26 de marzo de 2017
26.03.2017
La hullera asturiana ante el reto de su supervivencia

Mallada ve una empresa con dos grandes divisiones, la postminería y la energía

26.03.2017 | 13:25

A modo de ejemplo, la presidenta de Hunosa pone a dos países europeos de ejemplo: "El instituto encargado de estas tareas en Francia mantiene 1.100 empleos; mientras que, en Alemania, han calculado que la postminería tendrá un coste de unos 11.000 millones de euros".

Paralelamente, la empresa "está desarrollando un bloque energético en el que tienen cabida gran parte de las energías contempladas en el mix nacional: la generación de energía eléctrica con carbón y estériles en nuestra Central Térmica de la Pereda; la generación de biogás por medio de la depuración de aguas residuales; la generación de energía con biomasa aprovechando nuestra ingente superficie forestal; y la generación de energía eléctrica aprovechando el agua de nuestras instalaciones mineras (geotermia)". María Teresa Mallada finaliza asegurando que Hunosa "está centrando sus esfuerzos para que este conjunto energético sea competitivo y pueda tener el mayor futuro posible".

Juan Ramón García Secades (Oviedo, 1948), presidió la hullera ocho años (2004-2012), durante los gobiernos del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Como empresa carbonera, Secades entiende que Hunosa debe de adecuar su tamaño al de una compañía que produzca carbón para situarse como reserva estratégica que garantice la seguridad energética del país. Respecto al futuro, también entiende que la diversificación de actividades es el camino.

En el ámbito minero, el expresidente señala que "si sumas el potencial carbonero mundial de Latinoamérica, Australia, India, China, Irán, EE UU o Sudáfrica, en el mundo hay una cantidad de carbón espectacular y generalmente a precios muy asequibles, por lo que la capacidad de ser algo relevante en el concierto mundial en carbón para España y casi para Europa, es minúscula".

Para García Secades, "el planteamiento que hay que hacer es de realismo y de subsistencia, como ya hicimos en su momento. Hunosa debe tener una cierta capacidad de reserva estratégica, porque puede pasar cualquier cosa en cualquier momento tal y como está el mundo". De esta forma, "la hullera pública debe garantizar cierta seguridad energética al país y, además, conservar algo de actividad en unas comarcas que siempre han vivido muy vinculadas a Hunosa y a la minería". En este sentido, el expresidente apuesta por "diseñar un tamaño de sector que sea soportable, porque siempre habrá que ponerle dinero, sobre todo a la minería subterránea". "Y ese es el camino que se planteó, en su momento, por los Gobiernos socialistas de nuestra época. Lo que a mí me dijo el Gobierno cuando asumí Hunosa fue que 'cuando usted se vaya, deje la empresa como está o un poquito mejor'. Y así lo hicimos".

Para Secades, Hunosa tiene un futuro complicado desde el punto de vista del carbón, pero tiene esperanza en otras alternativas. "Nosotros empezamos, y también lo hizo antes Luis Tejuca, con varios proyectos. La central térmica de La Pereda es una buena iniciativa de futuro, la energía geotérmica es una buena vía también", ejemplifica el expresidente de la hullera, que recuerda que "los intentos de biomasa, que a nosotros nos salía muy mal y a ellos les sale mejor, pueden ayudar a implantar desde Hunosa alternativas al sector de la minería en las comarcas mineras".

"Necesariamente el futuro de la empresa pasa por ahí. No hay otro camino", indicó Secades, que también apostó por explotar la herramienta que aporta Sadim Inversiones. "Hubo negocios que ayudamos a sacar adelante y salieron bastante bien, aunque es verdad que hubo algunos fracasos llamativos", indicó Secades. Para el futuro, el presidente de Hunosa en la era Zapatero señala que "sobrevivir otros 50 años con la actividad actual sería complicado, pero como una empresa distinta y diversificada, puede que subsista".

Una línea parecida mantiene Luis Tejuca (Amieva, 1944), para quien la empresa pública aún tiene futuro, pero en otras vías diferentes al carbón. Ésa es para él la realidad, muy alejada de sus deseos, que sí pasarían por una empresa pública con carbón. "Hunosa tiene recursos minerales suficientes, es decir, tiene carbón suficiente. Pero hay una diferencia muy grande entre recurso y reserva", indica Tejuca, quien explica: "Se llama reserva a aquel recurso que es económicamente explotable, con coste de extracción menor que el precio de venta. Si el coste es mayor tienes pérdidas. Por lo tanto, los recursos minerales sirven de poco. Y es lo que pasa ahora en Hunosa".

Además, el que fuera presidente de la empresa entre 1996 y 2004 -durante los gobiernos de José María Aznar- también apunta hacia la UE como clave en el futuro carbonero de Hunosa: "Si la UE decide que las ayudas se tienen que acabar en 2018, la cuenca central asturiana lo va a pasar mal. El carbón que se está extrayendo es de interior (pozos) y todas las empresas necesitan ayudas, sean públicas o privadas. Si esas ayudas no siguen y, además, hay que devolverlas, va a ser imposible que Hunosa saque carbón. El problema depende de Bruselas y hasta donde deja llegar".

Por eso, Luis Tejuca tiene claro que la hullera pública sí debe seguir implantada en las Cuencas, pero con otra labor de diversificación de su actividad. "La empresa tiene unos instrumentos como Sadim Inversiones y Sadim Ingeniería que son 100% Hunosa, pero que no se llaman Hulleras del Norte. Todo lo que se pueda hacer al margen del carbón para crear trabajo con otras empresas es el camino a seguir". En esta línea, prosiguió: "Hay que hacer todas las cosas que se puedan al margen del carbón. Los proyectos energéticos de geotermia, biomasa..., todo es bueno, siempre y cuando se creen puestos de trabajo y se constituyan empresas rentables". "A través de la diversificación y de la creación de puestos de trabajo es donde debe estar Hunosa", asegura Tejuca.

Volviendo al futuro minero de la empresa, el expresidente apunta más hacia sus deseos que a la realidad: "Ojalá, y lo digo como minero, se tenga en cuenta en el carbón otras cosas como el ser la energía más económica, ya que con una combustión adecuada y con los métodos que hay de filtros para evitar contaminación, supone la más barata del mercado". Aunque insiste en la UE: "Pero para llegar a este otro camino habría que saltar esa limitación que hay por parte de Bruselas con las ayudas al carbón".

Además de ser una energía barata, Luis Tejuca recuerda que el carbón tiene más aplicaciones. "Hay otras alternativas par la utilización del carbón. Quizás no sea la empresa matriz, Hunosa, la que las lleve a cabo. Pero lo puede hacer a través de otras compañías del grupo como Sadim, que deben crear empresas sostenibles y de futuro", señala. "El futuro de Hunosa con carbón está complicado, aunque es evidente que es el que me gustaría. Sin embargo, hay otras salidas para continuar hacia delante", finaliza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine