Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La extraña reinfección de una gijonesa: pasó el covid, se había vacunado y vuelve a tener el virus

"Es un caso muy, muy raro", dicen los expertos, mientras que la afectada, auxiliar en un geriátrico, no tiene "ni idea" de cómo pudo volverse a infectar

Punto de vacunación del covid-19 instalado en Mieres.

Punto de vacunación del covid-19 instalado en Mieres. Miki López

Se trata de un caso que los expertos califican de “muy muy raro” (con dos veces “muy”, no es una errata) y que apenas cuenta con precedentes. Una gijonesa de 47 años, que ya había pasado el covid-19 y que estaba vacunada con las dos pautas desde el pasado mes de enero, está de nuevo infectada por coronavirus. La mujer trabaja comoauxiliar de enfermería en una residencia de mayores concertada con el Principado (organismo ERA). Desde hace unos días, está en cuarentena en su casa, como ya lo había estado durante más de un mes, entre el 11 de noviembre y el 13 de diciembre de 2020.

No tengo ni idea de cómo puedo haberme infectado otra vez. Vengo cumpliendo todas las medidas preventivas. Y en la residencia estamos todos muy controlados y seguimos a rajatabla los protocolos del Sespa –explicó ayer a LA NUEVA ESPAÑA Alicia Costales Vega.

Trabaja en un centro sociosanitario grande: cerca de 200 residentes y casi 100 trabajadores. Una residencia en la que el coronavirus ha impactado con fuerza: han pasado el covid más de 120 residentes –de los cuales fallecieron 18– y más de 30 empleados. “Que yo sepa, soy la única que se ha reinfectado”, señala. Desde hace semanas está vacunado todo el centro, con la única excepción de los residentes que ingresaron recientemente.

"No tengo ni idea de cómo puedo haberme infectado otra vez. Vengo cumpliendo todas las medidas preventivas"

decoration

Alicia Costales dio positivo en una prueba PCR que le realizaron el lunes pasado, en el cribado de fin de mes que se hace en todos los geriátricos. Al día siguiente dio positivo en un test serológico y negativo en otra PCR. Este último negativo tal vez se deba, según le ha dicho un hematólogo, a la baja carga viral que presenta ahora: unas 1.000 copias del virus. En la primera infección le habían cuantificado 500.000, una cifra muy elevada.

El calendario de Alicia Costales en su intensa relación con el coronavirus es el siguiente. Dio positivo el pasado 11 de noviembre. Estuvo confinada hasta el 13 de diciembre. Le pusieron la primera dosis de la vacuna el 30 de diciembre, y la segunda el 20 de enero.

¿Hubo demasiada proximidad temporal entre la enfermedad y la vacuna? Esa es una cuestión que deberán analizar los especialistas. El protocolo, ahora mejor asentado que cuando la vacunaron a ella, dice que a los menores de 65 años que pasaron la enfermedad se les administra una sola dosis pasados al menos seis meses después de la infección. Y añade que, si se les aplica antes de los seis meses, se considerará válida y no se administrarán más dosis.

Sobre el papel, aseveran los expertos, tras pasar el covid la vacunación hace un refuerzo muy intenso de la inmunidad, incluso en los que no han tenido síntomas. Una de las posibilidades es que el caso de esta gijonesa sea revisado a fondo para corroborar si en efecto puede hablarse de una reinfección o más bien su positivo obedece a restos persistentes de virus del contagio anterior.

Compartir el artículo

stats