22 de mayo de 2019
22.05.2019

Los acusados de "Marea" reiteran su petición de que se descarten las escuchas a los investigados

Las partes explican sus argumentos en una inusual sesión en el Tribunal Supremo, motivada por "la importancia de los delitos y del caso"

22.05.2019 | 14:04
Los acusados del "Caso Marea", durante el juicio.

Tres horas ha durado la vista celebrada esta mañana en el Tribunal Supremo para escuchar a las partes en la revisión de la sentencia del "caso Marea". El fallo del Supremo podría estar sobre la mesa en unos diez días, según calculan los letrados del caso. Mientras las defensas pidieron la nulidad del juicio, o directamente la absolución, las acusaciones pública, particular y populares solicitaron la ratificación del fallo dictado por la sección tercera de la Audiencia Provincial, que se conoció en agosto de 2017, hace ya la friolera de veinte meses.

Las defensas volvieron a plantear los argumentos ya conocidos: que se deberían haber separado los procesos a Marta Renedo, por un lado, y el resto de los acusados, y que deberían anularse las escuchas policiales, al considerarlas prospectivas, lo que anularía la investigación al exconsejero socialista José Luis Iglesias Riopedre, condenado a seis años de prisión, a los empresarios implicados y a la exdirectora general María Jesús Otero, condenada a nueve años y medio de cárcel, la mayor de las penas dictadas por la Audiencia.

La vista se inició a las diez y media de esta mañana y no finalizó hasta poco antes de una y media de la tarde. Cada uno de los letrados invirtió unos quince minutos en plantear sus argumentos, ya desarrollados in extenso en los recursos. El ministerio público pidió que éstos fuesen rechazados y mantener las penas impuestas.

La conclusión judicial del caso llega nueve años y medio después de que se iniciasen las investigaciones, a principios de 2010. Fue entonces cuando una de las víctimas de Marta Renedo denunció que ésta había utilizado su filiación para abrir cuentas a las que desviar fondos del Principado. El caso estalló al año siguiente, con la detención de Riopedre, Otero, su mano derecha y buena parte de los implicados. Los avatares de este caso, el mayor caso de corrupción que se ha conocido en Asturias, retrasaron la instrucción durante largos años. El juicio fue menos largo de lo previsto, aunque la elaboración de una sentencia se alargó durante bastantes meses dada la complejidad del caso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído