Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orlegi preserva su patrimonio

Tras renovar a Djuka hasta 2027 y frenar la venta de Pedro a clubes de Primera, la dirección deportiva estudia ofrecer renovar a José Gragera

DJUKA, CON GRAGERA DETRAS MARCOS LEON

El Grupo Orlegi sigue dando pasos para constituir un proyecto deportivo ambicioso en el Sporting. Así, el área deportiva que lidera el gijonés Gerardo García trabaja a destajo para brindarle a Abelardo Fernández la plantilla más competitiva posible e intentar también mantener a sus principales activos con vistas a establecer un proyecto a medio plazo potente. "Ahora mismo no necesitamos vender", confesó David Guerra, presidente ejecutivo del Sporting, en su entrevista a LA NUEVA ESPAÑA, quien reconoció haber rechazado propuestas. La realidad económica ha cambiado.Y la compleja situación financiera de los últimos años, por la enorme bofetada que supuso para las arcas del club el covid y tras la malísima clasificación deportiva de la pasada campaña, es en estos momentos un problema menor gracias a la inminente ampliación capital, fijada en 7 millones, pero también a la venta de Manu García al Aris por más de 3 y a la exitosa campaña de abonados, que generará nuevos ingresos.

Orlegi mantiene una actitud negociadora fuerte; de hecho ya se mostró reacio a ventas, caso de Djuka antes de renovar, con un pretendiente en México, y otro club interesados de una Liga europea, también de Pedro Díaz, por quien se ha rechazado propuestas este mismo mercado, de clubs de Primera División, mientras que por Fran Villalba, a pesar de su compleja situación, piden casi medio millón de euros por un año de cesión a Levante y Málaga, sus principales pretendientes. El objetivo para Orlegi no es descapitalizarse de sus principales objetivos, sino armar el mejor plantel posible para intentar retornar a la elite del fútbol español.

La renovación de Djuka (2027), en ese sentido, ha marcado el camino que pretende trazar la nueva propiedad del Sporting. Por muchas claves. La primera, porque con la ampliación del futbolista más valorado por el mercado, se traslada un mensaje ambicioso de puertas para dentro del vestuario, pero también de puertas para fuera: no hay ninguna intención de vender. Pero también porque se extiende por cinco años más el contrato de un jugador clave, en un contexto donde la mayoría de la plantilla tiene contratos de corta duración. Hay algunas excepciones: Pedro Díaz y Guille Rosas, ambos con tres años más de contrato (2025), Gaspar (2025), con opciones de salir cedido, con el Burgos de Michu como principal candidato, y Christian Joel (2026), que también apunta a foguearse fuera por segunda temporada.

Mientras que hay tres casos más de jugadores con contratos largos, pero que están en la rampa de salida por distintos motivos como son Fran Villalba (2026), Nacho Méndez (2025) y Víctor Campuzano (2025). El resto de futbolistas del plantel tienen contratos de corta duración. Después de atar a Djuka por cinco años y frenar la salida de Pedro Díaz, Gerardo García tiene en mente ofrecer la renovación a José Gragera.

El mediocentro gijonés, uno de los mayores talentos de la cantera en los últimos tiempos, tiene dos años más de contrato en la entidad rojiblanca. Orlegi busca retener al jugador, 22 años, y que sea uno de los grandes referentes del proyecto. La anterior propiedad frenó el verano de 2021 la venta de Gragera. El Getafe se interesó por la contratación del futbolista. De hecho, se intentó en varias ocasiones negociar la renovación.

La completa situación financiera de la entidad y la difícil situación deportiva del jugador en el segundo tramo de liga, distanciado con David Gallego, quien apostó por Christian Rivera, dejando fuera de las alineaciones a uno de los mayores activos del club, evitó que esas conversaciones se avanzaran entre las partes. El contexto actual es más favorable. Abelardo tiene una alta valoración del futbolista, que en algunos momentos de la pretemporada ha actuado como central debido a la falta de efectivos en esa demarcación. El Pitu considera a Pedro y a Gragera dos futbolistas con mucho recorrido para el Sporting.

Central y delantero

A falta de tres semanas para el cierre del mercado de fichajes, el área deportiva tiene por delante bastante trabajo, aunque el grueso de las operación ya se ha hecho. La prioridad ahora está en fichar a un central, aunque también se busca completar el ataque con un delantero referencia que pueda ser complementario a Cristo y Djuka. La incorporación de un tercer zaguero es ahora mismo la principal preocupación para Gerardo García y su equipo de trabajo. El Sporting, en ese sentido, cuenta con un músculo financiero reducido. Aunque al Pitu le gusta mucho el perfil de Víctor Laguardia, su "status" lo convierte en un objetivo casi imposible de conseguir tras las llegadas de Insua y Cali. El zaguero aragonés, que valora el interés del Sporting, está a un paso de aceptar la oferta que le ha trasladado el Alavés en las últimas horas. La propuesta, tras la salida de Pacheco al Almería, es potente en lo económico. Fuentes consultadas reconocen que, ahora sí, el acuerdo entre Laguardia y el Alavés está muy cerca, descabalgando al Sporting, que tampoco contaba con margen a estas alturas para acercarse a esas cifras.

En ese sentido, el área deportiva g sondeó otros nombres, agradando el perfil de Rubén Pulido, que apunta al Huesca, o de Aitor Paredes, que tiene opciones de seguir en el Athletic, ante la situación de Iñigo Martínez. Con el margen mermado, trabaja también en agilizar las salidas. Quien más opciones tiene de salir es Gaspar, pretendido por el Burgos, aunque se busca una solución para Campuzano y Nacho Méndez. El caso de Villalba es complejo. El Sporting ha inscrito al jugador en La Liga. El jugador valenciano, por su parte, sigue forzando su salida, con falta de profesionalidad. El Levante y Málaga siguen pendientes.

Compartir el artículo

stats