Blog 
Desde mi caletre
RSS - Blog de José Cuevas Yáñez

El autor

Blog Desde mi caletre - José Cuevas Yáñez

José Cuevas Yáñez

Licenciado en Derecho. Diplomado en Informática. Estudiante.

Sobre este blog de Nacional

http://elblogdejosecuevas.blogspot.com.es/2013/10/pensando-y-escribiendo-en-alto_21.html


Archivo

  • 12
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PENSANDO Y ESCRIBIENDO EN ALTO. PRIOSTANDO. PARTE II

    Me pide mi amigo y admirado Profesor D. Amando de Miguel que pase a la idea de cómo salir del atolladero. Como mi atrevimiento no conoce límites más que los del respeto y la educación voy a seguir pensando en alto. Mala cosa si a mis años tuviera que esconderme como puta en rastrojos para estos menesteres.

                Entre otros muchos, se me ocurren así de entremeses los siguientes:

    1.  Recobrar para siempre el espíritu de la identidad de España y de los españoles. Curar el complejo de la Patria Grande al que aludió Ramón y Cajal. Unir desde el respeto a la diversidad. Que convivan la fabada con la paella los calçots con el pulpo da feira o las ensaimadas y el cocidito madrileño. Esto, por decir algunos de nuestros platos modo de ejemplo con la gastronomía. Digo yo que no ha de ser malo sentir orgullo por una Nación y más de pertenecer a ella. Ejemplos en Europa y en el Mundo entero son los que sobran. Eso no es incompatible con sentirse ciudadano del mundo. El prístino en tal menester fue discípulo de Antístenes, el filósofo griego Diógenes del Cínico. Ya vemos de la modernidad adelantada en los Siglos. Una vez conseguido esto, dejaremos de ser el hazmerreír de Europa, y de otros confines. Se nos tomaría en serio, que ya es buena hora.

    2. Sobre las Autonomías, se pueden derogar totalmente por torpe tatuaje sobre la piel de toro en sus potestades cuasi infinitas. Y si no se hiciere se les deben de suprimir competencias fundamentales que deben de ser únicas para cualquier rincón de España. Por ejemplo Educación, Sanidad y Justicia. Una misma Historia, la de todos para todos. La de verdad, no la manipulada por espurios intereses de cuatro aprovechados. Valdrían únicamente como acercamiento del ciudadano de a pie a la Administración. No como Reinos de Taifas convertidos en Cortes de Dionisos. En este caso sobrarían las Diputaciones. En el otro las Autonomías. Véanse otros Países cercanos y lejanos que viven y conviven sin ellas muchísimo mejor. Se confunde pues, desconcentración con descentralización. Beneficio para tiranos que adoctrinaron “pro domo sua” a los impúberes nacidos en su cortijos. Y ahora ¿Quién les convence de lo contrario? Ardua labor esta. Sería bueno fundirnos con Portugal en un mimo País. Pudiera haber beneficios para entrambos.

    3  Los Ayuntamientos precisan de una regulación de Régimen Local. No la que impongan los Alcaldes al gusto. Por ejemplo en los sueldos, número de funcionarios y competencias. Tienen demasiadas y en muchos imposibles cumplir. No descarto aquí supresión y fusión de Ayuntamientos cercanos. Más bien lo demando.

    4. Para todos estos tres primeros, Estado, Autonomías y Ayuntamientos, supresión de los cargos nombrados con el dedo “nepótico” y “nepote”. Me niego a calificarlos de funcionarios públicos. Prohibiría de igual manera, que los partidos nacionalistas pudieran presentarse a la Elecciones Generales. Lo de Bildu y sus secuaces bandoleros merece un tratamiento aparte y muy apartado.

    5. Supresión inmediata de embajaditas de, televisiones autonómicas, observatorios (como los del desarrollo de la berza temprana), sólo sirven para el pesebre de amigos y allegados. Utilidad ninguna, y siendo inútil es más que prescindible.

    6. Supresión del Senado y de paso los antinaturales traductores que cohabitan en el mismo siendo la lengua oficial el Español o el Castellano, que vale lo mismo. Ya en sus tiempos Sieyes dijo más o menos ¿a qué dos Cámaras? Si están de acuerdo una sobra y si no lo están siempre termina imponiéndose una a la otra. El Senado Español es una Cámara de segunda lectura y además breve. Luego el Congreso es el que termina haciendo de su capa un Sayo. Personalmente preferiría que esa Cámara única fuera el Senado, no el Congreso. Esto va en gustos.

    7. Inmediata supresión de subvenciones a los Partidos Políticos, Sindicatos y suripantas variadas. Con su más que conocida “solidaridad” comiendo centollos y mariscos de la mar al plato, estoy seguro de que no deben precisar ayuda alguna. Y si tanto defienden a los obreros, no les será difícil autofinanciarse pues ninguno de aquellos desechará sus beneficios y apoyos. Por cierto, declararía ilícitos a los llamados piquetes informativos, que hacen de todo menos informar. Eso sí son austeros en saliva: “o cierras o te rompemos el escaparate”. Muy majos, tolerantes y demócratas ellos.

    8. Una Justicia vendada de ojos, independiente y jerárquica en la que los mejores sean ascendidos por méritos acumulados. Nada de Jueces y Magistrados nombrados con esa torticera fórmula de más de 15 años en el ejercicio de la Abogacía y demás prestancias. Al final todos sabemos a quienes nombran y por qué los nombran. Hoy asistimos a la justicia simulada, la peor según Platón. Un Estado Soberano no tiene porqué acatar sentencias dictadas en el extranjero. En el caso de la doctrina Parot, caliente aún la felonía, es preciso recordar que tal atropello no es vinculante. Se puede acatar sin necesidad de ejecutar. Pero el problema realmente no es doctrina Parot sí o doctrina Parot no. Es más hondo que todo eso. Si se hubieran tomado medidas serias y razonables no estaríamos ahora con estos pelos. Pero al parecer no eran populares ni modernas. El ejemplo de Alemania y sus antiguos terroristas nos puede sacar de alguna duda. Aquí de tanta tolerancia por mor de parecer fantásticos, nos la han metido doblada. Duele y cuesta sacarla. Hemos estado demasiado callados dejando hacer y ahora vemos que la Catedral no tiene base y los monaguillos llevan colores y encima reparten las hostias. Demando así mismo más personal y medios para la Justicia así como elevar sueldos de los Jueces y Magistrados. Es una forma de apartarlos de tentaciones. En el Reino Unido así lo llevan haciendo a los de la blanca peluca. Esto no es clasismo, sino necesidad y justicia para la Justicia. Que vuelvan a reponer las Magistraturas de Trabajo y no los erróneamente denominados “Juzgados de los Social”. Fueron excelentes en el ámbito laboral con Magistrados especializados en disciplina difícil.

    9. Que ni un político asome el hocico ni en la banca ni en la Justicia. Y la mayoría de los coches oficiales a subasta. Resulta que tenemos más que en EEUU, que ya es decir.

    10. Es necesario retomar nuestro sistema legislativo entero. Salvando al Código Civil y pocos más. Tantas leyes crean confusión y eso lleva a la inseguridad y falta de certeza jurídica. Una ley debe de ser como un ser vivo, que nace, crece (cuanto más se cumple), se reproduce, (a través de los Reglamentos, que tocan tecnicismos imprevistos en las leyes cuando fueron promulgadas), y muere cuando se derogan. Últimamente nacen y mueren demasiado rápido y lo peor es que ni se cumplen o se cumplieron antes de fenecer. Esto es debilidad normativa y aplicativa. Caos y confusión. Lo bueno si breve, dos veces bueno.

    11. Suprimir las erróneamente llamadas Oficinas de Empleo, pues poco o casi nada emplean. A todos los parados les daría un sueldo ajustado pero con la obligación de trabajar 8 horas como mínimo. Con esto se acaba alguna que otra picaresca de sobra conocida y se evita la insana costumbre de cobrar sin hacer nada. Nos falta por tanto sacrificio, superación. Pues pongámoslo poco a poco sin traumas. Además cobrar por estar parado no deja de ser una humillación al propio ser humano.

    12. Todos los que lleguen al poder con promesas electorales, vengan obligados a cumplirlas en porcentaje elevado. En caso de que no lo hicieren, salvo fuerza mayor, imprevistos acaecidos tornados y erupciones volcánicas debidamente justificadas y aclaradas, a la rúe del percebe número 13. Los corruptos condenados que devuelvan todo lo que se llevaron. Que recobremos la vergüenza, valores y sentimientos. A servir y no a servirse, pues quien no vale para servir no sirve para vivir.

     

    José Cuevas,

    Beatus ille.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook