Este año no habrá manifestaciones multitudinarias para reivindicar sus derechos el 8M, se cambiarán por concentraciones en distintos puntos de Asturias para las que aseguran que ya han solicitado todos los permisos a la Delegación del Gobierno en Asturias. El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha querido ser claro y conciso ante la polémica que gira respecto al 8M.

Barbón ha declarado a través de un extenso hilo de Twitter que "el 8M me sumaré a las convocatorias feministas que organizan una manifestación virtual, a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías, haciéndolo compatible con evitar aglomeraciones y proteger la salud. Por eso NO participaré en ninguna manifestación presencial. Nuestra situación epidemiológica es muy compleja. Por eso venimos pidiendo a la ciudadanía asturiana que evite aglomeraciones y manifestaciones presenciales, sean las que sean, para frenar los nuevos contagios por coronavirus. Es lo que pedimos y lo que hacemos. El Gobierno de Asturias y la FSA es coherente. Pide evitar aglomeraciones y en los actos que estamos organizando todos estos meses han sido todos telemáticos, evitando agrupar a cientos de personas. Otros piden que el 8M no sea presencial y ayer reunieron cientos de personas.l Gobierno de Asturias y la FSA se posicionan en contra de cualquier manifestación/concentración presencial. La que sea. Pero también recuerdo que el Gobierno de Asturias no tiene competencias legales para prohibirlas, pues eso depende de la Delegación del Gobierno de España. Soy feminista porque tuve la suerte de que me enseñaron a serlo algunas de las mujeres feministas que más años llevan comprometidas con la causa en Asturias. Soy feminista por convicción y compromiso. Y por eso el 8M conmemoraré de forma compatible con la realidad sanitaria. Por eso estaré el 8M haciendo visible las reivindicaciones feministas en las redes sociales, siendo conscientes de que estamos en una pandemia. No estamos para manifestaciones/concentraciones presenciales. El año que viene, seguro, volveremos con más fuerza a las calles.

Sus palabras contrastan con el de las feministas Asturias, que admiten sentirse criminalizadas y no renunciarán a su derecho a alzar la voz, a manifestarse, por mucho que la pandemia las obligue a gritar menos alto, pero no menos claro. Las feministas asturianas ya salieron a la calle este fin de semana. Instalaron mesas informativas en distintas ciudades, ayer fue en el rastro de Gijón, en el mercado de Cangas de Onís y en la plaza de la Escandalera de Oviedo. Bajo un lema con clara alusión a la pandemia, “Les muyeres somos esenciales en Asturies”, organizaron una campaña de información para solicitar el apoyo ciudadano a sus reivindicaciones, unos derechos que están dispuestas a defender en la calle el próximo 8 de marzo por mucho que desde algunos sectores se les haya pedido que este año se queden en casa.