Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 17
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo salud

    Ndy2015.8

    Lo imposible se consigue a base de hacer todo lo posible por lograrlo

    https://www.youtube.com/watch?v=g0io1DnjhlM


    Son las cuatro de la tarde de este martes 17 de noviembre de 2015, cuando comienzo a escribir el Blog. Después de unos días soleados, más propios de la primavera que del otoño, y que curiosamente la tradición los ha bautizado como el Verano de San Martín, hoy hemos tenido más nubes que claros, llegando a caer incluso algunas gotas. Lo peor se anuncia para el domingo, con un acusado bajón en las temperaturas. Tampoco podemos quejarnos a estas alturas del año en las que estamos, de que haga algo de frío. Seguro que los buenos aficionados al esquí están ya esperando la primera nevada de la temporada. Si por mí fuera (y que me perdone mi hermano, el “Alberto Tomba” de la familia), que esperaran sentados…

    Tal vez haya sido precisamente por culpa de estas temperaturas primaverales, que lo que yo he inaugurado ha sido la temporada de catarros, gripes y demás infecciones respiratorias… En concreto creo que lo tengo desde este domingo es simplemente eso: una pequeña infección respiratoria, que me ha afectado a la garganta, como consecuencia de un exceso de mucosidad en mis honorables y nada respingonas, fosas nasales.

    No he llegado a tener fiebre (tan sólo un poco de febriculilla), pero ya sabéis cómo va esto: mal cuerpo, dolor de cabeza, mocos, cansancio… Así que para prevenir complicaciones, esta mañana me he acercado a mi médico cabecera, quien después de auscultarme, ha confirmado el diagnóstico y me ha recetado un simple mucolítico, amén de las medidas habituales en estos casos: beber mucha agua, no frecuentar espacios muy concurridos y/o con aire acondicionado, reposar lo más posible en casa y realizar lavados nasales con suero o cualquier solución salina varias veces al día. Por supuesto, puedo tomar también paracetamol para el dolor o el malestar, según lo necesite. Del mismo modo, me ha aconsejado que estos días no esté muy cerca de Nadaya, por aquello de que me pueda traer algún virus añadido del colegio, que pudiera complicar el que ya tengo… No hace falta ni que os diga que esta última prescripción médica me la saltaré un poco… o ya puestos, un mucho.

    Cambiando de tema, es imposible abstraerse a la actualidad que nos inunda estos días y que nos ha sacudido en forma de atentados terroristas. Lo que ha sucedido en Paris creo que a cualquier persona normal, le entristece y apena. A partir de ahí se pueden realizar multitud de valoraciones y análisis, pero todas quedarían en un segundo plano, detrás de la cruda realidad que supone el que casi doscientas personas hayan perdido la vida, como consecuencia del fanatismo ideológico de unos malditos tarados (por ser suave en su calificación). En más de una ocasión os he confesado mi ateísmo (eso sí, muy católico); pero con independencia de esto y respetando todas las creencias (y no creencias), no puedo imaginar ningún dios que defendiera o aprobara, y mucho menos, fomentara, la muerte de inocentes. Estaría bien si existiera un dios, poder preguntarle sobre tantas cosas; como hace mi cantante italiano favorito, Vasco Rossi, en la canción Portatemi Dio (Traedme a Dios), que sirve de base al video que os he dejado como enlace musical de este post.

    Como consecuencia de esos atentados, esta noche, el partido de fútbol que iban a disputar Bélgica y España, ha sido suspendido, al no garantizar el gobierno belga la seguridad sobre los asistentes al mismo. Como siempre ocurre en estos casos, la decisión ha sido discutida por algunos. Por lo que a mí respecta está bien tomada. No debemos olvidar que estamos hablando de un simple partido de fútbol, sea o no sea amistoso (por mí como si es la final de la Copa del Mundo). Nunca pueden ponerse en riesgo vidas humanas por algo tan banal como un partido de fútbol (o de lo que sea). Dicho lo cual, lo que no me perderé será el Inglaterra Francia que sí se jugará, y que además, ofrecerá La1. Ojalá sea el partido más visto en la historia de la televisión mundial.

    Cambiando de tema, y sin querer caer en sentimentalismos, comentaros que el otro día, una persona que no conocía de la existencia del blog, después de hablarle yo de él, me confesó que le había echado un vistazo (comenzando por el primer “capítulo”), pero que en un momento dado, y leídos unos cuantos posts, tuvo que dejarlo, porque empezó a sentir una mezcla de congoja y tristeza, que le imposibilitaba seguir adelante… Y le parecía imposible que yo fuera la persona que había escrito aquello. Yo le dije que lo entendía perfectamente y que yo mismo, casi nunca echo la vista atrás. Sólo en muy contadas ocasiones me da por leer alguna vieja entrada; aunque lo de “vieja” es muy relativo, como todo lo que tiene que ver con el tiempo. Hoy por ejemplo, he releído lo que escribía hace cinco años, http://ymanyanamas.blogspot.com.es/2010/11/dia-xxix.html, lo que me condujo a leer otras entradas de aquel noviembre del 2010. Parece mentira que un simple viaje de vuelta del hospital a casa, pudiendo desde el coche (sin ni siquiera bajarme de él), disfrutar de lugares que con anterioridad frecuentaba con los amigos, me causara tanta satisfacción como la que describía en mis anotaciones por aquel entonces ¡Cómo cambian las preocupaciones! Y qué pronto olvidamos cuando las cosas van bien…

    Por irnos ahora a algo más divertido, comunicaros que el Concurso de Relatos Cortos, organizado por la Sociedad Cultural Recreativa Clarín de Quintes, y en el que yo participaba, ya tiene ganador, o en este caso, ganadora. Mi enhorabuena para ella. Os dejo el enlace a la noticia: http://www.terapiadeletras.es/juana-cortes-amunarriz-gana-el-xv-concurso-de-relatos-cortos-l-a-clarin-de-quintes/.Por lo que se refiere a mi relato, aquí os lo dejo también, por si no tenéis bastante lectura con este pedazo de post que os estoy escribiendo (“pedazo” en el sentido de tamaño, que no en otro) y es que ya me conocéis de sobra: cuando escribo, escribo: http://relatoscortosfili.blogspot.com.es/2015/11/espejos_15.html. Como adivinaréis quienes lo leáis, mi intención fue la de homenajear en la medida de mis posibilidades, uno de los cuentos (y por supuesto a su autor) que con más cariño recuerdo de mi infancia, aunque descubriréis que no todo son similitudes con el Cuento de Navidad de Charles Dickens. Lo que sí os prometo es que para el año que viene intentaré mejorar, aunque sea realmente difícil competir en un concurso al que llegan tantísimos relatos, y no sólo de Asturias. Tiene un enorme mérito el trabajo de la SCR Clarín y de sus colaboradores, llevando adelante año tras año, un certamen como este, con los enormes gastos que ello conlleva, y en un momento en el que apenas existen subvenciones.

    Bueno, va siendo hora de merendar. Creo que daré cuenta de una infusión (por aquello que me pedía el médico, de beber en abundancia), con un trocito de Panettone. Porque sí, ya he empezado con la temporada de dulces navideños (que no sólo iba a ser la de catarros la que comenzara).

    Si no hay novedad mi próxima visita al hospital será el 10 de diciembre para la analítica, mientras que el 17, una semana después, iría a consulta y tal vez, a infundirme inmunoglobulinas. Espero para entonces estar libre de toda gripe o constipado y sobre todo, en plena forma para afrontar el reto de la San Silvestre, que este año, me gustaría correr. De momento esta semana tendré que interrumpir mi asistencia al gimnasio por razones obvias, pero bueno, queda mucho tiempo para ese 31 de diciembre. Y tampoco me planteo ganar…

    Un fuerte abrazo a todos, abrigaros muy mucho, si estáis pachuchos no andéis por ahí esparciendo virus... y mañana más.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook