25 de agosto de 2017
25.08.2017
Tendencias

Las mil caras del salón

Las propuestas van del extremo refinamiento francés al rusticismo nórdico matizado

25.08.2017 | 04:31

Sobriedad, elegancia, piezas bien escogidas, cada cosa en su lugar y la sensación de que cada uno de los objetos de la estancia tiene una historia que contar. Con esas pautas es posible empezar a construir uno de esos salones que destilan personalidad, y que sus propietarios irán enriqueciendo con el paso de los años.

No se trata de hacer un museo, pero sí de dejar constancia de viajes, preferencias y aficiones en el lugar de la casa pensado para el descanso y la conversación. Materiales como la caoba, el cuero y el terciopelo no pueden faltar en un interior confortable inspirado en la decoración francesa.

Los sofás y sillones se caracterizan por ser en colores que van del rosa palo al amarillo limón. Los grises en sus tonalidades más pastel también están de moda cuando lo que se pretende es hacer resaltar los objetos frente al mobiliario y la tapicería. La iluminación nunca debe ser directa ni potente, sino que llega desde pequeños puntos de luz indirectos. Es el reino de las pequeñas lámparas de mesa, arañas y candelabros.

En las paredes pueden colocarse papeles pintados de motivos refinados y tonos pastel, así como cuadros con trabajados marcos de madera dorada.

El estilo nórdico, un pelín rústico, es otra de las grandes líneas decorativas que ganan fuerza. En realidad, está inspirado en el gustaviano, que debe su nombre a Gustavo III de Suecia, que reinó a finales del siglo XVIII. El monarca fue un enamorado de la cultura francesa. El peculiar estilo que creó y que luego exportó a medio mundo se inspira en el Luis XVI. Blanco, gris, verde y azules claros definen las tonalidades de esta forma de entender la decoración, que huye del recargamiento sin renunciar a la belleza.

Cuando Gustavo III encargó a Jean Eric Rehn que decorase el dormitorio principal del Palacio Real de Estocolmo, varios arquitectos suecos viajaron a Francia y artesanos franceses fueron a Suecia para enseñar a los suecos y también a trabajar.

Blanco y negro

Clásico renovado. Si alguien piensa que la combinación blanco y negro desaparecerá de la más rabiosa actualidad se equivoca por completo. Una buena muestra es la nueva colección presentada por la casa Carolina Herrera destinada a los meses de otoño.Las diferencias principales, además de en las formas, están en el empleo de maderas de tonos claros y en el uso habitual de la técnica del decapado. Por lo demás, apenas hay normas escritas.

Look rompedor. La silueta monocolor rompe su monotonía con la introducción de un detalle rompedor, siempre con el negro o el blanco como base.

Joven talento

Moda a partir del reciclaje. "Shape The Invisible" es el nombre de la colaboración entre Zara y nuevos talentos de las principales escuelas de diseño, como la Parsons de Nueva York. La firma entregó a las escuelas ropa de otras temporadas para que los estudiantes creasen nuevas prendas.

Sobre ruedas

Tacones voladores. Los stilettos de tacón de aguja rematados con ruedas de patines estilo vintage son la última locura de Saint Laurent. La única pega es que cada par cuesta unos 2.000 euros .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres

 
Lo último Lo más leído