Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caos en la Seguridad Social deja sin pensión de invalidez total a un ovetense

Ramón Rivera denuncia que le revocaron por error la prestación, concedida justo antes del confinamiento, "y no hay con quien hablar"

Ramón Rivera Rodríguez.

Ramón Rivera Rodríguez. LNE

Ramón Rivera Rodríguez es una de las víctimas del caos en el que está inmersa la Seguridad Social. Tras haberle aprobado una jubilación con una invalidez total justo antes de decretarse el estado de alarma, aún no ha cobrado ni un euro de su pensión. Y no solo eso. Además, le han vuelto a dar de alta como autónomo, por lo que debe abonar todos los meses la cotización correspondiente, y además pagar los aplazamientos de unas cotizaciones previas para las que la Tesorería de la Seguridad Social le ha dado un año de plazo, y que sin embargo ahora se le reclama como si fuera una deuda. Es la denuncia de un ovetense que coincide con la del actor Antonio Resines: "Es indignante, no tienes con quien hablar y si consigues que te cojan el teléfono, la persona que te atiende dice que no conoce tu expediente y te quedas peor de lo que estabas".

El periplo de Ramón, que está a punto de celebrar su 60 cumpleaños, empezó a principios de marzo. Autónomo, tenía una empresa de tecnología de la imagen con dos empleados. Por aquellas fechas estaba de baja laboral porque en un ojo ya ha perdido la visión y en el otro el proceso avanza y ya sólo tiene la mitad. La mutua se hacía cargo del abono de la prestación que le correspondía, hasta que por fin recibió una carta certificada de la Seguridad Social en la que le confirmaban una invalidez total. También le indicaban que tenía pendiente la liquidación de varias cotizaciones y que debía ponerlas al día. "Recogí la carta el jueves, y el sábado se anunció el confinamiento", explica Ramón Rivera.

La mutua continuó pagando hasta junio, el mismo mes en el que la Seguridad Social le indicó que para acceder a la pensión debía presentar los documentos de que estaba al corriente de pago. "La Tesorería de la Seguridad Social me había dicho que podía pagar todo de una vez o fraccionarlo en 12 meses. Así que escogí esa segunda opción, que es como lo estoy haciendo", relató.

Pero cuál sería su sorpresa cuando el 31 de julio recibió otra comunicación de la Seguridad Social en la que le indicaba que se le denegaba la pensión ya concedida por no estar al corriente en los pagos. "¿Cómo puede ser que la Tesorería me lo apruebe, lo empiezo a pagar y luego me lo deniegan porque dicen que no pago?", se pregunta este autónomo.

Ramón Rivera tuvo que ponerse en manos de abogados y asesores, que le explicaron que si hay aplazamiento no hay deuda, y el 2 de agosto se presentó un recurso vía telemática. "Además, hace dos meses pedimos una consulta a la Seguridad Social y nos la dieron por teléfono. La persona que nos atendió dijo que no tenía potestad sobre mi expediente y que no podía hacer nada".

Las sorpresas nos acabaron ahí. A este ovetense se le volvió a dar de alta en la Seguridad Social como autónomo, y todos los meses se le pasa la liquidación de su cuota correspondiente.

Desde entonces continúa insistiendo en un intento desesperado de que alguien le atienda, "alguien que pueda mirar el expediente y corregir su error", aseguró.

Así que desde junio ya no cobra el 75 por ciento que le abonaba la mutua al estar de baja laboral, ni tampoco la pensión de unos 1.600 euros que le había sido aprobada. Pero tiene que abonar el recibo mensual como autónomo, además de los que fraccionó en 12 meses. "Si se hicieran las cosas bien, ya habría liquidado los abonos que se aplazaron y estaría cobrando mi pensión y ya estaba. Pero esto es un caos, nadie coge el teléfono y no hay con quien hablar. Es de vergüenza", denunció este ovetense.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats