Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud se impone reducir la ocupación de las UCI antes de la llegada de la cuarta ola

Las unidades de críticos, en el nivel más bajo desde el 27 de enero, siguen en riesgo “muy alto” | Los casos diarios vuelven rebajar el centenar

Uci del Huca. | IRMA COLLÍN

Uci del Huca. | IRMA COLLÍN

La tercera oleada del coronavirus desató toda su virulencia en Asturias sin tiempo para sacar de las unidades de cuidados intensivos (UCI) a los enfermos de la segunda. Por eso sigue costando aliviar de manera apreciable las unidades de críticos y los valores de la región mejoran sin permitir aún que el Principado deje de ser la segunda autonomía española con más presión asistencial, solo superada por Madrid. También es por eso que las autoridades sanitarias asturianas se conjuran para hacer que el número de casos baje lo máximo posible antes de la llegada de una cuarta ola en la que pueda repetirse la historia de la tercera.

Ayudado por la considerable hinchazón que ha experimentado el ritmo de la vacunación –con 3.200 dosis administradas el sábado y una media diaria que dobla la de la semana pasada–, el desafío se formula en esos términos en un momento de descenso de ocupación de UCI que todavía se antoja insuficiente.

Datos de vacunación en Asturias

Datos a 11/03/2021

5,0% vacunados con dos dosis (pauta completada)
Total inmunizados: 51.231
Dosis entregadas Dosis administradas
194.115
Pfizer144.815
Moderna12.700
AstraZeneca36.600
150.737 77,7%

El Principado mantiene cerca del 29 por ciento el nivel de ocupación de sus camas de críticos, con 93 ingresados. Quiere esto decir que en casi tres de cada diez plazas disponibles hay enfermos de covid-19, un dato ambivalente que pasa por ser el nivel más bajo desde el 27 de enero, pero que mantiene a la región en un estado de presión asistencial de riesgo “muy alto” en el semáforo de los parámetros establecidos por el Ministerio de Sanidad. Aquella llegada de la tercera ola aún con la secuela de la segunda en los hospitales ha contribuido a que Asturias lleve casi cinco meses, desde el 22 de octubre, moviéndose en zonas de peligro “alto” o “muy alto” en cuanto al nivel de llenado de sus UCI.

La parte menos desagradable constata un descenso en las hospitalizaciones que encadena cinco días consecutivos con el nivel de ocupación de las camas de planta por debajo del 10 por ciento, algo que no sucedía desde el 13 de enero, en el arranque de la tercera ola. Es el efecto del reciente decrecimiento en el ritmo de ingresos semanales y el leve incremento de las altas, aunque la región sigue necesitando consolidar esas tendencias.

Ayer, los hospitales asturianos todavía registraron doce ingresos en planta, tres en UCI y cuatro altas en un día en el que se reportaron 95 positivos correspondientes al pasado sábado. Es la cifra más baja en un solo día desde el 2 de enero, la primera que baja del centenar desde esos días previos a la elevación de la tercera ola, y consolida el lento descenso de las cifras de incidencia acumulada en la región, que se mantiene, sin embargo, tanto en su versión a siete como a catorce días en nivel de riesgo “alto”, con valores de ochenta y 176 casos, respectivamente, y en el segundo puesto de la clasificación autonómica, de nuevo por detrás de la Comunidad de Madrid. La jornada añadió tres fallecidos, una mujer de 86 años y dos hombres de 77 y 79.

Compartir el artículo

stats