Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alaska, rubia platino, rescata a su padre asturiano

La artista sale de la mano de su progenitor, el gijonés Manuel Gara López, en una foto de niña en México

Alaska, pregonera en Gijón.

Alaska, pregonera en Gijón.

Olvido Gara Jova, Alaska, es una de las caras populares que se han acordado estos días de su padre con motivo del día de San José. Y lo ha hecho Alaska difundiendo una fotografía en la que se la ve de muy niña, rubia platino y rizos de bebé, de la mano de su padre el gijonés Manuel Gara López. "Con papá y mi primer amigo", escribe Alaska refiriéndose a su progenitor y a su "amigo", el perro con el que aparece en la imagen. Y han sido muchos los que le han felicitado por ser "medio asturianita".

Hasta ahora la artista, que suele presumir y exponer a su madre a los medios de comunicación, nunca había sido tan expresiva con su progenitor. Fue su padre un asturiano republicano que se exilió a México tras la guerra , donde rehizo su vida como joyero. En México se casó con la cubana América Jova Godoy, con la que tuvo a su hija Olvido. De una pareja anterior Manuel Gara tenía otros dos hijos.

Diez años vivió Alaska en México hasta que Manuel Gara López, su esposa América Jova, su suegra y la pequeña Olvido se afincaron en España en 1973. Incluso pasaron unos meses viviendo en Asturias. Pero el padre no se adaptó, ni encontró la ciudad y la región que recordaba y por la que había luchado como republicano. Manuel Gara volvió a México dejando en Madrid a su familia.

Pero los genes son los genes y Alaska siempre ha reconocido esas raíces asturianas que siente que le han marcado. Como lo decía en una entrevista en LA NUEVA ESPAÑA hace años cuando contaba que “me siento muy identificada con el norte en general. Es cierto que mi padre era de Gijón, y debo de tener alguna familia en Asturias, pero no tenemos relación. Lo que sí es cierto es que me encanta la sidra. En el camerino siempre la pido. Me gustan las dos, la natural y la achampanada, pero en el camerino pido la segunda porque lo de escanciar me parece muy bizarro. Mi padre era asturiano y mi madre es caribeña, pero en cuestión de carácter soy muy del norte, por ese lado sí que me identifico con Asturias”.

Fueron esos orígenes los que le valieron la deferencia de que Gijón contara con ella como pregonera de las fiestas de Begoña, en el año 2014. Ante un público entregado esa tarde de pregonera rememoró un verano de principios de los 70, cuando visitó por primera vez la ciudad". Alaska tenía diez años y su familia había alquilado un piso "en Milicias Nacionales, que ahora se llama Pablo Iglesias", explicaba la artista desde el balcón del Ayuntamiento. Conoció así "el veraneo en Gijón; la escalera 10 de la playa, a la que iba todas las mañanas con mi abuela; y el kiosco de Begoña en el que conocí los tebeos y me acerqué a la cultura".

Pero esa no fue la primera vez, contó Alaska, que Gijón se cruzaba en su camino. Asegura que su acercamiento a Asturias y sus primeras noticias de la región las tuvo siendo muy niña y acompañando a su padre al Centro Asturiano de México. "Allí mi padre me hablaba de Gijón mientras discutía con sus mayores por el Sporting".

Manuel Gara murió en México en 2007.  

Compartir el artículo

stats