Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo Peter Lim pagó más que los 43 millones de Orlegi por el Sporting

El grupo mexicano abonará por el 73% de las acciones del club rojiblanco cuatro millones más que Luhnow por el 99% del Leganés

La inversión inicial del grupo Orlegi para hacerse con el control del Sporting será más que significativa. Hasta el punto que, salvo Peter Lim, que desembolsó 100 millones, ninguno de los cambios de propiedad de los últimos tiempos en el fútbol español se produjo con una inversión tan potente como los 43 millones que pagará el grupo que preside Alejandro Irarragorri a la familia Fernández por su porcentaje de acciones en el club rojiblanco. Es cierto que cada operación es diferente, por el porcentaje de acciones que se adquieren, y porque en algunos casos también iba ligado a asumir aparte la deuda que contraía el club, afrontar posteriormente una ampliación de capital o realizar más inversiones con el paso del tiempo. Pero los 43 millones que pagará el grupo mexicano para controlar el 73% de la tarta accionarla del Sporting, son una cifra más que significativa.

Sin ir más lejos, este año ha habido dos compras de clubes españoles. Hace pocos días el mexicano Jeff Luhnow, del grupo inversor Blue Crow Sports, adquirió por 39 millones el Leganés. Lo hizo por el 99% de las acciones del club madrileño que poseían Victoria Pavón y Felipe Moreno. O lo que es lo mismo, cuatro millones menos, por ejemplo, que los que desembolsará Orlegi por el club gijonés, pese a que ahí el porcentaje de control de la entidad será más de 26 puntos menor.

El Zaragoza ha sido otro de los clubes que ha cambiado de manos recientemente. Lo hizo tras abonar el grupo inversor de Jorge Mas 16 millones para hacerse con el control del 51% de acciones que poseía la familia Alierta. No obstante, en este caso tuvieron que aportar nada más entrar capital para reducir la deuda de la entidad, que les permitiera tener más margen salarial para fichar, así como hacerse con el control de otros paquetes accionariales para tener más peso.

En 2020 el Deportivo de la Coruña, con una deuda más que significativa, pasó a tener como dueño a un banco. Era el primer club en el que sucedía esta situación. El club gallego, marcado durante años por las deudas, se sometió a una ampliación de capital en la que el banco invirtió 35 millones más, sumados al cambio de deuda por acciones, para pasar a dominar el 77% de la entidad.

Otras operaciones sonadas recientes, de dos clubes que además acaban de ascender este año, fueron por parte del jeque Turki Al-Sheikh, que en el verano de 2019 adquirió el 96% de las acciones del Almería, en manos de Alfonso García, por 27 millones, y ponía fin a su mandato tras 14 años. Mientras que el exjugador brasileño Ronaldo Nazario desembarcó en Valladolid en 2018 tras subir el equipo a Primera y pagar 30 millones, aunque en este caso por el 51% del club.

En Mallorca, en 2016, por medio de una ampliación de capital, el estadounidense Rober Saver llegó a controlar el 77,5% del club balear tras abonar 20 millones. Fue ese año en el que dos empresarios asiáticos se hicieron con el Espanyol y el Granada. Chen Yansheng gastó 17 millones para entrar en el club catalán con un 54% de acciones, mientras que Jiang Lizhang invirtió 37 millones para controlar desde el inicio el 99% de la entidad andaluza.

Más atrás también hubo dos operaciones ligadas al capital extranjero. Primero fue el jeque Al Thani el que adquirió el 96% del Málaga a Lorenzo y Fernando Sanz por 36 millones, aunque la justicia le acabó quitando el control por la irregularidad de la operación. Mientras que Carlos Slim llegó al Oviedo en 2012 por 2 millones y un 34% de poder, que ha ido aumentando tras diferentes inyecciones de capital con el paso de los años.

Compartir el artículo

stats