Blog 
CometCon
RSS - Blog de Comet Con

El autor

Blog CometCon - Comet Con

Comet Con

Este espacio será compartido por varios de los/las integrantes del CometCon y de la Asociación El Eje. Una vez a la semana Héctor Lasheras, Pablo Martino, Daniel Santigosa, Patricia Guerra, Sergio Guerreiro, Saúl Parra, Xandru González y Fernando García se pasarán por este blog.

Sobre este blog de Asturias

Un espacio de actualidad, cultura, cine, comic, videojuegos, cosplay, música y mucho más. Desde el equipo CometCon compartiremos semanalmente con vosotros noticias, reflexiones y entrevistas relacionadas con el mundo del ocio alternativo. También os daremos a conocer las últimas novedades.


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Reanimadores.

    Entre los años 60 y 70 Leonard Orr desarrolló en EEUU la terapia del Renacimiento o Rebirthing. Como su propio nombre indica, este procedimiento pretende, valga la redundancia, hacer renacer a la persona que la practica, experimentando un crecimiento personal que le permita comenzar de nuevo su vida.


    Desde luego, en CometCon no somos expertos en este tipo de terapias, pero con el paso del tiempo hemos aprendido algo sobre dar nueva vida a aquello que nos rodea. Reformar lo que tenemos a nuestro alcance para que sirva a nuevos propósitos.


    Decorar salas y corredores, llenarlos de actividades, de gente, sentir cómo un edificio que hace dos días parecía frío y estático de repente se sienta vivo y vibrante. Ese es parte de nuestro trabajo como organizadores de eventos.


    No obstante, no ha sido hasta la semana pasada que me he dado verdadera cuenta de todo esto.


    Es muy común ver en la ficción historias sobre personas que se encuentran un cacharro roto, como puede ser un coche destartalado o una casa abandonada, y ponen su empeño en repararlos. Esto podemos verlo desde la escena de Grease Lightning en Grease hasta la película de Hotel para Perros o incluso el videojuego Bastion, en el que debemos reparar un vergel para devolver a la vida la civilización.


    Cuando por fin terminan su tarea, los involucrados suelen sentir una gran satisfacción. Esto es así, porque llega en tres partes: La primera es aquella que sientes mientras lo arreglas, las pequeñas alegrías que te da ver tu progreso de cada día. La segunda te la proporciona el final de la tarea; mirar atrás y pensar en el gran trabajo que has realizado. La tercera, importantísima también, es mirar al futuro; saber que aquello que has devuelto a la vida ahora servirá para un propósito, que le será útil a alguien.


    Siempre había visto todo esto como algo muy propio del mundo hollywoodiense, una exageración de la realidad; pero cómo decía, la semana pasada ocurrió esto:

    Reanimadores.

    Reanimadores.


    Sí, efectivamente, mi (nuestro) cacharro roto particular ha sido el local de CometCon.


    El primer día estaba vacío, lleno de polvo y medio desmontado. Al principio adecentarlo parecía un periplo imposible de llevar a cabo: Necesitábamos deshacernos de los anteriores logos del local, buscar una nueva decoración acorde, encontrar una distribución adecuada a las actividades que queríamos realizar, buscar sillas, mesas, pantallas… De hecho, ni siquiera teníamos una mísera bayeta con la que empezar a limpiar el polvo.


    En cualquier caso, poco a poco, paso a paso, con constancia, con cariño y sobre todo con ilusión, como hemos tratado de hacer siempre las cosas, conseguimos ir avanzando hasta nuestro propósito: Conseguir un local en el que poder realizar actividades cada fin de semana. Un espacio en el que poder disfrutar tanto de un juego de mesa con los amigos como de una partida a algún videojuego o probar cosas nuevas como la realidad virtual.


    Hemos pasado la primera fase de las alegrías, aquella que te da ver los pequeños avances que realizas poco a poco. El fin de semana pasado entre todos disfrutamos de la segunda, aquella que te otorga mirar con orgullo un trabajo bien hecho. El local parecía haber cobrado vida de repente con toda aquella gente.


    Ahora tan solo nos queda la tercera parte, la que se proyecta en el futuro, la que te produce ver que aquello que has devuelto a la vida es útil para ti y el resto de la gente… ¿Quieres ayudarnos con ello?

    http://www.cometcon.es/p/local.html

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook