Reducir el hinchazón de barriga es posible si saber qué alimentos ayudan a reducir la inflamación abdominal. Tanto si estás a dieta como si no lo estás, hay momentos en que la barriga está más distendida a causa de la alimentación o incluso el estrés. Hay un superalimento perfecto para reducir barriga: el jengibre.

El jengibre es el mejor antiinflamatorio natural que existe. Es un alimento muy potente para el estómago porque estimula y mejora la digestión. Además, según un estudio en el European Journal of Gastroenterology and Hepatology, esta especia ayuda, de manera casi inmediata, a la expulsión de los gases intestinales. [Quizá te interese: Otro alimento que debes comer a diario para bajar barriga]

El jengibre contiene muchos nutrientes, pues crudo es rico en minerales como el calcio, el sodio, el potasio o el fósforo y en ciertas vitaminas, como la C, la B2, la B3 y la B6. Los expertos recuerdan que es antiinflamatorio, antioxidante, antibacteriano, analgésico, anticoagulante, favorece la expectoración, ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, alivia náuseas y mareos t combate la halitosis.

Lo ideal para conseguir una buena salud intestinal es incorporar este alimento a tu dieta diaria. ¿Cómo hacerlo? Lo más habitual es en infusiones para también se puede rallar un poco y ponerlo en tus platos a modo de condimento. Eso sí, debes tener en cuenta que tiene cierto toque picante.

Cómo comer jengibre a diario

  • Infusiones. La forma más famosa de consumirlo es el té de jengibre. Solo hace falta hervir unos trozos en un cazo de agua durante unos quince minutos, dejar que repose y añadirle un chorrito de limón al gusto. También hay muchos tipos de infusión de jengibre que ya se venden listas para consumir, en las que se combina su sabor con cítricos, como el limón, o con dulces, como la miel. Los expertos recomiendan una o dos tazas de té de jengibre al día.
  • Condimento. Puede ser un toque final perfecto para un plato de carne, ya sea rallado o en polvo. Para los pescados, la combinación de jengibre con limón aportará un extra de frescura y picante.
  • Ensaladas y sopas. También se puede añadir crudo o rallado a una ensalada, como un ingrediente más. O utilizarlo para hacer un buen condimento (por ejemplo, una sencilla mezcla de salsa de soja, agua y jengibre licuado irá genial en una ensalada). Por supuesto, también se puede utilizar en sopas. Una receta muy sencilla, pero a la vez nutritiva y sabrosa, es un simple caldo de cebolla, zanahoria y jengibre. [Una propuesta: La salsa para ensaladas saludable y fresca que se hace en un minuto]
  • Salteado con verdura. Casi cualquier verdura que hagamos a la plancha se puede saltear con un poco de jengibre rayado y para darle un toque más oriental se puede añadir unas semillas de sésamo y un poco de salsa de soja y aceite de sésamo. Con brócoli y zanahoria combina a la perfección.
  • Cápsulas. También se pueden tomar en cápsulas, ideales para los que quieran reforzar su sistema inmunitario, reducir la sensación de mareo y náuseas, y contribuir al buen funcionamiento intestinal, además, es muy útil en casos de fatiga.