BERNARD HILLER | El coach de actores presenta su libro en Madrid

"Si no te quieres a ti mismo, ¡cómo te van a querer los demás!"

"Mi método ayuda a lograr lo que más se teme; si hay miedo a correr, cantar o hablar en público, animo para que se haga"

20.12.2015 | 05:10
Bernard Hiller, entre estatuillas; abajo, algunas de las celebridades con las que ha trabajado.

Leer el último superventas de Bernard Hiller es una inyección de ánimo para la vida. Hablar con el Pigmalión de celebridades mundiales es un subidón de autoestima. Esta semana, Hiller ha venido a Madrid a impartir una clase magistral en la AISGE (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión), y a presentar su libro "Deja de actuar. Empieza a vivir" (Alba Editorial), traducido del inglés por Manu Berástegui.

Cordial, optimista, bien parecido -por su preparación como actor, cantante y bailarín-, Hiller te saluda como si ya te conociera.

- ¿Por qué?

-Porque todo el mundo quiere ser amado, aceptado y comprendido. Las personas tenemos algo en común y eso facilita el primer encuentro. Sin duda, será más productivo para las dos partes. Las personas que triunfan se ven a sí mismas en todas las que conocen. Tu forma de comunicarte en la vida determinará hasta qué punto triunfarás. Es fundamental ser una persona abierta, con ganas de relacionarse, de seguir aprendiendo y viajar. Empieza a hablar con gente que no conoces, pero trátala como si ya la conocieras. Es la única manera de seguir mejorando en el arte de la comunicación.

La vida de Bernard Hiller es un viaje. Dice que se llama Bernardo cuando recuerda que nació en Buenos Aires en 1962, hijo de judíos que sobrevivieron al Holocausto. Siendo un niño, la familia se instaló en Alemania. Su vocación por las artes dramáticas se despertó con el teatro "yiddish", la lengua judía del centro y el Este de Europa en aquella época. Con 18 años se trasladó a Nueva York para estudiar en la High School of Perfoming Arts, centro que inspiró la película "Fama". Se formó con profesores, líderes que le enseñaron desde el método del Actor´s Studio a las experiencias de Stella Adler. Después, se estableció en la capital del cine, Hollywood. Desde allí, Bernie -así le llaman sus amigos- viaja a Berlín, Londres, Roma, Tel Aviv, Madrid o Ibiza, a dar sus clases.

-¿Cómo desarrolló su propio sistema para ayudar a triunfar?

-Yo tenía una carrera consolidada como actor en Broadway, cine y televisión, hasta que un día un compañero me pidió que le asesorara para representar mejor su papel. Funcionó. Fue como una explosión. Y así empecé a desarrollar mi propio sistema para transformar la conducta, basado en mis conocimientos y en mis experiencias de más de tres décadas. Ahora preparo a miles de personas en todo el mundo. En las escuelas dramáticas te enseñan las técnicas, el oficio, las herramientas, pero no a ser auténtico. A veces, incluso, te dicen no sirves para esto, te desaniman. Tener talento no es nada especial. Lo revolucionario, lo arriesgado es enseñar cómo utilizar ese talento para llegar a ser los mejores actores del mundo. Hay que ser valientes. Lo que escribo en mi libro sirve también para ser mejor líder, mejor profesional, mejor pareja, mejor padre?

-Continúe, por favor. Responda a mi curiosidad y a posibles escépticos.

-Lo primero es respirar hondo. Cierras tu mente y escuchas tu corazón, visualizas tus sueños: ¿Qué quiero ser?, ¿soy todo lo que podría ser?, ¿qué me haría feliz?, ¿puedo hacer más felices a los demás? Yo ayudo a que logres lo que más temes. Si te da miedo correr, cantar, bailar o hablar en público, yo te animo a que lo hagas para que te desbloquees. Cuando consigues confianza en ti mismo, empiezas a aprovechar todo tu talento, te quieres, te gustas, te aceptas. Eres auténtico. Si no te quieres, si no te aprecias, si no te cuidas a ti mismo, ¡cómo te van a querer los demás, cómo vas gustar a los demás!

-¿No puede sonar a egoísta?

-Lo que enseño no es egoísmo. Al contrario. Las personas que logran lo que quieren son felices y transmiten esa felicidad a los demás. Por ejemplo: Clint Eastwood. Ha llegado a la cima más alta de la interpretación, el guión, la dirección, la producción. Es feliz y es la persona más agradable que te puedas imaginar. Por eso, intento ayudar a la gente a que abra su corazón. Pongo en práctica el consejo que me dio mi madre: "En la vida, trata de hacer que el mundo sea mejor".

--Y ¿qué pasa con las envidias, los celos??

- Las flores son lo más auténtico de la naturaleza. La rosa no quiere ser clavel, el clavel, no quiere ser geranio. Nos muestran su belleza con toda su autenticidad. Pues igual debemos ser nosotros. Aceptarnos. No fingir lo que no somos. No debemos compararnos continuamente con los demás. Hemos de trabajar para lo que queremos lograr. Con esfuerzo, con disciplina, con ilusión. Seguir formándonos, seguir aprendiendo. Entonces seremos auténticos y estaremos satisfechos con nosotros mismos. Todos necesitamos ayuda. De la misma manera que vamos al médico, también necesitamos un coach, un entrenador, para que saque lo mejor de nosotros.

--En su web, Cameron Díaz dice: "Gracias, Bernie, por arrancar mi carrera. Sin ti no lo hubiera logrado". Descubre talentos y también los perfecciona.

--Sí. Hace veinte años, Cameron Díaz quiso que la ayudara a conseguir su primer papel en el cine. Soñaba, estaba obsesionada, y venía desde París, donde vivía, a Los Ángeles a que la formara. Puedo citar también al joven Chace Crawford. Pero incluso actores consagrados como Al Pacino, Leonardo di Caprio, Jeff Goldblum o Billy Cristal quieren perfeccionarse o desarrollar una habilidad concreta, y asisten a alguna de mis clases magistrales.

--Y ¿cómo ve a los actores españoles?

-He de decir que en Hollywood no se busca a actores españoles o de nacionalidades concretas. Se busca a los mejores. No miran de dónde vienes, ni tu raza, ni tu religión. Javier Bardem, Penélope Cruz o Antonio Banderas son un buen ejemplo. Yo ayudo a triunfar a cualquier actor, a cualquier persona. Le enseño a que se convierta en la estrella de su propia vida.

--¿Qué tal estamos los españoles de ese optimismo que usted derrocha?

- Creo que en Europa en general se tiene una visión más negativa, más crítica de la vida que en Estados Unidos. Quizás se educa para tener un comportamiento determinado, más uniforme. Sin embargo, en la diferencia hay una gran riqueza. En Alemania si eres optimista, puedes parecer raro porque eres distinto a los demás. Pero tampoco se puede generalizar. En España he encontrado gente con talento y actitud positiva. En cualquier caso, una persona cerrada, negativa y solitaria nunca logrará lo mejor de sí mismo. Cuanto más dinámica sea tu vida, más te relaciones, más aprendas, mejor podrás poner tus experiencias en el escenario. Podrás poner tu alma, el mundo entero.

Nos quedamos con los consejos del maestro de actores Bernard Hiller: "Ten amores, pasiones, ve el lado positivo de las cosas, agradece tener una familia, amigos, descubre lo que quieres y convierte tus sueños en realidad". Como escribe Carlos Bardem en el prólogo de la edición española del libro de Hiller: "Es un hermoso manual para una vida más satisfactoria y plena, con consejos muy claros, directos y aplicables a cualquier campo de lo humano".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine