–No queremos que nos trague la tercera ola.

La portavoz del Gobierno de Asturias, Melania Álvarez, expresó ayer de forma muy gráfica el estado de preocupación total del Ejecutivo ante el cariz que está tomando la pandemia de covid-19 en la región. En consecuencia, la Consejería de Salud anunciará hoy sábado nuevas medidas restrictivas “contundentes, rigurosas y proporcionadas” que podrían afectar a toda la región o solo a algunos concejos, y al conjunto de la población o solo a una parte.

Vayan por delante tres premisas que seguramente dan pistas útiles.

  • Primera: a las autoridades sanitarias les preocupa sobremanera el incremento de contagios entre mayores de 65 años, por ser los más vulnerables ante el coronavirus.
  • Segunda: el área que más inquieta es Avilés y sus alrededores.
  • Tercera: los hospitales de la región están habilitando de nuevo plantas y espacios para cuidados intensivos (UCI) ante un previsible aumento de ingresos en los próximos días.

Además de nuevas medidas, la Consejería dará a conocer una tabla de criterios –previsiblemente numéricos– en los que, en adelante, se fundamentarán todas las decisiones que se adopten en orden a contener la propagación de la pandemia. Se trata de un intento de que todo el mundo conozca de antemano las reglas del juego y de que nadie pueda atribuir al capricho o a la improvisación la estrategia que se desarrolle.

“No queremos usar eufemismos y repetimos que estamos ante una situación de máxima alerta”, proclamó ayer la Administración sanitaria en sus redes sociales, en un claro intento de preparar a la ciudadanía para la llegada de nuevas limitaciones de movimientos. El Gobierno no quiere ir por detrás de los acontecimientos más allá de lo que la dictadura del virus impone de por sí. Por eso toma decisiones cuando las tasas de incidencia de Asturias son las segundas más bajas de España, solo mejoradas por Canarias. “No podemos engañarnos porque los indicadores actuales sean los menos malos del país. Hay que adoptar medidas con agilidad y contundencia”, advirtió Melania Álvarez, quien ayer insistió en “el llamamiento a toda la población sobre el autoconfinamiento y para evitar los espacios cerrados de uso público”.

“No podemos engañarnos porque los indicadores actuales sean los menos malos del país. Hay que adoptar medidas con agilidad y contundencia”

El encaje de los criterios epidemiológicos y de las medidas concretas está costando mucho trabajo. El nuevo plan, en el que el Gobierno asturiano lleva trabajando “varias semanas”, incluye tanto criterios técnicos como medidas de respuesta, que serán distintas en función de la situación epidemiológica de los contagios en cada territorio. Es decir, las autoridades sanitarias preparan un cuadro de mandos o semáforo, similar en su filosofía al que puso en marcha el Ministerio de Sanidad al inicio de la segunda ola para tratar de dar respuesta a la tercera ante “la evolución mala y preocupante” sobre la expansión de las infecciones en Asturias.

El Principado anuncia nuevas "medidas más contundentes" contra el covid para aplicarlas la semana que viene Amor Domínguez

Fondo de rescate

Un indicador que preocupa especialmente es el de los contagios entre mayores de 65 años, ya que la incidencia acumulada en este segmento de población resulta más peligrosa al desembocar en una mayor ocupación de camas en las UCI y también en un mayor número de fallecimientos.

La portavoz recalcó que el Gobierno regional “es consciente de las consecuencias” que las medidas tienen tanto sobre “los sectores afectados y las familias”. Llegados de nuevo a una situación límite, entrarán otra vez en escena las ayudas económicas que ahora estarán amparadas en el Presupuesto, con un fondo de rescate dotado con 100 millones de euros, una cantidad que podría elevarse si llegase a ser necesaria. La consejera de Hacienda, Ana Cárcaba, no dio plazos, pero afirmó que este plan “estará lo antes posible al servicio de los ciudadanos que peor lo estén pasando”. El objetivo del Gobierno regional pasa porque las medidas necesarias para frenar la tercera supongan “el menor perjuicio posible”.

La Consejería de Salud notificó ayer 328 nuevos casos de coronavirus diagnosticados el jueves, jornada en la que se produjeron 37 ingresos hospitalarios en planta y 5 en UCI, y se registraron 31 altas. En Asturias hay actualmente 241 pacientes en planta con confirmación o sospecha de covid-19 y otros 57 permanecen en UCI. El jueves fallecieron cuatro varones de 60, 75, 81 y 93 años. Ninguno de ellos vivía en residencias.

Anteayer se realizaron 4.603 pruebas de diagnóstico (PCR y antígenos), y la tasa de positividad –que prosigue en una preocupante tendencia al alza– se situó en el 8,32 por ciento.