El Molinón devuelve el duelo del Atahualpa: cuando Ramírez derrotó a Beccacece para ser campeón

El entrenador del Sporting y el del Elche mantienen contacto tras enfrentarse en la eliminatoria que dio paso al mayor éxito del rojiblanco

Djuka protege el balón ante la presión de Fran Villalba, con Insua y Róber Pier flanqueándole, y Endika Gabiña, segundo entrenador, al fondo. |  Luisma Murias

Djuka protege el balón ante la presión de Fran Villalba, con Insua y Róber Pier flanqueándole, y Endika Gabiña, segundo entrenador, al fondo. | Luisma Murias / Ángel Cabranes

Ángel Cabranes

Ángel Cabranes

Era agosto de 2019 y el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito acogía la vuelta de los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Los locales, Independiente del Valle, una de las "cenicientas" de la competición, recibían a otro Independiente, el de Avellaneda, el conjunto con más Copas Libertadores de América (7). Los argentinos llegaban, además, con ventaja respecto a la ida, al vencer en casa 2-1. Los pronósticos saltaron por los aires. El humilde equipo ecuatoriano, dirigido por Miguel Ángel Ramírez, pudo con "El Rojo" de Sebastián Beccacece (1-0). El Molinón volverá a reunirles cuatro años después.

"Le respeto muchísimo. Me encanta lo que hace y lo que propone", comentó ayer Miguel Ángel Ramírez, en la previa del encuentro ante el Elche, sobre el entrenador del conjunto franjiverde. Aquel triunfo ante Beccacece empezó a disparar la carrera del ahora técnico del Sporting. El canario acabó llevando a Independiente del_Valle a la conquista de la Copa Sudamericana, el primer título de la historia del club. Desde entonces, Ramírez y Beccacece, discípulo de la filosofía de Jorge Sampaoli, mantienen relación. "Lleva tiempo adaptarse a la Segunda División, lo hablamos por teléfono en pretemporada. Da igual la plantilla, la Segunda es muy difícil. Va a ser cuestión de tiempo que tengan buenos resultados, tienen buenos mecanismos y equipo. Lo normal es que acaben estando arriba", confesó Miguel Ángel Ramírez sobre su vínculo con el entrenador del cuadro ilicitano. Es precisamente de ese aprendizaje experimentado por el canario en su primera campaña en el club, de lo que ahora parece beneficiarse el Sporting. Mientras los gijoneses llegan a este partido en el sexto puesto, con catorce puntos, el Elche lo hace desde el puesto decimoséptimo, con nueve puntos.

"El Sporting está en un buen momento, con una gran estructura defensiva. Tenemos que tener valor y coraje para asumir el riesgo y evitar sus transiciones", indicó Beccacece, quien reiteró en la previa que el Elche está compitiendo en una competición pareja en la que no está recibiendo lo que merece. Un criterio compartido por el propio preparador del Sporting, quien ha querido romper una lanza a favor del trabajo que está haciendo su colega. "Están teniendo peores resultados de lo que están generando o mereciendo", afirmó Miguel Ángel Ramírez.

El Elche no conoce la victoria a domicilio esta temporada, siendo su última salida especialmente traumática. El conjunto franjiverde se llevó un 4-0 de su viaje a Burgos. En la dinámica totalmente opuesta está el Sporting como local. Los rojiblancos sólo saben ganar en casa, contando por triunfos sus tres partidos disputados en el municipal gijonés. Esta noche aspiran a sumar el cuarto. No sólo es eso. El equipo encadena cinco jornadas invicto, dejando la puerta a cero en los dos últimos.

"Cuentan con mucha velocidad, buena estructura de balance defensivo, son exigentes en la presión y tienen un equipo muy intenso, como el nuestro. Es un partido complejo en el que debemos estar con ese valor y coraje a disposición de asumir riesgos", concluyó Beccacece en la segunda parte de aquel duelo del Atahualpa.