Blog 
Celuloide sin revelar
RSS - Blog de Christian Franco Torre

El autor

Blog Celuloide sin revelar - Christian Franco Torre

Christian Franco Torre

Tras fracasar estrepitosamente en su intento de convertirse en extremo derecho del Barça, Franco Torre centró sus esfuerzos en el estudio de la Historia del Cine. Colabora con LA NUEVA ESPAÑA y es autor del libro: Edgar Neville. Duende y misterio de un cineasta español (Shangrila Textos Aparte, 2015...

Sobre este blog de Cine

Curiosidad científica, espectáculo, vehículo de propaganda, disciplina artística... Desde su nacimiento, el cine ha jugado múltiples papeles. Pero su historia y su incidencia social quedan a menudo soslayados por su popularidad como espectáculo y por su capacidad para crear iconos.


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Historias del cine
    Fructuoso Gelabert
    Eduardo Jimeno

    El mito franquista sobre el origen del cine español

    La plaza del Pilar de Zaragoza fue escenario, el 11 de octubre de 1996, de un singular rodaje. Centenares de personas, entre ellas algunos de los más destacados representantes de la industria cinematográfica nacional, recrearon la salida de misa que un siglo antes había filmado el pionero Eduardo Jimeno, autor de la película que está considerada como la obra fundacional del cine español: Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza.
    Pero el papel preeminente que ocupa esta película, de apenas unos segundos, ha sido puesta en duda por algunos investigadores, que consideran que los orígenes del cine nacional se adulteraron durante el franquismo. En concreto, los primeros en poner en cuestión la cronología atribuida a la película de Jimeno fueron los historiadores Jon Letamendi y Jean-Claude Seguin, autores de un artículo revelador: "Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza: la fraudulenta creación de un mito franquista".

    En esencia, ambos investigadores cuestionan la datación tradicional de la película de Jimeno, que retrasan hasta 1898 o 1899. Esto dejaría a Riña en un café, del cineasta catalán Fructuoso Gelabert, como la primera película española. Lo más interesante de la hipótesis, a la que Letamendi y Seguin dan forma con un exhaustivo trabajo hemerográfico y bibliográfico, es no obstante el mecanismo político por el cual, en plena autarquía franquista, la prensa especializada más cercana al régimen fue postergando la película del cineasta catalán y anticipando la cronología de la del aragonés.

    El mito franquista sobre el origen del cine español

    Riña en un café

     

    Antes de la Guerra Civil, los críticos cinematográficos coincidían en situar el rodaje de las primeras películas españolas en 1896, cuando los operadores de la compañía Lumière introdujeron el cinematógrafo en España. En Asturias, sin ir más lejos, Juan Carlos de la Madrid ha documentado las primeras proyecciones en el mes de agosto de ese año. Pero aún habrían de pasar algunos meses hasta que los pioneros del cine español comenzasen a rodar sus propias películas.

    Gelabert empezó en agosto de 1897 a impresionar sus primeras películas, siendo la primera de todas Riña en un café. De hecho, los estudiosos del cine, tanto en la dictadura de Primo de Rivera como en la Segunda República, reconocían al catalán su posición de primer cineasta del país. Incluso en 1933 se homenajeó a Eduardo Jimeno en Madrid por su relevancia en la introducción del cine en España, pero en ningún caso se le atribuyó el rodaje de la primera película nacional.

    Pero la contienda bélica cambió no sólo la historia, sino también nuestra concepción de la historia. Para el nuevo régimen, que un cineasta catalán fuese el pionero del cine nacional era, cuando menos, incómodo. Además, la temática de la película de Jimeno entroncaba de manera más adecuada con el catolicismo tradicionalista impuesto en el país.  

    En un primer momento, los intentos de postergar el filme de Gelabert en favor del de Jimeno fueron soterrados. Incluso un historiador marcadamente franquista como Fernando Méndez-Leite von Hafe reconocía, en 1941, que el filme de Gelabert era el primero que podía considerarse español. Hasta ese momento, tanto Jimeno como su familia habían mantenido siempre que su Salida de misa de doce había sido rodada por las fiestas del Pilar de 1899 o, todo lo más, 1898. Una cronología que, como máximo, podría adelantarse hasta el mes de octubre de 1897, ya que Jimeno adquiere su cámara Lumière en el verano de ese año.El mito franquista sobre el origen del cine español

    Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza

     

    Mas en 1942 la revista Primer Plano comenzó a adelantar la cronología del filme para situarlo antes que el rodaje de Riña en un café. El primer paso se dio en una entrevista con el propio Jimeno, publicada en el número 82 de la revista (que vio la luz el 7 de junio de 1942) en la que el entrevistador, Fernando Castán Palomar, atribuía erróneamente a Jimeno la primera adquisición de un aparato Lumière y le cuestionaba si la suya era la primera película española. 

    Aunque Jimeno se mostró prudente en sus respuestas, las insinuaciones en torno al carácter pionero de su película irían en aumento en los años siguientes. Riña en un café sería progresivamente postergada, desapareciendo de manera paulatina de las publicaciones sobre los orígenes del cine español. En paralelo, otros artículos de Primer Plano y de publicaciones similares, irían retrasando progresivamente la cronología de Salida de misa de doce hasta situarla en 1896. Una maniobra que se consumó tras la muerte de Jimeno en 1947.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook