13 de enero de 2019
13.01.2019

La innovación docente repunta en el aula: del uso del móvil al "escape room"

Enseñar a través de nuevas tecnologías y juegos aumenta la motivación del alumnado y mejora sus notas, aseguran los profesores universitarios

13.01.2019 | 00:46
Alumnos de la asignatura Tecnología Eléctrica, en pleno "escape room", abriendo las cajas de seguridad que contienen pistas para descifrar el problema.

El uso del móvil y las redes sociales en prácticas de Histología, un "escape room" para resolver problemas de tecnología eléctrica, un canal de prácticas virtual sobre cirugías o una aplicación de preguntas y respuestas tipo "Quiz" sobre teoría de las estructuras. Estos son sólo cuatro de los 95 proyectos que profesores de la Universidad de Oviedo desarrollaron el curso pasado y que el miércoles presentarán en Mieres en las XI Jornadas de Innovación docente. La aplicación de nuevas metodologías de la enseñanza se triplicó en los últimos tres años en la institución académica: mientras que en el curso 2016/17 se llevaron a la práctica 40 proyectos, en el actual están en marcha 120. Los docentes aseguran que las técnicas de gamificación empleadas en el aula no sólo potenciaron la atención y motivación de los estudiantes, sino también su rendimiento académico.

"Nunca había visto a mis alumnos con tanta energía y ganas de resolver un problema de la asignatura", admite Joaquín González Norniella, profesor del área de Ingeniería Eléctrica y artífice del segundo proyecto mejor valorado del pasado curso: un "escape room". La idea, cuenta, salió de su propia experiencia personal: "Mi grupo de amigos y yo estamos bastante enganchados y, cada vez que tenemos una despedida de soltero, hacemos esta actividad. Hace año y medio me pregunté: ¿Y esto no se podrá aplicar al aula?". Fue así como adaptó el famoso juego de inteligencia -consiste en salir en el menor tiempo posible de una habitación tras superar una serie de pruebas- al grupo bilingüe de Tecnología Eléctrica, común a los grados en Ingeniería Eléctrica, Electrónica Industrial, Mecánica y Química Industrial. En el "escape room" participaron 32 alumnos. "Las jornadas son un incentivo para nosotros, pero deberíamos innovar independientemente de ellas. El problema es que se le da más importancia a la investigación que a lo docencia", reflexiona Norniella.

Para Ignacio Vega Naredo, profesor del departamento de Morfología y Biología Celular, éste ya es su tercer curso al frente de un proyecto consistente en el empleo del smartphone y las redes sociales. La incorporación de estos dos elementos en las prácticas de histología, afirma, "incrementó significativamente el rendimiento académico de los alumnos". "Hicimos un estudio con más de cien alumnos y corroboramos que los estudiantes que hacían fotos con su móvil de las preparaciones histológicas y las compartían en Facebook sacaban mejores notas que el resto", explica. En el pasado curso, el reto fue sustituir el cuaderno tradicional, en el que los alumnos tienen que dibujar a mano lo visto en el microscopio, por uno digital. "Eso aumentó muchísimo la motivación de los alumnos", señala Vega. De hecho, su proyecto fue el ganador. Para este año el objetivo es fomentar la colaboración: crear "una especie de atlas seleccionando, entre todas las fotos hechas, sólo una por muestra".

En total, los proyectos desarrollados el curso pasado implicaron a 271 asignaturas y a 466 docentes de 32 departamentos. Junto al "escape room" y al uso de móvil en Histología, el tercer trabajo mejor valorado fue el desempeñado por Mirta Marcela González, de estrategias expresivas desde la música. La directora del Área de Innovación Docente, Aquilina Fueyo, destaca que en la Universidad de Oviedo se están haciendo proyectos "muy interesantes", con escasa visibilidad. Los hay de todo tipo: desde un juego de estrategia sobre sostenibilidad en la explotación de recursos marinos y la aplicación de conceptos económico- empresariales a través de noticias de prensa, hasta la gamificación en Fisiología Vegetal y la metodología "Flipped Clasroom" en la asignatura Métodos Matemáticos para la Empresa. "El profesorado se implica cada vez más y aquí no damos dinero. Únicamente certificamos que se ha hecho el proyecto. No es un casa que les de prestigio más allá de una satisfacción personal", concluye Fueyo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook