Blog 
Susu in the sky
RSS - Blog de Susana Moll Sarasola

El autor

Blog Susu in the sky - Susana Moll Sarasola

Susana Moll Sarasola

Soy cantautora y madre de dos hijos.

Sobre este blog de Sociedad

En este espacio me gustaría tratar temas de diversa índole. Me interesan tantas cosas!


Archivo

  • 04
    Enero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    Estar en paz

    Estar en paz

    Foto de Sergi Cámara

    La idea de nuestra propia muerte nos ronda por la cabeza como una sombra a lo largo de la vida.

    Sabemos que está ahí pero tratamos de restarle importancia. Sin embargo, esa sombra condiciona nuestra forma de actuar. Tanto nos impulsa como nos inhibe. ¿Cuántas veces hemos dejado de hacer cosas por miedo? ¿Cuántas otras hemos hecho cosas creyendo que era el momento, la única oportunidad? Una no viviría igual si fuera inmortal.

    Muchas personas que superaron cánceres explican que al enfermar y tomar conciencia de que su tiempo se acababa empezaron a disfrutar plenamente de su vida y a tener claras cuáles eran sus prioridades. Hasta entonces, aseguran, perdían el tiempo o vivían “a medias”.

    La enfermedad te da la oportunidad de crecer como ser humano. Cuando por fin llega el momento de morir todo cobra un sentido último. Miramos atrás y hacemos balance de nuestra vida a la velocidad de la luz o del sonido, y lo más importante, creo, es si de verdad sentimos haber logrado estar en paz con nosotros mismos.

    Madurar es aceptarse tal y como uno es. Estar en paz con el tiempo, con la vida, con los padres, con los hermanos, con los hijos, con los ex, con los amigos, estar en paz con los sueños incumplidos, estar en paz con lo que logramos, estar en paz con lo que dijimos y con lo que callamos, estar en paz con esa parte del destino que depende de nosotros directamente porque hay otra en la que no podemos intervenir puesto que ya nos viene dada. Estar en paz con la naturaleza, con los animales, con las plantas, hasta con los bichos. Dejar en la tierra la mejor huella de la que uno sea capaz para morir sabiendo que devolvimos una parte de lo que recibimos.

    El día de Navidad, mientras unos estaban a salvo y comían en familia, otros se jugaban la vida cruzando el mediterráneo en pos de una vida digna.

    Gracias a las fotografías de Sergi Cámara podemos casi imaginar el silencio estremecedor del miedo en mitad del océano, el frío y el salitre que cala en los huesos, el valor de quien se arriesga a ser pasto de los peces por no ver a sus hijos morir lentamente de hambre; en la guerra, o entre los escombros de la que fuera su ciudad, en el oscuro desierto a merced de los mercenarios, en el mar embravecido donde no hay reflexión, ni filosofía que valga, sólo oscuridad, abandono, desesperación, impulso vital, acción en estado puro.

    La acción siempre es mucho más potente que el pensamiento. Vivir o morir.

    Y yo me pregunto: ¿cómo podremos nosotros morir tranquilos sin hacer nada por ellos?

    www. proactivaopenarms.org

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook