El Ayuntamiento cangués paraliza la instalación de una antena de móviles al lado de un centro escolar

Vecinos, padres y empresarios temen que las radiaciones afecten a los niños

16.05.2008 | 00:00
Nave donde se pretende instalar la antena de telefonía móvil. Nave donde se pretende instalar la antena de telefonía móvil.

Cangas del Narcea,

Pepe RODRÍGUEZ


El Ayuntamiento de Cangas del Narcea ha paralizado las obras de instalación de una antena de telefonía móvil en el polígono de Obanca, en las inmediaciones del centro escolar y del instituto de la capital canguesa, por no disponer de licencia. Además esta obra se ha encontrado con la oposición frontal de los vecinos de la zona, que temen posibles repercusiones en la salud derivadas de las radiaciones de esta instalación.


Juan Javier Rodríguez Menéndez, concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del gobierno cangués (PP), explica que «se ha procedido a la paralización de las obras. El inspector de obra confirmó que se estaba realizando la instalación sin licencia, sin ni siquiera haberla solicitado y hubo que mandar a la Policía para ordenar el precinto de las instalaciones desde esta concejalía».

El lugar elegido para colocar la antena de telefonía móvil es el edificio de la empresa Comercial Porley, cuyo gerente, José Manuel Fernández, dimitió a causa de este asunto como presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono de Obanca. Fernández declara que no tiene ninguna intención de fomentar la polémica y explica que «no estamos instalando nada. Simplemente alquilamos el espacio a Telefónica, que decidió poner la antena porque la propia gente del polígono se puso en contacto con ellos para decirles que había poca cobertura». En cuanto al problema de salud que esto pueda acarrear tiene claro que «si es nocivo, ¿cómo es que se instalan en todas partes, incluso en viviendas? Además, los máximos perjudicados seríamos nosotros, ¿no?». «Todo el papeleo es cosa de Telefónica, pero yo ya dudo de que se instale porque, la verdad, no quiero enfrentarme con nadie», añade Fernández,

La instalación de una antena de telefonía móvil en el polígono industrial de Obanca ha generado polémica entre parte de los empresarios de esta área industrial y en los centros educativos de la zona que están ubicados en un radio de menos trecientos metros del emplazamiento de esta antena.


Las quejas provienen, en su mayoría, de un grupo mayoritario de los empresarios del polígono y del Instituto de Enseñanza Secundaria, tal y como comenta el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Cangas del Narcea «esperamos resolver el asunto en la próxima Junta de Gobierno; los técnicos municipales deben informarnos, pero, claro, el proceso ya viene con demora debido a lo ya acontecido, que es una clara infracción urbanística que llevará aparejada una sanción».


Respecto a las quejas de los vecinos de la zona ante el temor de que la instalación de la antena pudiese acarrearles problemas de salud, los afectados explican que prefieren tener este tipo de antenas «bien lejos», más cuando hay una gran cantidad de niños y adolescentes que se encontrarían a diario dentro del radio de acción de esta antena de telefonía.


Los opositores a la colocación de esta antena explican que las antenas de telefonía móvil en las inmediaciones de centros educativos «pueden ser peligrosas»y que ha sido este motivo lo que ha llevado a crear legislaciones especificas en diferentes municipios españoles que limitan la cercanía de estos emisores de ondas electromagnéticas a no menos de 600 metros.

Enlaces recomendados: Premios Cine