Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

90 años de emoción en La Regalina

El folclore y la devoción centraron los actos de la romería de la Virgen de Reigla, en Cadavedo, en el campo de La Garita, tras un año sin celebrarse

71

El Grupo de Coros y Danzas Jovellanos baila el corri-corri ante la Virgen de Reigla. / A. Paredes Ana Paz Paredes

Ayer se cumplieron 90 años desde que el padre Galo “rescató” de un trastero de la casa parroquial a la Virgen de Reigla, ideando su capilla en el promontorio conocido como el campo de La Garita en Cadavedo (Valdés). Fue en 1931 y él fue su primer pregonero. De eso poco o nada se acuerda Paulino Martínez de 95 años, que cuando se inició la fiesta tenía cinco años. Si acaso que sus padres iban a la fiesta pero ellos quedaban en casa ya que eran siete hermanos, y pequeños. Así lo escribe su hija en una revista local. "Tiene más recuerdos del lunes de la Regalina en la playa, donde había con carreras de caballos y caballos con cintas, luego también recuerda las lanchas engalanadas con papeles de colores y se veían salir desde Ribón hacia Cadavedo".

El ramu con las alfiladas, junto a la Virgen de Reigla en el interior de la ermita. Ana Paz Paredes

Tras tres años de noviazgo se casó el 3 de octubre de 1953 con Pilar Méndez. Ambos, ayer, y con emoción contenida, visitaron a la Virgen de Reigla en la ermita, momentos antes de iniciarse la misa, y ser homenajeados junto a otros 16 vecinos con más de 90 años de edad en el campo de La Garita, donde todo el público asistente acudió con la mascarilla y, quien no la llevaba puesta, enseguida los miembros de Protección Civil y la Policía Local, les recordaba la obligatoriedad de hacerlo. Algo que, sin embargo, no impidió que cuantos ayer acudieron a Cadavedo, como tantos años a homenajear a la Regalina, no se vieran desbordados por la emoción, la alegría y el reencuentro con quienes no pudieron estar el pasado año.

El niño Nicolás Fernández de la Uz, de siete años, posa ante la Virgen de Reigla. Ana Paz Paredes

Tal es el caso de Paz Fernández y Enrique Pérez, matrimonio residente en Oviedo. "Yo me crié en Castañedo, el último pueblo del concejo de Valdés. Para mi venir aquí ye celebrar algo nuestro, de todos los asturianos. Estoy muy contentu de lo del hórreo, velu ahí otra vez en pie es una emoción que ye difícil de explicar. Fue lo mejor que pudieron hacer los del pueblo. Ya sé que se presenten a pueblo Ejemplar, ojalá lo consigan porque bien lo merecen, pero bueno yo no voy a mentir, gústame mucho también Santurio, en Gijón", dice él junto a la ermita. También está allí Natalia de la Uz con su familia. "Yo vengo desde piquiñina y ahora con mis hijos y mi madre". Esta última, Trinidad Martínez García, vive en Cadavedo: "Yo vengo todos los días a vela, por la mañana y por la tarde. No falto uno. Día que nun vengo, no puedo dormir", señala ésta.

Enrique Pérez y Paz Fernández, vecinos de Oviedo, posan en la ermita junto al ramu. Ana Paz Paredes

La fiesta de La Regalina, declarada de interés turístico regional y que se celebra el último domingo de agosto, se vio suspendida el año pasado debido al covid, que ayer obligó a limitar el programa y celebrar sólo algunos actos: como la lectura del pregón, la misa y los bailes en honor de la Virgen, además del sorteo de las alfiladas del ramo, esto último por la tarde. Por las medidas anti-covid no hubo desfile de carrozas engalanadas ni procesión desde el barrio de Rapa ni romería. Eso sí, no faltó la música de la Banda de Gaitas de Corvera ni de los grupos folclóricos que actuaron durante la mañana y tarde en el campo de La Garita.

Por la izquierda Ángel Valverde, portavoz de la Sociedad Popular y Cultural de La Regalina junto con Adrián García, miembro de la misma, a la puerta de la ermita de la Virgen. Ana Paz Paredes

“Por las medidas anti-covid los actos son la mitad, pero había que hacerlo sí o sí como agradecimiento al pueblo. Aunque se le define como fiesta para nosotros es mucho más que eso, es nuestra vida, nuestro día a día. El hórreo se salvo gracias al esfuerzo conjunto y el apoyo de toda la gente del pueblo. Esa actuación, pero también otras muchas donde todos vamos a una, han hecho que nos presentemos al premio de Pueblo Ejemplar este año como parroquia de Cadavedo. ¡Ojalá lo logremos!", señaló Ángel Valverde, portavoz de la Sociedad Popular y Cultural La Regalina para quien, el día de ayer, fue todo un regalo en cuanto a climatología. "Hace un día de verano asturiano precioso, con sol y además se levantó un poquitín de Nordeste".

José Manuel Menéndez lee el pregón. | Ana Paz  Paredes

José Manuel Menéndez lee el pregón. | Ana Paz Paredes

Especialmente emotivo fue también el pregón que corrió a cargo de José Manuel Menéndez, quien ya cumple 18 años como pregonero de esa celebración. Este recordó, entre otras cosas, que “aunque no podamos hacer romería aquí, hay hoy de nuevo varias generaciones, lo que significa que la celebración está muy arraigada y llegará, sin duda, al siglo. Además, estamos muy ilusionados con nuestra candidatura este año, de la parroquia de Cadavedo, a ‘Pueblo ejemplar’, un premio a un núcleo que lucha unido por salir adelante. Claro ejemplo es el hórreo, de nuevo en pie en La Garita, que es, entre otros, un logro de todos, pero hay muchos más”, dijo Menéndez quien recordó que el pregón tiene también sus toques de ironía sobre temas de actualidad. "A lo largo de estos 90 años sólo en cinco ocasiones no se celebró la fiesta: los tres años de la guerra civil española, otro año que llovió mucho y se supendió, y el año pasado por el covid".

Pandeteras del grupo folclórico Trebeyu, de Gijón, durante su intervención. Ana Paz Paredes

El pregón, leído en faliecha, fue un compendio de agradecimientos, recuerdo de quienes se fueron, también de la infancia del pregonero así como el reconocimiento a las obras logradas por el Alcalde. " El pregón es en si mismo un canto al pueblo y a la Virgen de Reigla, sin faltar además, como cada año, el toque irónico sobre algunas noticias de actualidad nacional e internacional. También sirvió para recordar al Alcalde algunas necesidades a cubrir como el arreglo de la carretera que va a la playa, la mejora del alumbrado público y la conexión de TV e internet así como el poder contar con un albergue abierto para los peregrinos que por allí pasan camino de Santiago.

Romeros asistentes. | Ana Paz  Paredes

Romeros asistentes. | Ana Paz Paredes

Especialmente emotivo fue el momento en que se reconoció, con una placa conmemorativa, a los 18 vecinos mayores de 90 años con motivo de celebrarse, al mismo tiempo, los 90 años de esta fiesta. Junto con los ya citados Pilar Méndez y Paulino Martínez, los más longevos de todo ellos y que llevan 68 años de casados, también fueron homenajeados María Luisa Martínez García, Cecilia Fernández Pérez, Josefa Barreiro Fernández, Angelita Fernández, María del Carmen Gudín Méndez, Aurelio Méndez Méndez, Elena Méndez Avello, Elena Suárez Pérez, Cándida Méndez Rodriguez, Sergio Gutiérrez Rodríguez, Cándida Vallés García, Manuel Álvarez, José Álvarez, Silvino Fernández Busto, José Álvarez García y Ángeles Méndez Gutiérrez. De igual forma se entregó el premio Fermín Coronas, de poesía, y los tres a las mejores corradas engalanadas de Cadavedo.

Público durante la lectura del pregón, en Cadavedo. Ana Paz Paredes

Momentos antes de la misa se celebró la ofrenda floral a la Virgen de Reigla así como el canto de de la Danza Prima que, evidentemente y por las circunstancias sanitarias que vivimos, no pudo ser bailada. Los miembros del grupo de baile y folclore Jovellanos, de Gijón, que ya llevan acudieron a esta fiesta desde hace 50 años con lo que se suman varias generaciones, fueron los encargados de cantarla y bailarla. Especialmente emotiva fue la interpretación del Corri Corri ante la imagen de la Virgen, también a cargo de sus miembros.

Inicio de la ofrenda floral a la virgen de Reigla por miembros del grupo de baile Jovellanos, de Gijòn. Ana Paz Paredes

El grupo floclórico Trebeyu, de Gijón, así como el Grupo local de Coros y Danzas de La Regalina, ofrecieron a los presentes diversos bailes populares que los romeros premiaron con muchos aplausos durante una mañana de sol y viento que, climatológicamente hablando, también fue una fiesta. En el exterior del recinto habilitado para la misma también hubo un pequeño mercado de productos de la huerta y artesanales, tanto alimentarios como de otro tipo, que hicieron las delicias de los que gustan de estos productos. Luego, durante la tarde, tuvo lugar otro de sus actos más relevantes: el sorteo de las alfiladas del ramu.

Parte de los miembros de la Banda de Gaitas de Corvera, en el campo de La Garita. Ana Paz Paredes

Dicen que dichas alfiladas dan mucha suerte a quienes las adquiere tal y como recordó ayer el pregonero, José Manuel Menéndez: "el que tien la bona suerte, de que i toque una alfilada el día de la Riegla, de dones, ya de bienes, un bon anu i espera". Habrá que apuntarlo en la agenda, para el 2022.

Pilar Méndez y Paulino Martínez, 68 años casados y los más longevos de los homenajeados, ante la Virgen. | Ana Paz Paredes

Se

Compartir el artículo

stats