridad. El equipo tiene confianza en él”, sentenció.

“Campuzano no está pasando su mejor momento emocional”

Víctor Campuzano se someterá hoy a nuevas pruebas médicas para conocer el alcance de su lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda. El equipo médico del Sporting confía en que estas pruebas radiológicas permitan determinar el lugar exacto de la lesión y su grado, para comenzar a trabajar ya en una recuperación que, según expertos consultados por LA NUEVA ESPAÑA, podría oscilar entre dos y ocho semanas, peligrando su presencia en el play-off. Esta lesión es la tercera que Campuzano sufre tras su fichaje en el mercado invernal por el Sporting. Una situación que hace que esté en un momento bajo de moral. “Está lesionado, pendiente de evolución continua, a ver cada semana cómo va”, explicó ayer David Gallego, que explicitó que “a nivel emocional no está pasando su mejor momento”. Una reacción que es totalmente entendible para el técnico rojiblanco. “Un jugador siempre quiere estar disponible 100% para ayudar a su equipo, y él no está pudiendo ejercer su profesión”, explicó el entrenador catalán, que, no obstante, confía en que “a medida que vayan pasando los días y se vaya encontrando mejor, no tengo ninguna duda conociendo su personalidad de que va a volver a estar bien emocionalmente”. Además, Gallego explicó por qué jugadores como Pablo García o Gaspar Campos, en dinámica del primer equipo, llevan dos encuentros consecutivos participando con el filial rojiblanco, en la fase de permanencia en Segunda División B. “Los chicos que tienen ficha B tienen una suerte tremenda, porque lo que necesitan es jugar cada semana”, analizó Gallego: “Es importante que puedan jugar con el filial, porque lo ayudan y porque gana ritmo de competición”. Algo que los jugadores “entienden perfectamente, no es un castigo ni un paso atrás, es una suerte coger ese ritmo de competición. Es agua bendita y así lo seguiremos haciendo”.

Compartir el artículo

stats