Blog 
Cerca del ELA
RSS - Blog de Andrea Menéndez Faya

El autor

Blog Cerca del ELA - Andrea Menéndez Faya

Andrea Menéndez Faya

Hermana de Valentina. Periodista de estudio y no de profesión. Aficionada al fútbol, al ciclismo y a la vida, aunque te ponga obstáculos por el medio con forma de enfermedades raras y huérfanas. contacto: a.menendezfaya@hotmail.com

Sobre este blog de Asturias

Quiero acercaros al ELA. ...


Archivo

  • 01
    Marzo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo
    asturias
    investigación
    ELA
    Neurología
    HUCA
    Leira
    Femiastur

    A Fernando Leira Almagro.

    Mira que lo llevamos todo controlado, pero la vida se empeña en sacudir y resquebrajar nuestros planes. La nueva entrada de este blog se iba a publicar el día 4, con los avances de las pruebas, neumología y digestivo. Toda la agenda prevista. Todo milimetrado.

    Y, de repente, te preguntan

    “-¿Estás bien?

    -Claro, ¿por?

    -No viste lo de Leira, ¿verdad?”

    Pues no, yo no había visto nada. A Fernando lo conocía más bien de oídas. No le había tratado personalmente pero tengo la suerte de pertenecer a un club de fútbol femenino -el Femiastur- que tenía el honor de tenerle como socio número 1. Sabía su historia, sabía su lema “la vida con una sonrisa”, sabía de su lucha por la investigación de la ELA y por la información.

    Fernando era un ejemplo para todos los enfermos, Maite, su mujer, para todos los familiares. Cuando recibí el diagnóstico de mi hermana, sólo pude pensar en ellos. Este blog, fue motivado por su optimismo y su lucha.

     

     

    A Fernando Leira Almagro.

    Fernando Leira Almagro con las jugadoras de la categoría nacional del equipo de fútbol femenino Femiastur Avilés.

    Imagen de archivo.

     

     

    Pero, ¿de dónde sacamos optimismo y lucha en días como estos? Esta misma semana ya tuvimos que hacernos la misma pregunta cuando nos dejó otro luchador, Pablo Ráez. Esta puñetera semana es un golpe muy bajo al optimismo.

     

    A Fernando Leira Almagro.

    Pablo Ráez.

     

     

     



    Te enseñan a no rendirte. Te enseñan a sacar fuerzas del último rincón de tu cuerpo, y a reinventar las de tu mente día tras día. Te dicen que el camino es largo, que no vayas sola, que te fijes en los detalles que acompañan tu lucha y te aferres a ellos como a un hierro ardiendo porque es la clave para no venirse abajo. Todo el mundo te manda mensajes, te apoya incondicionalmente y te intenta ayudar a encontrar cosas que mejoren tu entorno. No te cansas de agradecerlo, pero, al final, estás solo en esto y te enfrentas como puedes a los bandazos que se ponen por delante. Te enseñan a no rendirte, sí, pero no cómo seguir luchando.

    La ELA se acaba de cargar a un tío que era deportista, que siempre tenía una sonrisa en la cara, que no tenía un motivo para desaparecer ni para haber sufrido si no fuera por esas tres palabras que se cruzaron un día en su historial médico. Esclerosis lateral amiotrófica. Puto nombre. Esa cosa que sigue sin cura, que no sabemos por qué pasa, que sólo sabemos que sigue un curso inevitable y que, como dijimos en el primer post de este blog, en un segundo te cambia la vida y no estabas preparada.

    En las muchas entrevistas que se han publicado de Pablo Ráez estos días, con su mensaje de “siempre fuertes” retumbando constantemente, repetía también que estaba tranquilo. Que pasara lo que pasara sentía que su misión estaba cumplida, había logrado multiplicar y multiplicar las donaciones de médula con su historia. Sabía que mucha gente se salvaría gracias a su trabajo bien hecho. Su conciencia y su alma estaban en paz.

    Fernando Leira Almagro luchó por difundir toda la información posible sobre la ELA, porque se aumentara la investigación y porque viéramos la realidad con optimismo. El camino que empezaste, Fernando, era demasiado largo para andarlo solo. Puedes irte tranquilo, por nuestra parte vamos a continuar nuestro tramo.

     

     

    A Fernando Leira Almagro.

    Fernando Leira Almagro.

    Imagen de archivo.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook