Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 08
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo Internacional

    Gold Man Barroso, antídoto contra el Brexit

    Era cuestión de tiempo…y de oportunidad. José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea entre 2004 y 2014 y exprimer ministro de Portugal, ya tiene un súper nuevo cargo a su medida. Será presidente no ejecutivo de la sucursal londinenses de Goldman Sachs International, subsidiaria del mayor banco de inversiones del mundo, que quiere preparar el terreno por si finalmente, la City se convierte en el mayor paraíso offshore de Europa.

    Barroso llega a Goldman con el mandato de aportar sus conocimientos –y extensa agenda de contactos- a la tarea de reconstruir las relaciones financieras entre el viejo y el nuevo continente ahora que Londres pretende abandonar el barco europeo. La prensa portuguesa, en continua relación de amor-odio con una gloria nacional comparable a Cristiano Ronaldo, ya le ha bautizado como “Gold-man”. Ironía lusa, que cuando salta ensombrece a la británica. Los vecinos peninsulares tampoco olvidan aquella foto de la cumbre de las Azores, en la que Blair, Aznar, Bush y Barroso sellaron la alianza contra el malvado Sadam. En 2007 el anfitrión, ya investido como presidente de la Comisión, confesó que le habían engañado con los documentos sobre las armas de destrucción masiva. La cosa no fue a más. El regreso del político portugués ha sido por todo lo alto. El que también fuera ministro de Asuntos Exteriores, apasionado de la ópera, la poesía y el fado, ha dedicado estos casi dos años de retiro, no obligado pero si conveniente, a cultivar sus aficiones, impartir conferencias y escribir lo que un día podrían ser sus memorias políticas. Forma parte de los consejos de la Ópera de Madrid y del Palacio de Beaux-Arts de Bruselas, que tanto frecuentó cuando residía en la capital belga. También pertenece a los órganos rectores de las universidades de Princeton , Georgetown y California y es profesor visitante en las de Ginebra, Lisboa y Lovaina.

    La normativa de la UE dice que el presidente de la Comisión Europea y sus comisarios deben informar a Bruselas en un plazo de 18 meses tras dejar el cargo, para que un comité ético específico analice sus nuevas actividades o las de las compañías que puedan fundar. En diciembre Barroso solicitó permiso para convertirse en miembro del Consejo Internacional del Teatro Real de Madrid, un cargo no remunerado. Más tarde reclamó autorización para otros once puestos, entre ellos su incorporación a la dirección del Club Bilderbeg y la presidencia de la Fundación para la Infancia de la UEFA. Ayer mismo declaró al diario Financial Times que desde su nuevo puesto hará lo posible por "mitigar los efectos negativos" de la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea. En España diríamos algo así como que a este hombre“le ha venido Dios a ver”, el periodista Nicolau Santos lo expresa en portugués, claro, y hace todo un cántico al ilustre compatriota: “Ditosa Pátria que tal filho tem!”, la frase no necesita demasiada traducción.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook