Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Aquasella se enchufa en Arriondas

El gran festival de la música electrónica reúne a 40.000 personas atraídas por artistas como Amelie Lens y Adam Beyer

Un grupo de jóvenes de Toledo y Madrid despliega un toldo cerca de la zona de acampada del Aquasella. | M. V.

Ya está todo preparado para la celebración del festival Aquasella que abre sus puertas este mismo jueves en Arriondas con las primeras actuaciones musicales. La organización apuró este miércoles la puesta a punto del montaje del mayor evento de música electrónica que acoge Asturias y que conmemora su 25.º aniversario.

Comienzan cuatro intensos días de música y fiesta en una nueva cita de este festival que se espera que tenga una asistencia récord. "Esta va a ser la edición más multitudinaria de la historia del evento. Esperamos que vengan 40.000 personas", asegura Esteban Pola, miembro de la organización del festival.

Y es que en este 2022 el Aquasella viene pisando fuerte. Tras dos años sin poder celebrarse por la pandemia del covid, este verano regresa incluyendo varias novedades y un cartel musical muy potente. Durante todo el fin de semana los asistentes podrán disfrutar de artistas de primer nivel, tanto nacionales como internacionales, de la talla de Adam Beyer, Amelie Lens, Reinier Zonnevel o Loco Dice. El recinto cuenta con todas las comodidades para los asistentes y con las medidas de seguridad necesarias y acordes al aforo establecido. "Disponemos de un dispositivo sanitario reforzado con cuatro ambulancias y personal de seguridad suficiente", explica Estaban Pola.

En cuanto a las instalaciones, destacan tres escenarios distintos con los que se pretende optimizar la oferta musical, dado que cada uno de ellos albergará una corriente distinta dentro de la música electrónica. Los tres espacios contarán con barras de bebidas, carpas de protección en caso de lluvia y zonas VIP. Además, el Aquasella incluye también una amplia zona de restauración reforzada con foodtrucks y zonas de descanso con puntos de agua potable, baños, duchas con agua caliente y limpieza continua, entre otros servicios.

La ilusión por recuperar este festival o por disfrutarlo por primera vez ya se respira en el ambiente. "Hemos venido pronto para investigar el recinto y no hacer colas. Tenemos muchas ganas, esperemos que no llueva", dijo Esther Lobato, una de los primeros campistas de los 15.000 que se espera que se instalen en el Bosque de la Ería y el Río Sella durante el fin de semana.

Compartir el artículo

stats