27 de marzo de 2014
27.03.2014
MEMORIAS (1)
Manuel García Fonseca, "el Polesu", exsacerdote, sociólogo y político de IU

"Nunca me gustaron los cismas, ni en el Partido Comunista ni en la Iglesia"

"Le dije a don Gabino que no veía el celibato y me pidió que lo pensara, pero LA NUEVA ESPAÑA publicó que yo era del comité central del PC y él me dijo que eso era incompatible con ser cura"

27.03.2014 | 02:09
Manuel García Fonseca, en el paseo de Fomento de Gijón.

Manuel García Fonseca, "el Polesu", nace en 1939 en Pola de Siero, y lo hace entre madreñas -las que fabricaba su padre, Emilio-, y las sidrerías que su familia regentaba, y regenta, desde sus abuelos, tanto los paternos como los maternos. Estudia el Bachillerato en la "fundación don Manolín" y a los 17 años ingresa en el Seminario de Oviedo, donde recibe el influjo académico de Emilio Olávarri, José Luis González Novalín, Rosendo Riesgo y Víctor García de la Concha, así como la sensibilidad social que le transmiten José Manuel Fueyo, Gabriel Fernández y José Luis Ortiz.

Se ordena sacerdote en 1963 y estudia durante tres años Sociología en el Instituto Católico de París. A su regreso a Asturias, será consiliario de la JOC (Juventud Obrera Católica), durante cinco años. "Era arzobispo Tarancón, otro mundo comparado con su antecesor, Segundo García de Sierra". Tarancón "tiene el lema de "el enemigo dentro", en referencia a los adversarios, para tenerlos siempre cerca". Después, "con don Gabino Díaz Merchán, viví mi última etapa de cura; tuve muchas conversaciones con él en tono muy cariñoso y le planteé que no tenía ninguna razón para no seguir siendo cura, pero que no veía el celibato". Don Gabino le pide que "lo piense más y que siga siendo célibe", pero "aunque no me sentía ni marxista ni antimarxista", empieza a relacionarse con el Partido Comunista "a través de Tini Areces". En la primera conferencia provincial del PC en Asturias es elegido miembro del comité central del partido, "pero yo no quería que figurase mi nombre porque era sacerdote". Sin embargo, "José Manuel Vaquero publica en LA NUEVA ESPAÑA una última página titulada "El Polesu, el PC y la Iglesia", y me llamó don Gabino, que de forma también muy amigable me dijo que aquello era incompatible con ser cura".

García Fonseca deja el sacerdocio y trabaja unos años como sociólogo de Cáritas, hasta que "Horacio Fernández Inguanzo, un santo laico, me llama al ente preautonómico del Principado". Antes, la ruptura del PC en el congreso de Perlora (1978), "me pilla en Alemania, pero nunca me gustaron los cismas, ni en el PC ni en la Iglesia". De 1986 a 1995 será diputado nacional por el PC e IU, y después profesor del instituto de Roces, en Gijón. En 2003 "Laura González me llama a la Consejería de Bienestar Social del Principado y no me es fácil decirle que no, aunque pongo la condición de estar solamente un tiempo". Como viceconsejero impulsa el salario social, "que es de lo que más satisfecho estoy, aunque fue un tema muy discutido".

"El Polesu" dicta sus "Memorias" para LA NUEVA ESPAÑA en esta primera entrega, que irá seguida de otras dos, mañana, lunes, y el martes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook