Lili Elbe, la primera transexual

La película "La chica danesa" recupera la historia de una mujer que nació en un cuerpo de hombre y que con la ayuda de su esposa realizó la transición

10.01.2016 | 04:24
De arriba abajo, la escena que cambiará la vida del matrimonio formado por Einar y Gerda Wegener; Eddie Redmayne, caracterizado como Lili Elbe; la auténtica Lili y Alicia Vikander como Gerda.

En el Copenhague de los primeros años del siglo XX, Einar Wegener era un admirado pintor de paisajes y su esposa, Gerda, una joven y brillante ilustradora que comenzaba a ser famosa por sus estilizados retratos de ciudadanos importantes. Se querían y trabajaban para hacerse un hueco en la conservadora Dinamarca. Todo cambió el día en que una modelo que Gerda esperaba para terminar un retrato no llegó. Le pidió a su marido que se pusiera la falda plisada, los tacones y las medias que debía llevar la mujer. Para Einar fue una experiencia transformadora que le reveló su verdadero yo.

Poco a poco empezó a vestirse de mujer y su esposa lo presentaba en sociedad como su hermana. Lili Elbe acabaría convirtiéndose en la primera transexual de la historia. Su historia, conocida entre médicos y activistas de la comunidad LGBTQ, se hizo pública cuando David Ebershoff la noveló en "La chica danesa" (Anagrama), hace dieciocho años. Hollywood en seguida se interesó por ella, pero el proyecto tardó algún tiempo en concretarse. Al fin, la película del mismo título, dirigida por el oscarizado Tom Hooper, con Eddie Redmayne en el papel de Lili y Alicia Vikander en el de Gerda, se estrenará en las pantallas españolas el próximo 15 de enero.

Lili y Gerda acabaron instalándose en París. La relación del matrimonio evolucionó. Las dos se querían mucho y se ayudaron mutuamente. Lili Elbe es la primera mujer registrada que pasó por un procedimiento de reasignación de género. Primero se sometió a una castración quirúrgica bajo la supervisión de Magnus Hirchsfeld, un doctor alemán que fundó la primera asociación de defensa de los homosexuales y transexuales; más tarde pasó por varias operaciones a manos de Kurt Warnekros, un cirujano de Dresde al que ella se refería como su salvador. En 1933, Lili no pudo superar la intervención en la que Warnekros planeaba implantarle un útero y crearle una vagina artificial. Tenía 49 años.

Eddie Redmayne, como ya hiciera en la interpretación del astrofísico Stephen Hawking, por la que ganó un "Oscar", tomó su trabajo muy en serio. Se sometió de nuevo a una transformación emocional, sumergiéndose en una figura histórica poco conocida. Para ello habló con mujeres transexuales y logró, de nuevo, una excelente interpretación. "Lili Elbe era una mujer valiente. Era complicada, extravagante y vibrante. He intentado sumergirme en su mundo, he intentado vislumbrar por lo que pasó", ha declarado.

Alicia Vikander, por su parte, ha asombrado a la crítica por su éxito a la hora de abordar el papel de una mujer que tiene que renunciar a la relación que mantenía con su marido, a quien amaba por encima de todo. Pero fue ella quien siempre estuvo a su lado y le animó a realizar la transición.

La protagonista de "Un asunto real", una película en la que Vikander aprendió danés para dar vida a una reina -ella es sueca-, está en uno de sus mejores momentos. Es candidata a mejor actriz en los "Globos de Oro", que se fallan la próxima madrugada, por este filme y lo es también a mejor actriz secundaria por "Ex Machina". Es, además y según se ha publicado, la novia de Michael Fassbender, también candidato a los "Globos" por "Steve Jobs".

El novelista Ebershoff cree que uno de los aspectos más interesantes y que mejor describen la personalidad de Lili Elbe, quien tomó el apellido del nombre del río que pasaba por su ciudad natal, fue que no tenía ejemplos o modelos que seguir y ninguna información sobre lo que le sucedía. "No sólo transitó por un camino inhóspito, sino que tuvo que ir poniendo los cimientos. Estaba sola excepto por su esposa", señala.

Cuando se filtró su historia, veinte años después de que decidiera vivir como Lili, no tuvo más remedio que contarla públicamente. Entonces, rompió con su pasado y con Gerda. Dinamarca reconoció su nueva identidad con un pasaporte y anuló el matrimonio.

La película se estrenó en Venecia y la crítica la recibió con respeto, pero sin extenderse demasiado en grandes calificativos cinematográficos. "De pintoresca y absorbente obra" la calificó Robbie Collin en "The Telegraph"; Jonatham Romney, por su parte, escribió en "The Guardian" que "a pesar de la información que recibimos sobre lo peligroso y extremo del proceso médico al que se somete Einar, sentimos poco del tránsito corpóreo o del dolor que sufre el protagonista, como si su cuerpo no se correspondiese con la historia de Lili".

Lo cierto es que "La chica danesa" gana posiciones como favorita en los "Oscar". A la Academia de Hollywood le gustan los melodramas biográficos que exigen transformaciones actorales. La película, como sucede con "Sufragistas", recupera con elegancia y brillantez un hecho histórico protagonizado por mujeres valientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine