Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiebre del oso en Somiedo

Los buenos datos sanitarios de Asturias y la demanda de turismo de montaña disparan los avistamientos: "Es un lugar superprivilegiado"

Turistas preparándose en Somiedo para avistar osos como los que aparecen en el círculo.

Turistas preparándose en Somiedo para avistar osos como los que aparecen en el círculo. PEPE CAUNEDO

La expectación sobre los osos de Somiedo se dispara mientras se busca a "Santiaguín", el oso herido hace unos días en una carretera del concejo. Los visitantes del concejo, más numerosos que nunca en este verano sin turismo en el extranjero, se apiñan en las laderas para observar por el teleobjetivo de las cámaras a los plantígrados. Final del camino que se inició con "Paca" y "Tola", es una de las imágenes de la temporada estival en Asturias, que camina sobre una delgada línea que separa el éxito de visitas del peligro sanitario de las aglomeraciones.

"Somiedo es un lugar superprivilegiado para el avistamiento de osos. Es algo que no se puede ver en otros sitios. Somos los que más población de osos tenemos. Ayer (por el viernes) éramos más de 100 personas viendo osos", confiesa Pepe Caunedo, fotógrafo aficionado y gran amante de estos animales. Si hay algo que marca la diferencia en Somiedo es la relación entre el entorno rural y la fauna salvaje de la zona. "Todo esto se lo debemos mucho a la gran convivencia que hay entre los ganaderos y los osos, sin ellos no sería posible. En otras zonas de España, como puede ser Palencia, están teniendo muchísimos problemas, pero aquí se respeta mucho", destaca con orgullo Pepe.

"Esta es la mejor época para venir a verlos, el otro día llegamos a ver tres osos distintos." Y es que durante estas fechas es cuando maduran unos frutos llamados "rhammus alpina" ("escuernacabras" para la gente de la zona), unos arbustos de entre 3 y 4 metros de altura cuyas flores son de colores verdosos. Es una de las comidas favoritas de los osos, que ya se están preparando para afrontar los meses del invierno, haciéndose con el máximo de comida posible para la hibernación. Esto se ve reflejado en la afluencia que tiene estos días el parque natural de Somiedo.

Jorge Jáuregui, miembro de Somiedo Experience, empresa dedicada a la organización de salidas en busca de osos, tiene claro el motivo por el cual este año han tenido más visitantes. "Los turistas eligen este destino antes que el típico turismo de sol y playa porque la montaña no está tan masificada. Y Asturias, al ser uno de los lugares con menos casos positivos de covid y tener una gran oferta de monte, es ideal. Este año hemos recibido muchísima gente", comenta. "El tipo de turista sí que ha cambiado. Antes venía gente con las ideas más claras, sabía lo que quería. Ahora son más despistados y les tienes que explicar todo", afirma Jorge, que, aunque es natural de Avilés, reconoce que Somiedo es un lugar "que lo tiene todo: un paisaje excepcional, espacios bien conservados, fauna salvaje en abundancia, la posibilidad de avistar osos en estado salvaje, una gran gastronomía, unos pueblos preciosos?".

El parque de Somiedo es una de las grandes joyas de Asturias. Un lugar idílico para que habiten osos con plena libertad, pero en el cual no solo existen estos animales. Los visitantes que se acerquen a disfrutar de la fauna también se pueden encontrar con lagos como los de Saliencia (La Cueva, Calabazosa y Cerveriz) o el Lago del Valle, el más extenso de Asturias, situado a los pies de los Picos Albos y la Peña La Mortera. Esto, sumado a la oferta de diversos museos, la posibilidad de visitar las brañas de los antiguos vaqueiros de alzada y la flora que decora todos los lugares, hace de este una visita casi obligatoria para cualquier turista.

Compartir el artículo

stats