Gaspar y el retorno goleador de Djuka mantienen al Sporting en ascenso directo: del gran inicio, a las dudas disipadas con grito balcánico (2-0)

Los rojiblancos suman una trabajada victoria ante el Eldense para mantenerse por cuarta semana en el segundo puesto

Ángel Cabranes

Ángel Cabranes

Empezó bien, rompió pronto el partido y pasó apuros antes de sentenciar gracias al retorno goleador de uno al que pocos esperaban ya. El Sporting sumó una trabajada victoria ante el Eldense para encadenar su cuarta semana en el segundo puesto y volver al camino del triunfo tras dos empates consecutivos. Gaspar firmó su octavo gol de la temporada en el mismo minuto de partido, pero el conjunto rival se fue al descanso con méritos para haber conseguido el empate. Aguantó entre las dudas el conjunto de Ramírez, hasta que Djuka, como hiciera semanas antes Campuzano, emergió para hacer el tanto de la tranquilidad. El Molinón acabó haciendo la ola ante un equipo al que, este año, le sale todo. O casi todo.

2
Sporting
0
Eldense
1-0, min. 8: Gaspar y 2-0, min. 69: Djuka.
Sporting
Yáñez (1);
Guille Rosas (2), Cali (1), Insua (2), José Ángel (2);
Otero (2), Nacho Méndez (2), Varane (1), Gaspar (2);
Villalba (1), Djuka (2).
Cambios

Hassan (1) por Fran Villalba, min. 46; Roque Mesa (1) por Varane, min. 46; Róber Pierpor Guille Rosas, min. 63; Queipo (1) por Gaspar, min. 75 y Campuzano (s.c.) por Otero, min. 83.

Eldense
Zubiaurre (1);
Toni Abad (1), Carlos Hernández (1), Piña (1), Poloni (1);
Cris Montes (1), Sergio Ortuño (2), Timor (1), Chapela (1);
Juanto Ortuño (1), Soberón (1).
Cambios

Andone (1) por Cris Montes, min. 59; Clemente (1) por Juanto Ortuño, min. 59 ; Arnau Ortiz (1) por Chapela, min. 70. Álex Bernal (1) por Soberón, min. 80 y Salcedo (1) por Toni Abad, min. 80.

Árbitro: Ávalos Barrera (C. Catalán). Amonestó a los rojiblancos Varane y a los visitantes Toni Abad y Carlos Hernández.
El Molinón Enrique Castro Quini: 14.892 espectadores, según datos oficiales.

Salió el Sporting con muchos cambios en su mejor versión. Djuka, Nacho Méndez, Varane y Cali coparon los novedades de un equipo con una marcha más respecto a su rival en los primeros quince minutos. Un margen que dio para abrir el marcador y romper así con el cerrojo esperado por parte del Eldense. Primero avisó Villalba, de vuelta al centro del ataque, por detrás de Djuka. Otero se metió casi como lateral para encontrar el pasillo interior hacia el valenciano. Disparó a las manos de un Zubiaurre muy activo en el primer periodo. La siguiente llegada fue la del primer gol. 

Iban ocho minutos cuando Gaspar se atrevió a hacer lo que le está saliendo tan bien esta temporada. El hombre gol del Sporting buscó puerta y pasó lo que tenía que pasar. A unos cinco metros de la frontal, armó la izquierda para acabar ayudado por Carlos Hernández. El exdefensa azul desvió lo justo el disparo para hacer inútil la estirada del meta del Eldense. Ocho goles de Gaspi ya. Tremendo. Los rojiblancos, intensos, dinámicos, con pleno control de balón y partido, parecieron bajar revoluciones y entonces, emergió Juanto Ortuño.

El delantero del Eldense tuvo el empate en dos disparos, casi consecutivos, que se fueron lamiendo el palo tras dos pérdidas de Djuka y Cali al filo de los quince minutos. Hubo una tercera opción para los alicantinos, a disparo de Soberón. Yáñez tapó, pero el balón quedó muerto en área pequeña. La rápida intervención de Otero evitó que Juanto Ortuño hiciera bueno aquello de que a la tercera va la vencida. Fue el momento de más apuro de un Sporting que salió del letargo pasada la media hora. Dos disparos lejanos, de Villalba y Gaspar, renovaron la presencia ofensiva de un equipo que parecía haber perdido la capacidad de sorpresa tras pasar los alicantinos a adelantar su línea de presión. Movió ficha al descanso Miguel Ángel Ramírez

Roque Mesa sustituyó a Varane, que había visto amarilla, y Hassan se hizo con el sitio de Fran Villalba para devolver a Otero a la punta de ataque. El partido, diseñado de inicio para intentar superar a un rival parapetado en su campo, pedía ahora otras cosas. El escenario, por resultado y propuesta del Eldense, distinto. Los visitantes recuperaron balón y presencia en campo contario en un inicio de segunda parte con Gaspar sumando nuevos intentos para abrir brecha en el marcador. Era, sin embargo, un Sporting incómodo, predecible, por momentos, demasiado estático. El Eldense recurrió a Andone para renovar el ataque y se fue Cris Montes, un guaje de Mareo que jugó como rival su primer partido en El Molinón. Se llevó los aplausos de El Molinón. Quedaba media hora y el partido era una incógnita. 

Róber Pier saltó entonces por Guille Rosas e Insua pasó a ocupar el lateral derecho en un cambio extraño teniendo en cuenta la disponibilidad de Pascanu, habitual relevo para el costado diestro. Se intentó animar el conjunto gijonés con un par de arrancadas de Roque y Hassan. Volvió a conectarse El Molinón para enfriar la reacción rival. Y cuando pocos le esperaban, después de un partido de vivir lanzando segadas y responder a agarrones, Djuka volvió para sacar de dudas al Sporting. 

Hassan armó una contra y vio al serbio abrirse al costado diestro. Pasó un balón que, aparentemente, se había quedado corto. Especialmente para un futbolista con tanta confianza en su pierna diestra. Djuka tuvo la ventaja de que nadie salió a encimarle con velocidad, esperó y eligió la de siempre, la diestra. Con ella volvió a hacer uno de esos goles complicados a los que tanto acostumbra, desde el mismo pico del área, frente al fondo norte, pegándole con el alma y clavándola al palo contrario con tanta violencia como tiempo llevaba esperando la afición para verle marcar. Furia balcánica mirando a la grada, recuperada tranquilidad del equipo para sumar una semana más en el segundo puesto. Octavo partido consecutivo invicto, séptimo de Liga. La racha sigue tan viva y a El Molinón, como prometió Ramírez, le mereció la pena trasnochar antes de meterse un madrugón con el equipo en ascenso directo.