Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid será una montaña rusa mientras no haya vacuna

La incidencia en Asturias supera a la de otras regiones, pero estas vienen en descenso de cifras muy superiores

El covid será una montaña rusa mientras no haya vacuna

El covid será una montaña rusa mientras no haya vacuna

La evolución del covid-19 en las distintas comunidades se asemejará de aquí al verano (fecha en la que los científicos estiman que podría comenzar a aplicarse una vacuna) a una vertiginosa montaña rusa, con periodos de ascenso de contagios, seguidos de un conjunto de decisiones (restricciones o confinamientos) que la harán bajar hasta el siguiente repecho. Por eso una lectura momentánea estableciendo un ránking de comunidades en función de sus incidencias de casos en una jornada específica puede resultar equívoco.

Asturias perdió el pasado 29 de septiembre un liderato que había mantenido durante toda la segunda ola, como la comunidad autónoma con menor número de casos por habitante. Desde entonces, las tasas de incidencia del Principado no han hecho más que aumentar, mientras que las de las comunidades vecinas como Galicia o Cantabria han ido descendiendo. También Baleares, Canarias o la Comunidad Valenciana presentan ahora cifras mejores que las de Asturias.

Sin embargo estas comunidades vienen de situaciones con una incidencia mayor que la que ahora muestra Asturias en casi todos los casos.

Dos hipótesis parecen explicar por qué Asturias está sufriendo ahora un ascenso de casos que el resto de comunidades ya vivió hace aproximadamente un mes. La principal es algo que ya se produjo el pasado marzo: las oleadas de la pandemia llegan con cierto retraso a Asturias, una situación que puede deberse a los hábitos de los asturianos o a la propia condición geográfica. Si bien Asturias recibió numerosos visitantes en verano, estos llegaron en un momento en el que el flujo del virus en el conjunto de España era muy bajo, lo que reducía las posibilidades de contagio. La segunda hipótesis puede guardar relación con el hecho de que Asturias haya sido la comunidad autónoma que más retrasó el inicio de curso. Ese hecho puede haber motivado que se estén viendo ahora las consecuencias de una mayor transmisión entre menores y sus familias.

Los escolares asturianos de Infantil y Primaria regresaron a las aulas el pasado 22 de septiembre, los de Secundaria lo hiciero el 28 de septiembre y los de Bachillerato un día después. Ninguna otra comunidad autónoma tuvo un inicio de curso tan tardío. Precisamente, la razón que esgrimieron los servicios sanitarios asturianos para tomar esta decisión fue la de dejar un margen mayor de control de los casos tras los brotes del verano, vinculados principalmente a las zonas turísticas. El resto de comunidades autómas fueron escalonando el regreso a las aulas entre la primera y la segunda semana de septiembre.

El comportamiento de la epidemia durante un largo periodo ya había sido anticipado por Tomás Pueyo, el experto casado con una asturiana quien durante la eclosión de la pandemia se convirtió en uno de los referentes mundiales para anticiparse a la escalada de contagios y que fue uno de los principales defensores de la urgencia en tomar medidas. Según la terminología acuñada por Pueyo, nos encontraríamos en la fase de "la danza" del covid-19, un largo periodo que quizás se convierta en permanente en el que se produzcan pequeñas "ondas" en la curva de casos diarios y que obliguen a tomar medidas temporales para evitar que la curva de contagios se dispare. "Las medidas duras no serán permanentes y habrá que ajustarlas a los casos que vayan brotando. En ciertas regiones se verán nuevos brotes, otras no estarán en calma en períodos largos. Según evolucionen los casos tendremos que extremar las medidas de distanciamiento social o no", ya anticipaba Pueyo.

De ser así cabe esperar que las comunidades autónomas tengan diferentes periodos de subida y bajada de casos, formando una suerte de trayecto de "montaña rusa" hasta que sean efectivas las medidas de vacunación.Más información:

la única receta es "reflotar el iceberg"

Compartir el artículo

stats