DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adrián disfruta de su primera nieve

El manto blanco que cubre el campo de San Roque, en Tineo, lo convierte en lugar de recreo para familias y de descubrimiento para niños

Jessica Sánchez toma una foto a Alberto y Adrián Fidalgo. | D. Álvarez

Jessica Sánchez toma una foto a Alberto y Adrián Fidalgo. | D. Álvarez

La nieve hace que el emblemático campo de San Roque de Tineo sea también en invierno un gran atractivo tanto para vecinos del concejo como para visitantes llegados de otros puntos de Asturias. Situado por encima de los 700 metros de altitud, aún ayer mantenía un manto blanco que lo cubría por completo, lo que hizo que muchas familias se animaran a salir a disfrutar de la nieve, a pesar de la persistente lluvia presente durante toda la jornada.

Desde Avilés, Piedras Blancas o Grado llegaron visitantes a Tineo en busca de nieve y de una actividad de ocio al aire libre y segura para disfrutar de este largo puente de diciembre. Así, durante las treguas que daba la lluvia se podía ver por el campo de San Roque a niños y adultos intentado hacer muñecos de nieve o divirtiéndose con el lanzamiento de bolas.

“Es un espacio espectacular, además tiene buen acceso y puedes dejar el coche al lado”, explica Óscar García, que acudió con su familia desde Piedras Blancas para divertirse un rato en la nieve.

En su caso, a pesar de que la lluvia les acompañó durante todo el trayecto decidieron no desistir en su empeño de pisar la primera nevada de la temporada y les mereció la pena arriesgarse a llegar hasta Tineo, porque disfrutaron de unos minutos de calma que les permitieron hacer un muñeco y lanzarse unas cuantas bolas.

Adrián y Gabriel García preparan su muñeco de nieve en el campo de San Roque, en Tineo. | D. Álvarez

Desde Avilés se desplazaron Jessica Sánchez y Alberto Fidalgo con su hijo Adrián Fidalgo, con el objetivo de enseñar por primera vez al pequeño la nieve. “Tenía muchas ganas de ir a la nieve y aquí sabíamos que la íbamos a encontrar y además con este campo para disfrutarla”, comenta Jessica Sánchez.

También fue la primera vez para el pequeño Hugo Quiñones, de solo un año y medio, que llegó con su familia desde Grado. “Venimos mucho por la zona, a andar en bici, y hoy queríamos ver la nieve”, señala Paula Quiñones.

Las intensas nevadas caídas durante el viernes y el sábado han hecho que el manto blanco que cubre las zonas altas del Suroccidente se mantenga a pesar de la lluvia caída en los últimos dos días. Lo que ha propiciado el escenario perfecto para animar los días festivos con la posibilidad de realizar una actividad al aire libre y lejos de aglomeraciones.

Compartir el artículo

stats