El hijo de Madonna no quiere vivir con ella

El adolescente, de 15 años, pasó las Navidades en Londres con su padre, Guy Ritchie, y se niega a regresar a Estados Unidos

05.01.2016 | 03:43
Madonna, con su hijo Rocco, en una imagen de archivo.

Rocco, el hijo que Madonna tuvo con su exmarido Guy Ritchie, de 15 años, se negó a volver a Estados Unidos para estar con su madre durante las fiestas, en la fecha que le correspondía. Prefirió quedarse en Londres con su padre, mientras su madre recurría a los tribunales.

El pasado 23 de septiembre se celebró una vista en la Corte Suprema de Manhattan para aclarar la situación en base a las condiciones de la custodia de Rocco fijadas en el acuerdo de divorcio de la pareja, hace ya seis años. El juez determinó que, si el adolescente quiere cambiar los términos del mismo, debe volver a Nueva York para establecerlos con Madonna, pero el abogado de Guy Ritchie dijo que Rocco no quiere volver con su madre.

Según informaron fuentes cercanas al director británico al portal TMZ, Rocco no quiere regresar con ella por la falta de estabilidad que supone vivir junto a la reina del pop, unido a que la artista es "muy controladora". Tanto es así que, tal y como publican los medios británicos y estadounidenses, el chico ha bloqueado a su madre en su cuenta personal de Instagram, donde sí conservaría a sus otros 138.000 seguidores, entre ellos Guy Ritchie y su esposa, Jacqui Ainsley.

Guy parece dispuesto a llegar hasta el final por la custodia de su hijo. El director de "Operación U.N.C.L.E." se está preparando para una batalla legal que comenzará en febrero. Padre e hijo han hecho piña para lograr su objetivo, por lo que no es de extrañar que la cantante considere que Rocco está siendo influenciado por Guy Ritchie.

Madonna ha optado por compartir en sus redes sociales fotografías que muestran lo bien que lo pasa cuando está junto a sus hijos. Sin pronunciarse directamente sobre la polémica, la cantante ha publicado en Instagram un críptico mensaje, una cita de Frederich Nietzsche que, para muchos, es su manera de responder al movimiento legal de su exmarido: "Una forma de medir la fuerza de un atacante es fijándonos en el tipo de oponente que necesita. Puedes decir que algo está creciendo cuando va en busca de adversarios y problemas más poderosos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine