Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias suma más de 1.000 contagios en dos días y suben las hospitalizaciones

Los epidemiólogos sitúan el origen de los nuevos casos en los encuentros de Reyes y piden alargar restricciones y que “la gente se quede en casa”

Box de la UCI en el HUCA | IRMA COLLÍN

Box de la UCI en el HUCA | IRMA COLLÍN

Más de 1.000 contagiados en dos días. Esa es la escalofriante cifra de las personas que han dado positivo en covid-19 en las pruebas realizadas entre el jueves (503) y el viernes, cuando se confirmaron 511. También siguen al alza las hospitalizaciones, con otros 70 ingresos nuevos, de los que seis pasaron a unidades de cuidados intensivos. En total hay ingresadas 436 personas, de las que 64 lo están en la UCI. Los fallecimientos también siguen al alza, con nueve defunciones en un solo día, que se suman a los once del día anterior. La tasa de positividad continúa subiendo, hasta el 10,24 por ciento, más del doble del límite fijado por la OMS.

Los epidemiólogos y expertos sanitarios consultados coinciden en que son los efectos “secundarios y terciarios” de los encuentros de Reyes, y recomiendan medidas aún más restrictivas, incluso el cierre de hostelería y comercios y toda actividad no esencial, durante al menos tres o cuatro semanas. Aseguran que, a este ritmo de contagios, no se verían resultados antes de ese tiempo ni se conseguiría frenar la transmisión. Y otra coincidencia. “Que la gente se quede en casa”, recomiendan.

Pedro Arcos González, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo especializado en medicina preventiva y salud pública, epidemiología de emergencias y desastres y control de enfermedades transmisibles en emergencia, incidió en que “hace semanas que se tenía que haber cerrado precisamente para evitar esto. Si no se cierra todo durante semanas, al menos habría que adelantar el cierre de establecimientos no esenciales a las cinco o las seis de la tarde, y todo el mundo debería quedarse en casa. Esto ya se tenía que haber hecho la primera semana de enero, y antes en el resto de España. Se hubieran evitado muchas muertes”.

Arcos, que también ha sido presidente de Médicos Sin Fronteras en España y ha trabajado en control de epidemias en catorce países de Asia, África y América, aseguró que “en Asturias todavía hay margen de maniobra. No vale solo con el cierre perimetral de los concejos y de la región, hay que cerrar ya, no esperar a llegar a cifras de 700 ni 800 contagios diarios, si queremos evitar que ocurra lo que pasa en otras autonomías”. Pedro Arcos defiende que “las medidas se deben tomar con 150 contagios”.

Daniel López Acuña, epidemiólogo y ex director de Acción Sanitaria en Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), también es rotundo: “Esto era de esperar, y los epidemiólogos lo advertimos. Son los efectos secundarios y terciarios que abarcan desde el ‘Viernes negro’ hasta Reyes, y el pico todavía no llegó. Las cifras seguirán subiendo”.

Por eso este experto también defiende “intensificar las medidas, con tres o cuatro semanas de confinamiento domiciliario para doblegar la curva de esta tercera ola y frenar los contagios para no llegar a la presión asistencial sanitaria que hay en otras comunidades”. López Acuña señala que “Asturias está muy por debajo de la incidencia media del país y de la presión hospitalaria de otras autonomías, pero dos días más con ese índice de contagios y todo se puede descontrolar. Hay que cerrar”.

El epidemiólogo remarcó que “es necesario modificar el estado de alarma para, si no se hace el confinamiento domiciliario, sí que se cierre todo y se adelante el toque de queda por lo menos a las ocho de la tarde. Sería mejor antes, pero por lo menos a esa hora. Los ciudadanos deben entender que se tienen que quedar en casa”.

Hospital Feria de Muestras.

El hospital de la Feria se amplía 

El área sanitaria de Gijón registró ayer un preocupante repunte de ingresos por coronavirus. Cabueñes recibió más de 20 nuevos enfermos durante la jornada, una subida que preocupó lo suficiente al Sespa como para autorizar una ampliación en el hospital de campaña del recinto ferial. La idea ahora es conseguir contratar a personal suficiente para abrir un nuevo módulo, el tercero, con 24 camas. La instalación se quedaría así con un total de 72 puestos de los que durante el día de ayer se esperaban llenar ya 50.

El Hospital de Cabueñes, hasta ayer, se mantenía en una “calma tensa”, utilizando su unidad de cuidados sin ingreso, usada en la segunda ola como UCI covid, como área de hospitalización para pacientes quirúrgicos. En estado crítico había ayer 19 pacientes (dos más que el día anterior) divididos en dos áreas de UCI y otros 70 ingresados en planta (18 más que el día anterior), además de otros 13 en plantas de sospechas. La UCI limpia tenía ayer sus seis puestos ocupados. El pico ha obligado a habilitar una cuarta planta para pacientes con coronavirus que, sumada a las dos de sospechas, hará que la gerencia vuelva a reforzar sus equipos multidisciplinares (con profesionales de servicios ahora menos saturados que puedan echar una mano contra el covid), forzando una nueva reorganización en el hospital de cara a la próxima semana.

Fuentes de la Consejería de Salud indicaron ayer que, pese al incremento de estos últimos días, no existe saturación en los centros hospitalarios asturianos, y que todo está preparado por si se produjera un aluvión de ingresos. La directora general del Sespa, Concepción Saavedra, ya advirtió de que la semana pasada aumentaron las hospitalizaciones el 150 por ciento, y que la previsión es que “este aumento se mantendrá” en las próximas semanas.

Compartir el artículo

stats