Blog 
POESÍA DESBOCADA
RSS - Blog de Lauren

El autor

Blog POESÍA DESBOCADA - Lauren

Lauren

Letraherido ferviente de sangre y castigo.

Sobre este blog de Cultura

Este espacio aboga por la inmediatez de la poesía y la literatura. Una apuesta por la creación poética como parte inherente del mundo; la propiedad insalvable de la voz en esencia pura e incorruptible.


Archivo

  • 28
    Diciembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Oviedo

    EL champán de tinta de Luis Artigue

    El poeta y novelista Luis Artigue (León, 1974) tiene una relación parental y afectiva con Asturias que va más allá de la palabra. Por lo que es frecuente verle presentando libros y merodeando por la Semana Negra de Gijón o en cualquier recital o presentación que acontezca en nuestra tierra. De hecho su próxima novela "Donde siempre es medianoche" verá la luz en la editorial asturiana Pez de Plata dentro de unos meses. Los lectores de poesía de Artigue estamos de enhorabuena con la reciente publicación de "La ética del fragmento", como en otros de sus libros aparece el jazz interpretado en la belleza armoniosa improvisada de un paciente artesano de la palabra. En este nuevo poemario proyecta Artigue el cuerpo y alma de la poesía en la vida conversando con ella estableciendo sus descarnadas leyes reflejadas en la poeta griega Safo. Poemas que tocan el sexo de la emoción, textos que parecen volcarse hacia fuera de la página con el embeleso sensual de la lírica. El poeta leonés nos propone un viaje por París matando y resucitando la belleza. Día y noche en obra viva, delectación por la bohemia que bebe y vive, con luz "el té descolorido y tibio", en la oscuridad "el champagne con sabor a tinta". Una seducción imborrable.

     

     

    LAS AMANTES

                                              A Yolanda Castaño

     

    Lejos del estruendo de la épica

    abrazadas yacen las amantes;

    planeando a ras del suelo sus poemas corporales.

     

    Les pareció la noche tan hipócrita y gélida,

    tan inexacto el lecho mineral, monorrítmico,

    que abrazadas yacen las amantes,

    consumido ya el sándalo del deseo por la estancia.

     

    Es tan inapropiada la palabra

    frente a la primacía lingüística del tacto.

    Es tan inapropiada la razón

    que abrazadas yacen las amantes,

    fundidos al silencio sus poemas corporales.

     

    Bajo un techo elevado,

    un cielo traspasado mientras vuela la entrega

    lejos de lo finito,

    abrazadas yacen las amantes.

     

    Acompasadamente,

    como si los latidos dialogaran,

    salen dos soledades al encuentro

    proclamando en un lecho la estación de las lluvias.

    Miel de helecho.

     

    Como el género virgen en casa de un platero

    al pasar por el yunque

    abrazadas yacen las amantes,

    enredados sin dueño sus poemas corporales.

     

    Confrontados

    en una noche plena que deja cicatrices,

    en una noche ajena a todos los deslices,

    en una noche llena

    de instantes que ayudan a existir.

     

    Lejos del estruendo de la épica...

     

    Y ERA PARÍS

                                                   A Antonio Martínez Sarrión

     

    A veces,

    sobre todo cuando en el mundo llueve

    igual que si el verano se odiara a sí mismo,

    pienso en que tú y yo deberíamos haber vivido entonces,

    París, la poesía que no sólo forma parte

    de las prácticas discursivas de la emoción

    sino que se erige en defensa del esteticismo

    transcendental, el placer como coñac oloroso y como vínculo

    primordial, atmosférico, de unión con la existencia,

    y nosotros aprovechándonos deliberadamente

    del espíritu de los tiempos.

     

    Vivir autónomamente

    interpretando nuestra ruta vital

    de un modo gozoso e imaginativo

    requiere en efecto leer de noche

    para terminar el día endeudado

    pero habiendo hecho acopio

    de preciadas referencias

    para siempre iluminadas

    dentro de nosotros

    por la lámpara del tiempo

    y la sangre.

    Por eso amamos las gafas de cerca

    que nos ayudan a casi poseer

    lo que añoramos.

     

    Por eso ya apenas recuerdo

    aquella época de baja intensidad

    anterior a que Safo con todo su bombardeo agotador

    de constantes impulsos irrumpiera en mi vida-

    ha habido mucho que estudiar y que sufrir para aprender

    que la noche, a pesar de lo que diga la luz, es obra viva,

    y para alcanzar así la libertad de espíritu

    que emana de la alegría culturalista

    del poema escrito como quien baila

    con una rodilla rota.

     

    LUIS ARTIGUE- "LA ÉTICA DEL FRAGMENTO"- PRE-TEXTOS 2017

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook